Comparte esto:

Spotify se estrenó en bolsa de manera exitosa el martes 3 de abril: sus acciones subieron hasta un 28% hasta que se estabilizaron, y en las operaciones posteriores al cierre (late trading) todavía subieron alrededor del 13%.

Ya dijimos que el futuro que tiene por delante Spotify es difícil, pero los inversores parecen estar satisfechos con ello. Ven a la empresa con buenos ojos, los mismos con los que la ven sus usuarios y que, a la luz de un estudio realizado entre 3 mil consumidores de Estados Unidos por Goodwater Capital, resulta ser en la actualidad la ventaja que tiene la compañía sueca frente a sus competidores.

Alto nivel de fidelización

spotify-fidelizacion

Según los datos de Goodwater, Spotify es el servicio de música mejor valorado entre los usuarios y el que con más probabilidades recomendarían a otra persona. En el índice «Net Promoter Score», que mide la probabilidad de que los consumidores recomienden un servicio o producto, obtuvo una puntuación de 24, siendo el más alto de su grupo.

Afinando todavía más los datos, la puntuación en este índice NPS entre los consumidores menores de 30 años, los cuales son la audiencia principal de los servicios de música en streaming, Spotify alcanzó una puntuación de 32. El siguiente servicio en ese mismo rango de edad, con 15 puntos, fue Apple Music.

Otro dato que señala el alto nivel de fidelización que ha conseguido la empresa sueca es el de los usuarios que tienen previsto seguir utilizando el servicio tanto como lo están haciendo en la actualidad o incluso más. En este segmento, alrededor del 92% de los usuarios de Spotify en EE. UU. admitieron estar dispuestos a hacerlo. Un 86% de los usuarios de Pandora reconocieron estar dispuestos a seguir usando el suyo y, en tercer lugar, un 80% de los de Amazon reconocieron su preferencia por el servicio de usan. Los perdedores aquí fueron Apple y Google.

Pero no todo son buenas noticias

spotify-retos

La encuesta de Goodwater descubrió también otras cosas que no resultan ser precisamente buenas para Spotify. A pesar de su fidelización, el estudio reveló que un 46% de los participantes recurren a más de un servicio para escuchar música.

Esta «promiscuidad» puede ser peligrosa para la empresa, especialmente cuando, al menos en Estados Unidos, no se trata del servicio más popular: durante el último año, entre el 34% y el 35% de los consumidores habían usado Pandora y sólo entre el 21% y el 25% habían usado Spotify.

En este punto, es cierto que habría que cotejar usuarios de pago y usuarios gratuitos, además que el estudio de Goodwater se limita solamente a un mercado. Pero hay otros datos que revelan más amenazas para Spotify y que pueden señalar tendencias extrapolables a nivel mundial. Se trata de la relación que hay entre sistemas operativos móviles y servicios de música.

Los consumidores que tienen dispositivos iOS de Apple son 6 veces más propensos a utilizar Apple Music que Google Play Music. Por el contrario, los consumidores con dispositivos Android son 5 veces más propensos a utilizar Google Play Music que Apple Music. Todo esto suena bastante lógico. ¿Y dónde está la amenaza? En que ambos servicios vienen preinstalados en sus respectivos sistemas, algo a lo que Spotify no tiene acceso (salvo algún acuerdo especial con fabricantes concretos) y que da ventaja tanto a Cupertino y a Mountain View a la hora de aprovechar la «promiscuidad» mencionada antes.

Esto se refleja en los datos de distribución por sistema. En este caso, Spotify ha tenido más éxito a la hora de llegar a los usuarios de Apple que a los de Google: alrededor del 28% de los usuarios de iOS son también usuarios de Spotify, mientras que en Android solo lo son el 20%. De todas formas, esto también encaja con algo que ya es sabido: los que utilizan productos de la manzana tienden más a pagar por servicios o aplicaciones o que los que usan el androide.

Todo esto se relaciona bastante bien con los desafíos que se traslucían de los números que Spotify presentó antes de salir a bolsa. Y aunque no terminen de dar información nueva, es importante que refuercen lo ya conocido. Especialmente, para los inversionistas, que ahora tendrán una mayor seguridad al saber que el panorama que les habían pintado era precisamente el correcto.