Comparte esto:

Y con esta llegamos a la última entrega de la pequeña serie que hemos dedicado a Facebook. Puedes encontrar las anteriores aquí y aquí. No son los únicos artículos que hemos dedicado a la que es la red social más grande del mundo. Ya antes hablamos de 4 de sus características escondidas y de cómo desactivar la personalización de la publicidad que vemos en el producto de Zuckerberg, lo cual nos sirve para salvaguardar un poco nuestra privacidad. No te olvides de revisarlos si quieres conocer más a fondo esta red social que es usada por miles de millones de personas en todo el planeta.

Revisa tu buzón «secreto» de mensajes

Todos estamos al tanto de la sección de mensajes existente en Facebook, pero hay algo que se nos puede pasar por alto, una especie de sección secreta que, como sucede con estas cosas, no lo es tanto porque está a simple vista. Me refiero a las solicitudes de mensajes y a sus mensajes filtrados.

Empecemos por decir que al abrir la sección de mensajes, siempre se nos muestran los más recientes. Pero en la parte superior podemos, en un color de letra más claro, el apartado «Solicitudes de mensajes». Mientras que a «Recientes» van a parar los mensajes de nuestros amigos, a «Solicitudes» van a parar los de extraños; es decir, de usuarios que no son contactos nuestros.

Lo cierto es que a pesar de que aparezca un número junto a su nombre, es bastante fácil que pasemos por alto que alguien ha tratado de contactar con nosotros por ese medio. A mí me ha pasado: tenía mensajes sin leer y no me había fijado. Pero desde que caí en la presencia de ese apartado, ya estoy más al tanto.

Sin embargo, Facebook no sería Facebook si no filtrase todo, y los mensajes no son una excepción. Sí, porque los mensajes de usuarios no amigos también los filtra. Por lo tanto, al abrir el apartado «Solicitudes de mensajes», tenemos que fijarnos en la opción que hay debajo: «Ver solicitudes filtradas». Al clicar ahí, se desplegarán todos los mensajes que te han enviado personas que no son tus contactos.

A pesar de que por un lado, resulta positivo que Facebook haga esta filtración, por otro lado se trata de algo bastante escondido de lo que no creo que esté al tanto todo el mundo. Y claro, si alguien te manda un mensaje para contactar con intenciones legítimas contigo por la razón que sea, es fácil quedar como un maleducado por no contestar de ninguna manera. Sí, es una buena medida de protección especialmente en casos de acoso, pero Facebook debería trabajarla un poco mejor. Así que, la próxima vez que escribas a un usuario que no sea tu amigo en la red social y no te conteste, recuerda que también existe la opción de que no haya visto nunca tu mensaje.

Desactiva las notificaciones de vídeos en directo

Al explicar cómo desactivar la reproducción automática de vídeos, decíamos que Facebook está impulsando con fuerza sus vídeos. Y para hacerlo está recurriendo a prácticas que, sin llegar a ser tanto como cuestionables, sí pueden resultar un poco incómodas. Una es la mencionada autorreproducción, que ya hemos solucionada. Otra es la de notificar los vídeos en directo que la red social supone que nos interesan.

Para mí, en esta época del «donde quieras, cuando quieras y como quieras», el vídeo en directo no tiene mucho sentido. Gracias a Internet, cada uno gestiona su tiempo como quiera y a veces toparnos con transmisiones en directo a las que no podemos prestar atención en ese momento puede resultar incómodo y hasta molesto. Sobre todo cuando Facebook nos está notificando todo el rato acerca de ellas.

Si te encuentras en ese caso, desactivarlas es muy sencillo. Basta con ir a «Configuración» (en el menú de Facebook), entrar a la sección de «Notificaciones» (en la barra lateral) y allí, hacer clic en «Editar» en el apartado «En Facebook».

Dentro de «Notificaciones que recibes», solo tienes que ubicar la de «Vídeos en vivo» y seleccionar una de las tres opciones que se plantean. Por defecto, se encuentra en «Activadas», pero luego tienes dos más: «Sugerencias desactivadas» significa que dejarás de recibir notificaciones de vídeos que Facebook cree que te pueden interesar, pero todavía seguirás recibiendo las de las transmisiones que hagan tus amigos; «Todas desactivadas» es la que evitará que recibas notificación alguna. Esta última es la que deberás seleccionar si tienes amigos muy activos con los vídeos en vivo y estás cansado de que se te esté avisando a cada momento. O simplemente si el vídeo en directo no te interesa lo más mínimo.

Revisa las aplicaciones a las que has dado permisos y configurarlos

Hoy en día, Facebook es usado para identificarse en muchos sitios y servicios. A veces, lo usamos con bastante ligereza, sin considerar bien los permisos que estamos dando a terceros para acceder a información de nuestra cuenta. Por suerte, Zuckerberg y su gente han ido habilitando con el tiempo una mejor manera de controlar todo esto.

Para ver las aplicaciones (que pueden ser sitios y servicios web o aplicaciones móviles, entre otras cosas) a las que hemos dado permiso para acceder a nuestra cuenta de alguna manera, nos vamos a «Configuración» y de ahí a «Aplicaciones». Se nos abrirá entonces el apartado «Configuración de aplicaciones». En principio, solo se nos muestran las primeras por orden alfabético, por lo que deberemos hacer clic en «Ver todas».

Con la lista completa ya ante nosotros, podemos hacer dos cosas: eliminar aplicaciones o configurarlas. Para lo primero, basta con pasar por encima de una para que nos aparezcan dos pequeños iconos. Si hacemos clic en el de la «X», nos saldrá un mensaje advirtiéndonos de las consecuencias de eliminar la aplicación y, en algunos casos, una casilla para eliminar todo el contenido publicado a través de ella.

Si clicamos sobre la aplicación directamente, se nos mostrará la ventana de configuración. En ella veremos algunas cosas como la información que le damos de manera obligatoria (con una indicación al lado) y la que damos de manera voluntaria. En el segundo caso, podemos desmarcar las que queramos y así tener un mayor control de nuestros datos.

Tenemos más opciones pero no vamos a entrar en ellas en este momento. Todo es cuestión de revisarlas y configurarlas a nuestro gusto. Pero sí quiero resaltar una que aparece la primera: se trata de la visibilidad. Con ella controlamos «quién en Facebook puede ver que usas esta aplicación. También te permite elegir el público de las publicaciones que la aplicación hace en tu nombre». Siempre es bueno pararse un momento a decidir quién queremos que vea qué y así evitarnos problemas o malentendidos. En caso de duda, lo mejor es colocar esta configuración en «Solo yo».

Por último, decir que es importante que, cada cierto tiempo, revisemos las aplicaciones a las que hemos dado permisos para purgar aquellas que ya no usemos y así impedir la dispersión de nuestros datos. Por cierto, añadir aquí que Facebook necesita trabajar un poco más en esta sección a pesar de haber mejorado respecto a lo que era. De vez en cuando, la eliminación de aplicaciones da errores sin decir la razón por la que estos se ocasionan, causando desconcierto en el usuario, que no sabe qué está pasando y, sobre todo, que está pasando con sus datos. Sería bueno que diesen más información de por qué sucede esto: si es un error interno, si es algún tipo de configuración, etc.

Recibir una notificación cada vez que una persona o página específica publica algo

¿No te quieres perder ninguna de las publicaciones que realiza cierta persona o una página en concreto? Pues nada mejor que activar las notificaciones para que se te avise cada vez que publique algo y así no correr el riesgo de que se pierda entre el filtro que ejerce Facebook sobre lo que vemos o no en nuestra cuenta.

La manera de hacerlo depende de si queremos que se nos notifique de las publicaciones de un amigo o de una página. En el caso de un amigo, es muy sencillo. Podemos hacerlo desde nuestro newsfeed, sin necesidad de entrar a su perfil. Basta con pasar por encima de su nombre o su avatar y esperar a que se despliegue la ventanita emergente con su información. Allí tenemos varios botones, por lo que tenemos que pasar encima del de «Amigos» para que se extienda el menú donde la primera opción es la de «Recibir notificaciones». Clicamos en ella y eso es todo: seremos notificados cuando publique algo.

Con las páginas debemos entrar a la página en cuestión y allí pasar por encima del botón «Siguiendo» para que se despliegue el menú. Entonces, nos dirigimos a donde dice «Notificaciones» y clicamos en el icono de editar. Nos aparecerá una ventana emergente con diferentes opciones relativas a las notificaciones. En el que debemos fijarnos es en la primera, «Publicaciones». Allí, debemos marcar la casilla que dice «Todas las publicaciones». Al hacerlo, tal y como dice Facebook, hay que tener en cuenta que en realidad no recibiremos notificaciones de todas las publicaciones. Solamente recibiremos un máximo de cinco, con lo que si es una página muy activa, seguiremos dependiendo del filtro en nuestro newsfeed para ver todo lo que se publique.

Aprovecho para indicar que desde esta ventana también podemos configurar las notificaciones de vídeos en vivo que recibamos de la página. De esta manera, si queremos recibir avisos de cuando realicen transmisiones, podemos configurarlo de manera individual para cada página, en lugar de hacerlo de manera global con el método que hemos visto antes.

Reconoce los artículos que se abren más rápido

Esto es solo para la aplicación de Facebook, sin importar el sistema que se use. Como es sabido, cuando hacemos clic en un enlace, se abre la página enlazada en cuestión y por defecto lo hace en el navegador de la aplicación. Sin embargo, hay páginas que se cargan más rápidas que otras y con un diseño que es el mismo en todos los casos: son los «Instant Articles».

Estos artículos se abren casi instantáneamente y lo hacen gracias a una tecnología desarrollada por Facebook y que cada sitio debe implementar y solicitar su activación de manera individual. Este tipo de artículos están optimizados para su lectura en dispositivos móviles; es decir, que consumen menos datos que si accediesemos normalmente desde un navegador cualquiera.

Puedes identificar los «Instant articles» fácilmente: son aquellos que, en la parte inferior, tienen el icono de un rayo. Si haces clic en ellos, no solo se abrirán con muchísima rapidez, sino que además gastarás muchos menos datos. No es que recomiende que solo leas esos artículos, pues no todos los sitios los tienen implementados, pero en el caso de escasez de datos, te puede ser útil tener en cuenta la existencia de esta característica para optimizar tu navegación.

Descarga un álbum de fotos

Hoy en día es bastante común que tomemos una foto desde nuestro teléfono y que la subamos inmediatamente a Facebook para, a continuación o más tarde, eliminarla del dispositivo para no perder espacio. De manera que es bastante normal que todas nuestras fotos estén en la red social, ya sean visibles o no para todo el mundo. De esta manera, además de difundir nuestras fotografías, Facebook también nos sirve de repositorio de las mismas.

Si queremos descargarlas todas, por ejemplo porque queremos tener un respaldo en local, podemos hacerlo con cierta rapidez. Para descargar cada álbum, debemos entrar a él y ubicar el icono del engranaje que está junto a los botones «Editar» y «Etiquetar». Allí nos dará la opción de descargar. Al clicarla, nos saldrá un aviso de que el proceso puede llevar cierto tiempo (que dependerá de la cantidad de imágenes que tenga el álbum) y que se nos informará de cuando esté disponible la descarga. Así, podremos seguir tranquilamente usando Facebook. Cuando ya podamos bajar el álbum, se nos informará por medio de una notificación. Para proceder a realizarla, tan solo tenemos que hacer clic en ella y el álbum se empezará a transferir a nuestro equipo comprimido en un archivo ZIP.

Desaparece de Facebook para una persona en concreto

Y terminamos con una opción que de seguro es la más conocida de todas las que hemos revisado: el bloqueo. Por desgracia, los casos de acoso en la red social han ido creciendo con el tiempo y son bastante habituales, de ahí que sea una de las funciones de las que más se sabe.

No vamos a extendernos mucho sobre este particular. Pero sí es importante señalar, para aquellos que usan la función de bloqueo, que esta lo que hace es desaparecer completamente de Facebook para la persona bloqueada. No es que no pueda ver tus actualizaciones ni interactuar con ellas, sino que ni siquiera podrá ver tu página. En algunos casos, puede parecer una decisión muy drástica, pero en otros resulta muy necesaria y, desde luego, práctica.

Para bloquear a alguien tenemos que entrar a su perfil. Allí, hacemos clic en el botón de los tres puntos que aparece (al menos por ahora) sobre la foto de portada. En el menú que se despliega, seleccionamos «Bloquear».

A continuación, nos aparecerá una ventana emergente en la que se nos indica las consecuencias del bloqueo. También nos añadirá otra opción que denominan como «Tomarte un respiro». Al clicar en ella, se nos mostrarán una serie de opciones como limitar lo que puede ver esa persona y lo que vemos de ella. Podemos elegir entre las que se nos plantean, entre las que está también el bloqueo.

En nosotros está la decisión de si queremos o no bloquear a esa persona. Nuestras razones tendremos para hacerlo. Puede ser debido a una situación grave (acoso), por una discusión o un desacuerdo o un simple deseo de perder todo contacto. Eso no importa. De todas formas, si se trata de una decisión impulsiva, recordemos que siempre es posible revertir el bloqueo desde «Configuración» > «Bloqueos».