El sorprendente mapa que nos muestra los cables marítimos que mantienen a internet vivo en el mundo

Comparte esto:

Seguro que sabes que contamos con Internet en todas partes del mundo gracias a un complejo y extenso entramado de cables submarinos. Pero si te has preguntado por donde van esos cables y donde entran en cada país, la manera de averiguarlo es recurriendo al Submarine Cable Map elaborado por la empresa de análisis de telecomunicaciones Telegeography.

Este mapa se mantiene actualizado con frecuencia y muestra la gigantesca escala de la infraestructura que mantiene en funcionamiento Internet, la cual se ha ido construyendo a lo largo de las últimas décadas principalmente como resultado de la iniciativa privada.

mapa-cables-internet

Lo que hay sobre estas líneas es tan solo una captura en imagen del mapa. En el sitio original se puede observar con más detalle y además con interactividad: podemos acercarnos a donde queramos y ver datos acerca de cada cable y de los puntos de llegada en cada país.

Es importante tener en cuenta que las trayectorias de los cables que se muestran no son geográficamente exactas. No reflejan la trayectoria real de cada uno para que sea más fácil seguirlos y apreciar a donde llegan. En realidad, los cables que cruzan áreas similares de un océano toman caminos similares. Estas rutas se eligen después de extensos estudios marinos que seleccionan rutas para evitar condiciones peligrosas que podrían dañar al cable.

Los cables submarinos de Internet que llegan a Ecuador

ecuador-cables-internet

Como es posible que quieras marcharte inmediatamente a ver los cables que llegan a Ecuador, hemos pensado en ahorrarte el trabajo y traerte aquí la información sobre ellos. En total, son 3 los que llegan a nuestro país, pero dentro de un par de años serán 4.

ecuador-pccs

Uno de ellos es el Pacific Caribbean Cable System (PCCS), que es propiedad de las empresas C&W Networks, Telconet, Setar, United Telecommunication Services (UTS) y Telxius. De los dos, es el que entró en activo más recientemente: en septiembre de 2015. Tiene una longitud de 6 mil kilómetros y el punto de entrada en el país es en Manta.

ecuador-panam

Otro es el Pan American (PAN-AM), propiedad de las empresas  AT&T, Telefónica del Perú, Softbank Telecom, Telecom Italia Sparkle, Sprint, CANTV, Tata Communications, Telefónica de Argentina, Telstra, Verizon, Entel Chile, Telecom Argentina, Telconet, Instituto Costarricense de Electricidad, C&W Networks y Embratel. Este es el cable más antiguo: estuvo listo para el servicio en febrero de 1999. Tiene una longitud de 7.050 kilómetros y el punto de entrada es Punta Carnero.

ecuador-sam1

El tercero es el South America-1 (SAm-1), propiedad de la empresa Telxius y es el más largo: 25 mil kilómetros de longitud. Entró en activo en marzo de 2001 y el punto de entrada en el país está también en Punta Carnero.

ecuador-aurora

El cuarto cable, que entrará también por Manta, será el Aurora, propiedad de FP Telecommunications. Este se está desplegando tras una acuerdo con Alcatel Submarine Networks y se espera que entre en activo en el primer trimestre de 2020. Cuando lo haga, proporcionará una capacidad de hasta 15 terabits por segundo según informaron en PR Newswire.

Así son los cables de Internet

Según indican desde Telegeography, a inicios de 2017 se contabilizaban aproximadamente 428 cables de fibra óptica en activo. Este número está cambiando constantemente a medida que se tienden nuevos cables y se retiran otros que han quedado demasiado viejos. Según el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico, el 97% de todos los datos intercontinentales se transmiten a través de estos cables.

En total, desde la compañía dicen que hay más de 1,1 millones de kilómetros de cables submarinos en activo a nivel mundial. Algunos de ellos son bastante cortos, como el que hay entre Irlanda y el Reino Unido y que tiene «solo» 131 kilómetros de largo. Pero existen otros enormes, como el cable denominado Asia-America Gateway (Pasarela Asia-América), que tiene una longitud de 20 mil kilómetros, o el mencionado South America-1 (SAm-1) de 25 mil.

Durante la mayor parte de su trayecto, los cables suelen ser tan anchos como una manguera de jardín. Ahora bien, los filamentos que hay dentro, y que transportan las señales de luz que son nuestra información, son muy delgados: aproximadamente del diámetro de un cabello humano. Es por eso que están revestidas de capas de aislamiento y protección, las cuales se incrementan en las partes más cercanas a la orilla.

Al llegar cerca de la costa, los cables están enterrados bajo el lecho marino para protegerlos. Esto explica por qué no vemos los cables cuando vamos a la playa. Pero cuando hablamos de las partes que están mar adentro, están depositadas sobre el fondo del océano.

Se tiene mucho cuidado en asegurar que los cables sigan el camino más seguro para evitar fallas, zonas de pesca, áreas de anclaje y otros peligros. Para reducir los daños involuntarios, la industria también invierte mucho tiempo en educar a otra industria, la marina, sobre las ubicaciones de los cables.