Comparte esto:
delivereo

Hasta el momento, en Tekzup hemos realizado entrevistas a una amplia variedad de empresas y emprendimientos con base tecnológica de Ecuador. Pero hasta ahora, todos los proyectos tenían una cierta trayectoria en el mercado; unas veces más larga y otras más corta. Pero ninguno llevaba tan poco tiempo «abierto al público» como el que vamos a ver ahora: Delivereo.

Con tan solo 3 meses en activo, Delivereo es una interesante propuesta, basada en un sistema de economía compartida, que brinda una solución de mensajería y compras a domicilio en la ciudad de Quito a través de una aplicación móvil. Para conocerlo más a fondo, conversamos con Stefano Dino-Guida, su fundador y gerente.

Qué es Delivereo

delivereo-que-es

Delivereo es una plataforma móvil que toma como base lo que se conoce como economía compartida: sirve para interconectar usuarios que requieren de un servicio de mensajería o de compras inmediatas con personas que trabajan en dar ese servicio.

De esta forma, como usuarios podemos contactar con alguien que nos lleve un paquete de un punto A a un punto B, contando con rastreo en tiempo real a través de la aplicación y con una serie de beneficios entre los que destaca un seguro de hasta $3000 completamente gratuito. En el caso de las compras, es simplemente contactar con alguien para que realicé una compra en el establecimiento de nuestra elección y luego la entregue en nuestro hogar, en la oficina o donde estemos. Por ahora, el servicio solo está activo en la ciudad de Quito.

Cómo funciona Delivereo

El funcionamiento de Delivereo es muy sencillo y los dos servicios se solicitan por medio de la misma aplicación. En el caso de la mensajería, indicamos el lugar de origen del paquete y el de destino, junto con unos pocos detalles más, y se nos pondrá en contacto con un mensajero que se hará cargo de la orden. El importe del envío se cancela a través de tarjeta al comienzo, cuando la orden es aceptada por un mensajero. El usuario tiene la posibilidad de cancelar la orden desde el momento en que la solicita hasta que el mensajero la acepta. En ese caso, la transacción se anula y no se cobra nada. Si no es así, el mensajero acude a recoger el paquete y realiza la entrega. Cabe señalar que, si no se desea usar tarjeta, también se puede realizar el pago en efectivo o a través de la billetera online de Delivereo.

Según nos explica Stefano, en mensajería «estamos manejando no más de una hora en entregas. La mayoría son 15, 20 minutos. El 70% son ese tiempo. Pero hay casos especiales, por ejemplo un viernes, con lluvia y en hora pico, vamos a demorar 1 hora y 20 minutos. Pero ese depende de la circunstancia en sí misma».

El procedimiento para las compras es muy similar, aunque lógicamente tiene algunas diferencias. En este caso, al solicitar la orden, el usuario debe elegir el tamaño de la compra (pequeña, mediana o grande), el establecimiento donde se quiere realizar y el detalle de las cosas que se quieren comprar, las cuales pueden ir acompañadas de una foto tomada por el usuario o bajada de internet para definir con más precisión el producto concreto. No existe ninguna restricción en cuanto a tipos de productos ni en cuanto a locales donde comprar. Por último, se elige el método de pago: tarjeta de crédito, de débito o efectivo.

A partir de aquí, solo queda esperar a que la orden sea aceptada y, después, a que se nos haga entrega de nuestra compra. El pago se realizará contraentrega; es decir, que solo pagas cuando los productos llegan a donde tú te encuentres.

Tanto en el servicio de mensajería como en el de compras, es posible seguirle la pista al encargado de la orden por medio de la aplicación, en la cual se nos muestra en tiempo real donde se encuentra el mensajero.

¿Y cuánto te cuesta, cuánto te vale?

delivereo-cuanto-cuesta

Antes de enumerar los precios que manejan en Delivereo, es importante comprender que tarifan en función de zonas, no por kilómetro. Stefano nos explica cuales son estas zonas: «La zona 1 es desde el parque El Ejido hasta la Avenida El Inca, y de este a oeste todo Quito. La zona 2 es desde la Avenida El Inca hasta El Condado, también todo lo que bordea de este a oeste, la Simón Bolívar y la Occidental. Otra zona es Cumbaya, desde el túnel hasta el Scala Shopping. Y la última es Tumbaco, desde el Scala hasta el redondel que te redirige a Puembo, en la Ruta Viva».

El servicio de mensajería dentro de cualquiera de estas zonas tiene un precio de $3 fijos. Así, si enviamos un paquete desde, digamos, la Veintimilla a las Naciones Unidas, este costará estos $3.

La cosa se complica un poco cuando se trata de enviar paquetes entre una zona y otra, pero no mucho. Si lo que queremos es mandar un paquete desde un sitio ubicado en la zona 1 hasta otro ubicado en la zona 2 (o viceversa), a los $3 mencionados se le suma un $1 adicional. Lo mismo ocurre con las otras dos zonas: si queremos enviar un paquete desde la zona de Cumbaya hasta la de Tumbaco, el precio termina siendo de $4: el coste fijo de $3 más el $1 de cambio de zona.

Por último, existe una posibilidad adicional: que queramos enviar algo desde Quito a los valles o al revés. En ese caso, el cargo adicional es de $3 en vez de $1, pero también se le añade $1 adicional dependiendo de la zona de los valles desde donde se haga el envío o se reciba. De esta forma, si yo quiero enviar algo desde Cumbaya hasta la Veintimilla, el coste final sería de $6. Ahora bien, el mismo envío fuese desde Tumbaco, el coste sería de $7: $3 fijos del envío + $3 del cargo desde los valles + $1 del cambio de zona en los valles (para ir a Quito desde Tumbaco, hay que pasar primero por Cumbaya).

El mismo sistema de tarifas para mensajería se aplica para las compras, solo que se carga un 15% adicional del importe total de la compra realizada.  Veámoslo más claramente con un ejemplo: digamos que yo estoy en La Mariscal y solicito que me hagan una compra en el Megamaxi de la 6 de diciembre, junto al estadio olímpico. La compra en sí misma tiene un valor de $10. Entonces, a esto hay que añadirle el cargo de su 15%, que sería $1,50, y el importe fijo de $3. Por lo tanto, la orden tendría un coste final de $14,50.

Apostando por la economía compartida

delivereo-economia-compartida

Delivereo salió al mercado el 1 de diciembre de 2017, por lo que al momento de hacer esta entrevista, el servicio lleva «al aire» tan solo 3 meses. Pero, en realidad, empezó a desarrollarse en 2016, demorándose alrededor de un año y medio en salir al mercado.

Stefano es la persona que tuvo la idea de la aplicación como tal y del desarrollo de todas las operaciones. Cuenta con otros dos socios, que también están involucrados en el tema de inversión, presupuesto y apoyo.

¿Y de dónde vino la idea? Así lo explica Stefano: «En un mercado como el ecuatoriano, el tráfico y otra serie de elementos hacen que salir a hacer cosas sea bien complicado y demore mucho tiempo, un tiempo que la gente no tiene. Entonces no había una solución tan integral como la nuestra en cuanto a estos servicios que requiere la gente. Ahí vi una oportunidad».

La mejor forma de aprovechar esta oportunidad la encontró en el modelo de economía compartida, que permite a todos los actores involucrados beneficiarse de la misma manera. En un momento como el actual, una aplicación de este tipo representa también una oportunidad de generar empleo con mucha rapidez, de manera su actividad contiene un componente social nada desdeñable:

«El modelo de negocio es… se puede decir que es una sociedad o una repartición de los de los ingresos que paga el usuario con las personas que realizan la mensajería. Obviamente un porcentaje grande va hacia la persona de mensajería y nosotros nos llevamos un porcentaje o comisión por el uso de la plataforma, por brindar el facilidad de uso de la plataforma del modelo negocio global».

Como dijimos al inicio, Delivereo solo está activo en Quito por el momento. Pero, en los 3 meses que llevan en acción, ya han conseguido contar con 3 mil usuarios y un promedio de 70 descargas diarias de la aplicación. El promedio de órdenes que manejan está entre las 50 y 60 órdenes diarias, de las cuales un 30% o 40% son compras. De los usuarios, los corporativos usan más el servicio de mensajería y los finales más el de compra. En cuanto a mensajeros o «Deliverers», como se les denomina en la plataforma, a día de hoy cuentan con 60.

A juicio de Stefano, «La acogida ha sido interesante. Obviamente tenemos mucho camino que recorrer todavía, pero sí ha habido una buena cogida. Creo que el trabajo ahora es seguir creciendo y que la gente conozca del servicio».

Antes de nada, funcionar como un reloj suizo

delivereo-modelo

Con tan poco tiempo es funcionamiento, es lógico que el objetivo principal de Delivereo hoy por hoy sea darse a conocer para crecer más. Sin embargo hay otros que están más o menos definidos y dentro de la hoja de ruta que tienen por delante.

Uno de ellos es extender las zonas en las que trabajan en Quito, concretamente hasta el Valle de los Chillos, el cual esperan cubrir en el mes de junio o julio. A donde no llegarán al menos a corto plazo es al sur de la ciudad, debido a que se trata de una zona complicada y están evaluando cómo manejar ese sector de manera óptima.

Por supuesto, la idea de expandirse a otras ciudades, como Guayaquil, está presente, pero por el momento Stefano tiene claro que ahora la prioridad es concentrarse en Quito para perfeccionar el sistema: «hacer que funcione como un reloj suizo y después poder pasar a otra ciudad aplicando el mismo modelo».

Sin embargo, lo más cercano que tiene la empresa por delante es el lanzamiento de una nueva versión de la aplicación. Ha sido completamente renovada e incluye novedades que Stefano se ha resistido a explicarnos, resumiéndolo todo en que será «un cambio bastante importante, un cambio en grande y mejor».

Esta renovación se hará pública más o menos dentro de un mes y desde Tekzup deseamos a Delivereo que sea un verdadero éxito que impulse su propuesta a los niveles que merece alcanzar. Puedes encontrar a Delivereo en su propio sitio web y su aplicación está disponible para Android y iOS. También tienen presencia en redes sociales: en Facebook y en Instagram.