Comparte esto:

A pesar de la buena valoración del producto, que mejoró a partir del lanzamiento del Series 2, el Apple Watch no parece levantar cabeza en cuanto a ventas. Al menos, eso es lo que se desprende de las predicciones de la empresa de análisis de mercado International Data Corporation. Según IDC, se ha producido un descenso de un 71% respecto al mismo trimestre del año anterior, lo cual en números querría decir que las ventas de Apple del reloj fueron de 1,1 millones durante el tercer trimestre de 2016.

Las razones para esta bajada pueden ser varias, pero una de ellas se podría encontrar en el dominio que tienen del mercado los dispositivos más baratos que están enfocados en el registro del progreso de actividades deportivas, como el fitness. Estos dispositivos compiten directamente contra los relojes inteligentes en general y el Apple Watch en particular, y el terreno está dominado por Fitbit, Xiamoi y otras compañías de corte similar.

Aunque tener una caída de ventas en un trimestre en el que precisamente se presentó la nueva generación del Apple Watch podría verse como un problema en Cupertino, lo cierto es que Tim Cook no parece compartir esa impresión, tal y como se deja ver en un correo electrónico que hizo llegar a Reuters valorando los cálculos realizados por IDC.

Cook le niega la mayor a IDC: «Nuestros datos muestran que el Apple Watch está vendiendo muy bien y parece ser uno de los regalos más populares este año». Y añadió: «El crecimiento de las ventas se sale de los gráficos. De hecho, durante la primera semana de compras navideñas, nuestras ventas del Apple Watch fueron mayores que cualquier semana en la historia del producto. Y como esperábamos, estamos en camino para el mejor trimestre de la historia del Apple Watch». Pero aunque Cook hace estas afirmaciones, lo que no hace es proveer números que las sustenten.

Como señalan en Digital Trends, es bastante probable que el descenso que señala IDC se haya producido porque los usuarios estaban esperando para hacerse con el Series 2 durante el cuarto trimestre, pero una caída del 70% debería preocupar a Apple más de lo que parece preocupar a su CEO. Porque todavía queda la duda si la evolución del reloj será suficiente como para interesar al público. Sí, ha mejorado, pero para algunos analistas las características nuevas que se incorporaron no son suficientes como para plantarse cambiar de modelo si ya se tenía antes uno.

Hay que tener en cuentas que Apple no informa los números referidos a las ventas del Apple Watch, ya que estas se aglutinan en los informes a los inversores dentro de la categoría «Otros productos» donde también se encuentran ventas de cosas como iPods, los auriculares Betas y otros. Por lo tanto, en lo que se refiere al reloj, solo se puede recurrir a estimaciones.

En Cupertino parecen estar confiados en que las navidades harán que las ventas del Apple Watch remonten. Razones no les falta, pues con las nuevas características tiene el potencial de convertirse en un buen regalo para esta época, especialmente en el sector de lujo. Ahora bien, tendremos que esperar al año que viene para ver si esta confianza se ha visto reflejada en resultados positivos o, por otra parte, no se han cumplido los pronósticos de la compañía. De ser esto último, en Apple tal vez deberían replantearse qué es lo que están haciendo con su reloj.