Comparte esto:

Si bien el iPhone 7 ha resultado algo decepcionante para algunos por tratarse de poco más que una mejora iterativa, durante la keynote de Apple del pasado miércoles hubo otro protagonista (junto con Mario) que ha terminado siendo tratado mucho mejor tanto por analistas como por usuarios: el Apple Watch.

A diferencia del iPhone, con el Apple Watch sí estamos ante una verdadera evolución del dispositivo. Una evolución que no solamente nos trae un nuevo modelo sino que también arrasa con el modelo anterior: el primer Apple Watch pasa a ser oficialmente descontinuado y los modelos ahora disponibles recibieron la denominación de Series 1 y Series 2.

El Series 1 viene a ser una mejora sobre el original. Conserva todas sus características originales pero ahora tiene un nuevo procesador de doble núcleo, el S1P que lo hace más potente. Y otra cosa: usa el mismo sistema operativo que el Series 2, el WatchOS 3.

Pero centrémonos ahora en el Series 2, que viene cargado de novedades. Continuando con el tema del procesador, el nuevo Apple Watch cuenta con el S2, que además de ser de doble núcleo, viene con GPS integrado. Esto le da al reloj una mayor autonomía respecto al teléfono y, como señalaron desde Apple, hace posible que, al salir a hacer deporte, podamos dejar el iPhone en casa.

Apple ha decidido también cambiar el material con el construye sus relojes, pasando ahora a usar también cerámica pues, según explicaron, es cuatro veces más resistente que el acero. El reloj estará disponible en cuatro colores nuevos y también dispondrá de una versión especial Nike+ pensada para deportistas, la cual contará con comandos especiales para Siri, una integración profunda con la nueva aplicación Nike+ Run Club y una correa con un diseño que facilita la ventilación.

El otro punto destacable del Apple Watch es que ahora ya no es solo resistente a salpicaduras sino completamente sumergible, aunque con límites. Su grado de resistencia al agua es de 50 metros, de manera que se puede usar para nadar tanto en la piscina como en el mar. Eso sí, desde Apple recomiendan que no se use «para practicar buceo, esquí acuático ni actividades que conlleven impactos de agua a gran velocidad o inmersiones profundas».

Por último, otra nueva mejora ha sido la de la pantalla, que pasa a ser de nueva generación y que es más brillante que el modelo original, lo cual busca resolver uno de los problemas que se habían señalado en el primer Apple Watch: el brillo al exterior.

El Apple Watch que debería haber sido desde el principio

apple-watch-debio-ser

Como señalan en 9 to 5 Mac, tras el lanzamiento del Series 2, el Apple Watch original podría verse en retrospectiva como una versión beta del reloj, algo a lo que Apple no nos tiene acostumbrados, pues nunca lanzan productos que estén incompletos o con carencias muy evidentes. A juicio del autor Zac Hall, la Apple de Tim Cook estaba bajo mucha presión para probar que podía innovar y crear una nueva categoría de producto, lo que les llevó a lanzar un reloj que, sin ser malo, era mejorable y no terminaba de encajar con el nivel del resto de productos.

Por otra parte, esto les ha permitido aprender como usa la gente el reloj y ver en que puntos debían apretar las tuercas para mejorar esta nueva versión. Y estas mejoras se ajustan sobre todo al perfil del usuario deportista: no es que se dejen al margen a otros perfiles, pero la apuesta por el segmento deportivo es clara y es allí donde se le pueden sacar más partido a este Series 2.

Aunque sin resultar esencial, el Series 2 puede ser muy atractivo para quien encaje en este perfil deportista, aunque sea a nivel de aficionado. Ante estos usuarios, el dilema de si actualizar o no está justificado y en nuestra opinión quizá valdría la pena hacerse con él.

¿Y para el resto de usuarios? Pues como suele ser usual, todo depende de las necesidades que cubra este reloj para ellos. Pasar del original al Series 1 quizá no esté muy justificado, y pasar al Series 2 dependerá de la importancia que se le den a las nuevas características y la experiencia que se haya tenido con el modelo anterior.

Ahora bien, para aquellos usuarios que nunca han tenido un smartwatch y quieren probar la propuesta de Apple, el Series 1 es una opción bastante interesante ya que los relojes, en sus modelos básicos, tienen unos precios dignos de consideración. El Series 2 mantiene el precio del reloj original, 369 dólares, mientras que el Series 1 lo baja a 269 dólares. De ahí que si se quiere probar un reloj inteligente de gama alta, el Series 1 sea el idóneo. De estar satisfecho con la experiencia, siempre se podrá renovar el dispositivo a la siguiente generación que presente Apple.

Por aquellos interesados en cualquiera de los dos modelos nuevos de Apple Watch, estos ya se pueden reservar y estarán disponibles a partir del 16 de septiembre, aparte de en Estados Unidos, en los siguientes países: Alemania, Austria, Australia, Bélgica, Canadá, China, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Hong Kong, Inglaterra, Irlanda, Italia, Japón, Luxemburgo, Países Bajos, Noruega, Nueva Zelanda, Portugal, Puerto Rico, Singapur, Suecia, Suiza y Taiwan.