PRESENTADO POR

Comparte esto:

El surgimiento de la impresión digital provocó un cambio colosal y una transformación de la industria, pero es una gota en el gran océano azul en comparación con lo que está en el horizonte, que transformará la manera en que pensamos sobre la impresión y lo que ésta puede hacer. La impresión gráfica digital, la impresión funcional y la impresión estructural en 3D son el futuro de la impresión, lo que abarca desde envases inteligentes hasta fabricación bajo demanda, y los beneficios se sentirán ampliamente en toda nuestra sociedad.

Ofreciendo más valor con la impresión gráfica digital

direct-to-object-bottle

Seguiremos viendo avances rápidos en impresión digital a color en comunicaciones gráficas, lo que incluye nuevos tipos de tintas y tóners que pueden crear una mayor calidad de imagen y efectos especializados. Pero existe otra gran oportunidad de crecimiento más allá de la impresión de documentos, que provendrá de la capacidad de imprimir digitalmente en una gama más amplia de materiales.

La impresión digital en cajas, envases y objetos permite a las empresas y fabricantes ofrecer más valor a sus clientes, lo que incluye adaptación a medida, personalización y displays listos para la venta. Los avances en nuevas tecnologías pronto podrán ofrecer todos los beneficios de lo digital con la calidad de imagen y el costo de ejecución de la impresión analógica en mayores tiradas y en una gama más amplia de medios de embalaje, desde láminas y películas hasta plásticos y metales. Para 2025, veremos impresoras digitales en línea en centros de distribución y plantas, y también quioscos e impresoras especializadas en tiendas minoristas que ofrecerán impresión personalizada bajo demanda en productos.

Impresión funcional para permitir la inteligencia generalizada

metallic-rainbow

Más allá de la impresión gráfica, la próxima frontera en este campo es la impresión funcional. Hoy vemos aplicaciones de tintas funcionales activas que pueden cambiar el color o la estructura en función de factores ambientales locales, como la temperatura. Para 2025, veremos un ecosistema de electrónica impresa e híbrida mucho más maduro, con software que simplificará el diseño de la electrónica y sistemas de fabricación digital que producirán una variedad de sensores, circuitos, memoria, comunicaciones y niveles de uso de energía en etiquetas flexibles, inteligentes y de bajo costo o permitirán imprimirlas directamente en productos y empaques.

La impresión funcional nos dará la capacidad de extender la inteligencia de forma generalizada a los documentos, productos y paquetes, lo que ayudará a hacer realidad la Internet de las cosas (IoT). Esto mejorará radicalmente los servicios existentes, desde la logística de la cadena de frío hasta el monitoreo ambiental, lo que permitirá una serie de nuevos servicios para conectar los mundos físico y digital. Los proveedores de impresión ya no solo brindarán materiales impresos sino también análisis de datos, que puede llevar a modelos de cálculo de precios basados en resultados y un mayor valor.

De la impresión estructural de una sola pieza a la producción en escala

Actualmente, la impresión 3D de piezas, o impresión estructural, se limita principalmente a la creación rápida de prototipos o a la producción especializada de bajo volumen sobre la base de los costos y las limitaciones de velocidad de los procesos y materiales de impresión 3D actuales. Sin embargo, incluso con las limitaciones actuales, podemos ver el valor de las piezas impresas en 3D especializadas, como prótesis artificiales, que no solo están personalizados para cada paciente, sino que también tienen estructuras altamente especializadas que imitan formas biológicas. En los próximos años, los nuevos avances en la impresión 3D de alta velocidad de plásticos e incluso la impresión de metal en 3D permitirán la producción en grandes volúmenes de piezas complejas, con suficiente resistencia y a un costo adecuadamente bajo para competir con los procesos de fabricación tradicionales.

En cuanto estas nuevas tecnologías maduren en el mercado, también veremos cambios significativos en las cadenas de suministro. Actualmente, el envío de piezas para producir en fábricas es poco flexible y lleva mucho tiempo; la impresión estructural permite que los productos se fabriquen localmente, y ofrece la posibilidad de realizar cambios frecuentes en una tirada de producción sin incurrir en grandes costos de configuración y tiempo.

La flexibilidad de la impresión estructural también ofrecerá un valor significativo en aplicaciones en las que la distribución es problemática y hacer los productos mediante métodos convencionales simplemente no es una opción viable. La exploración espacial es un gran ejemplo. Los astronautas de la Estación Espacial Internacional ya han experimentado con la impresión 3D para comprender la estructura y el rendimiento de las herramientas impresas. En el futuro, los astronautas, por ejemplo, tendrán la flexibilidad de imprimir una amplia gama de herramientas y piezas cuando sea necesario.

Impresión estructural y funcional juntas para crear objetos inteligentes

Quizás el potencial más emocionante del futuro sea la combinación de impresión estructural 3D e impresión funcional digital, a partir de la cual podremos crear productos inteligentes y personalizados, no solo piezas, a pedido. Esta propuesta de valor es especialmente relevante en la industria de la salud y el estado físico del consumidor. Ya vemos los primeros productos de ropa inteligente con retroalimentación y sensores integrados. En el futuro, veremos aplicaciones aún más personalizadas que combinarán propiedades estructurales y funcionales. Tomemos, por ejemplo, plantillas ortopédicas personalizadas impresas en 3D: comenzando con un escaneo 3D, será posible imprimir una plantilla ortopédica personalizada para el pie, lo que será una solución conveniente y a un costo asequible. Ahora bien, la plantilla podrá ser inteligente al agregar sensores impresos y componentes electrónicos integrados en sus capas estructurales que se comunicarán con su teléfono inteligente y proporcionarán información valiosa sobre su modo de andar. Y, tal vez con el tiempo, se podrían utilizar nuevos materiales funcionales para ofrecer diferentes niveles de apoyo a medida que las personas se recuperan de las cirugías y sus requisitos cambian durante la rehabilitación.

Sacudiendo la industria de la impresión

Estos tres tipos diferentes de nuevas tecnologías impulsarán grandes cambios en la industria de la impresión a medida que nos acercamos a 2025. Los proveedores de impresión se encontrarán con nuevas oportunidades que son demasiado buenas para que se las pierdan, lo que les permitirá evolucionar y pasar a ser una empresa capaz de hacer todo tipo de trabajos para sus clientes y proporcionarles potencialmente cualquier cosa que necesiten, desde diseños iniciales hasta productos terminados, análisis de datos e información de valor y recomendaciones. Si bien hoy en día esto puede parecer algo demasiado lejano para los proveedores de servicios de impresión, las últimas innovaciones de impresión funcionarán bien asociadas a un software más inteligente para hacer que el mercado sea más accesible con el tiempo. Un software de diseño más inteligente, que utilice inteligencia artificial, ayudará a diseñadores y operadores no especializados a utilizar estas nuevas tecnologías, y el software en la nube facilitará la recopilación de datos, analizarlos y realizar comunicaciones de marketing y nuevas aplicaciones de IoT que hoy sólo podemos imaginar en sueños.