PRESENTADO POR

Comparte esto:

La realidad virtual está hoy en día fuertemente asociada a los vídeojuegos y experiencias similares debido a la fuerte presencia mediatica de productos como Oculus Rift y HTC Vive. Sin embargo, los avances que se han realizado en este terreno van más allá del mundo del entretenimiento y sus aplicaciones prácticas se han extendido a campos como la medicina.

Actualmente, la realidad virtual se está utilizando como método de entrenamiento en muchos sectores, también en el médico. La empresa londinense FundamentalVR es una de las que ofrece sistemas de este tipo, permitiendo practicar la realización de operaciones empleando controles hápticos que dan retroalimentación al cirujano.

Concretamente, FundamentalVR ha diseñado una simulación para que los cirujanos aprendan a inyectar correctamente un medicamento durante una operación de rodilla para aliviar el dolor de la etapa postoperatoria. En la simulación, el médico hace uso de un «lápiz» o «estilete» que le da una retroalimentación háptica, de manera que puede sentir las diferentes capas de tejido del paciente virtual.

En un lateral del lápiz hay dos botones: uno para inyectar el medicamento y otro para retirar la aguja. Y aunque en la realidad física el aparato no parece ni se siente como una jeringa, las cosas cambian cuando el médico se ve inmerso en la simulación y experimenta el dispositivo como si fuese una: los motores del lápiz ejercen una resistencia creciente cuando la jeringa virtual empuja contra la piel, los músculos y los huesos.

El sistema conoce el patrón de inyección ideal para el fármaco y da a los cirujanos un puntaje basado en la exactitud con que lo han administrado. Un mapa visual muestra lo cerca que estuvieron de alcanzar un resultado perfecto.

Aunque los profanos en la materia pueden llegar a pensar que usar una simulación como este para entrenarse en poner inyecciones es un poco excesivo, hay que considerar que la administración del medicamento durante la cirugía de reemplazo de rodilla es un proceso delicado, pues requiere alrededor de 20 inyecciones en seis etapas diferentes.

 

Los sistemas hápticos mejoran las simulaciones

Aunque la aplicación de la realidad virtual para este tipo de simulaciones no es nueva, lo cierto es que los avances en tecnología háptica han conseguido que se les pueda sacar un mayor partido. Esto es debido a que, como explica Stan Dysart, un cirujano de Pinnacle Ortopedia que asesoró en el diseño del sistema, «en cirugía, a menudo se pueden sentir las cosas antes de poder verlas».

La mayoría de los simuladores quirúrgicos existentes requieren de máquinas a medida. Sin embargo, este sistema funciona con equipos sencillos, que están al alcance de cualquier institución médica. De hecho, según la empresa, todo el hardware que se necesita se puede comprar por menos de 6 mil dólares: la simulación ha sido diseñada para funcionar con una computadora de gama alta junto con un headset HTC Vive.

Su calidad y bajo costo relativo seguro que han sido los factores que han motivado que que el sistema desarrollado por FundamentalVR vaya a ser utilizado durante los próximos meses en hospitales de Estados Unidos para entrenar a cirujanos en formación.

A medida que la tecnología háptica continúe avanzando, estas simulaciones se irán haciendo más sofisticadas, mejorando así la calidad del entrenamiento de los futuros cirujanos. Es de esperar que, no dentro de mucho, se puedan proporcionar, por ejemplo, sensaciones de temperaturas. Esto, aunado a gráficos más realistas movidos por equipos que se irán abaratando con el tiempo, conseguirán que los médicos adquieran una formación mucho más completa que en la actualidad.