Video: el lanzamiento de un cohete de SpaceX causó este accidente de tránsito

Comparte esto:

Las distracciones al manejar suelen ser una de las causas más habituales de los accidentes de auto. La mayoría de ellas suelen ser controlables: ya sabes, nada de mirar el celular, prestar demasiada atención a buscar una emisora de radio o dejarte llevar por la conversación con tu copiloto. Pero a veces, hay cosas que escapan a nuestro control como puede ser algo impactante que suceda al lado del camino o que un cohete de Elon Musk se te cruce por delante, como sucedió en el caso que traemos hoy y que terminó en un feo accidente.

Ocurrió el pasado viernes 22 de diciembre, por la noche, en una autopista del sur de California. Todo ello lo captó la cámara a bordo de un auto cuyo propietario viajaba con su familia por la I-10 a la altura de Beaumont, a menos de 100 kilómetros al este de Los Ángeles.

En el vídeo se puede ver el llamativo ascenso de un cohete por el cielo, dejando tras de sí una brillante estela que ilumina el cielo nocturno. Se trataba del Falcon 9 de Space X, que había despegado las 5:30 pm de ese día desde la base aérea Vandenberg, a unos 300 kilómetros de distancia de donde se realizó la grabación. El cohete puede empezar a apreciarse a partir de los 0:31 minutos del vídeo.

A medida que la estela del cohete se hace más espectacular, se diría que la mayoría de los conductores se percatan de su presencia ya que empiezan a aminorar la velocidad, pasando con rapidez de los 104 km/h a 56 km/h. Y es entonces cuando ocurre el hecho desafortunado: un choque en el carril a la izquierda del auto que está grabando y que, a pesar de poder observarse con detalle, sí se puede ver que los daños han sido considerables por lo menos para uno de los involucrados. Lo que no sabemos es si solo hubo daños materiales o también heridos.

Según señalaron en un noticiero local, muchos conductores se detuvieron a un costado de la carretera para observar el espectáculo celeste y esto produjo varios problemas de tráfico. Esperemos que ni el que se ve en la grabación y ninguno otro que haya producido haya sido de gravedad.

Pero lo cierto es que resulta difícil culpar a nadie por detenerse o reducir la velocidad ante tan vistosa exhibición. Desde luego, se trata de algo que no se ve todos los días en los cielos nocturnos.