¿Hemos superado finalmente el problema de “espacio insuficiente” en Android?

Comparte esto:

«Espacio insuficiente»: un mensaje frustrante que más de uno y de dos está acostumbrado a ver en su celular y que en muchas ocasiones es el motivo para sustituir el teléfono por uno nuevo. Sin embargo, y con las nuevas generaciones de equipos que están en el mercado, ¿se trata de un problema del pasado?

Desde El Androide Libre argumentan que sí. Según explican, hasta los móviles más baratos ya vienen con unos más aceptables 16 GB de capacidad y se están extendiendo como la pólvora los 32 GB: «No tiene por qué ser la norma, pero sí que resulta bastante habitual. Los 32 Gb son el punto de partida en la mayor parte de modelos de gama media y hasta baja».

Y tiene razón. Para comprobarlo, solo basta con darse una vuelta por Internet para encontrar modelos baratos y aceptables con esa capacidad de almacenamiento. Pero eso es tan solo un fragmento de la realidad. Una realidad que, por otra parte, no se corresponde con la que experimentamos aquí, en Ecuador.

 

La realidad ecuatoriana

Ya no nos referimos ni siquiera a la realidad latinoamericana, que puede ser muy variable según cada país. No, en el nuestro nos podemos encontrar que, aunque se ha incrementado tanto la oferta como la demanda de celulares inteligentes, en el mercado se pueden encontrar equipos de gama baja con cierta potencia, sí, pero almacenamiento claramente insuficiente.

Lo que en el exterior se ha convertido en el pasado, los 8 GB de almacenamiento, aquí sigue siendo el presente. La mayoría de los equipos que no sobrepasan los 200 dólares de precio tienen ese espacio. E incluso los equipos más caros. No es raro encontrarte con un terminal que supera los 300 dólares de largo pero no pasa de los 8 GB.

Tampoco vamos a ponernos tremendistas. Es verdad que se pueden encontrar equipos accesibles con más capacidad. Pero eso no es la norma. No puedes ir a cualquier comercio que venda celulares y encontrar una oferta variada. Debes rebuscar entre uno y otro sitio, preguntar, comparar. Es decir, que es algo que sea fácil de encontrar, que este al alcance de la mano de cualquiera. Por ello, lo más probable es que si te vas a comprar un teléfono nuevo, a menos que pongas mucho empeño en ello, terminarás con un terminal que tiene el estándar nacional: 8 GB.

Las tarjetas SD no son una solución completa

Pero, ¿son realmente los 8 GB insuficientes? A la luz de los usos que suelen hacer de los teléfonos los usuarios ecuatorianos (y siendo esto tan solo una percepción basada en la observación del entorno y la propia experiencia), está claro que sí. Incluso recurriendo a tarjetas SD, las cuales han bajado mucho de precio.

Una de las grandes ventajas que hay con los teléfonos Android es que la mayoría disponen de la posibilidad de usar una tarjeta SD para incrementar el espacio. Esto soluciona en gran medida el problema del almacenamiento, en especial a lo que se refiere a contenido multimedia.

Gracias a las tarjetas SD, los 8 GB ya no se quedan tan cortos. Basta con elegir la tarjeta como el lugar de destino de imágenes, vídeos y audios para paliar el problema. Incluso hay aplicaciones que lo hacen por defecto, por lo que no tenemos que preocuparnos de la configuración.

Incluso, dependiendo de la versión de Android que usemos, podremos mover aplicaciones a la tarjeta o usarla como espacio de almacenamiento ampliado del sistema, algo que hace que el sistema operativo considere la tarjeta como parte del almacenamiento «natural», por decirlo así, con que dispone en disco. Pero esto a veces provoca problemas o un rendimiento deficiente y no suele terminar de ser una solución muy adecuada. Y, por otra parte, aunque no es complicado activarlo, tampoco es algo que conozcan muchos usuarios que no están versados (ni interesados) en tecnología. Que son la mayoría.

A pesar de estos detalles, compremos el argumento de que el uso de una tarjeta SD puede solucionar la mayoría de problemas de almacenamiento. ¿Los 8 GB entonces dejan de ser un problema? Para nada. Porque tenemos otra parte importante: las aplicaciones.

Aplicaciones problemáticas

En Ecuador, dos de los servicios más usados son Facebook y WhatsApp. Por lo tanto, son dos aplicaciones que prácticamente todo el mundo va a tener instaladas en su celular. Y ambas garantizan problemas de espacio que pueden llegar a ser muy fastidiosos, pero por diferentes razones.

El uso que le da la mayoría de la gente a WhatsApp garantiza que, a poco que formes parte de un par de grupos, vas a estar recibiendo todo tipo de mensajes de audio, vídeo e imágenes que se irán acumulando en tu equipo hasta devorar todo el espacio disponible. Tendrás que ir borrando cosas cada cierto tiempo, el cual puede llegar a ser incluso de cada pocos días, para que no recibas la notificación que mencionábamos al principio.

Lo de Facebook es peor, porque la aplicación oficial tiende a crecer monstruosamente y, por mucho que elimines el caché, sigue creciendo sin parar, llegando en algunos modelos, con versiones de Android atrasadas (la mayoría), incluso a afectar al rendimiento.

Ya solo el uso frecuente de estas dos aplicaciones es una garantía de que el almacenamiento se va a quedar corto más temprano que tarde. En algunos casos, podemos recurrir a aplicaciones alternativas, como Facebook Lite, pero eso no deja de hacer que la experiencia con el teléfono sea deficiente.

Un problema que se irá solucionando

Teniendo todo esto en cuenta, el problema de «espacio insuficiente» en Android todavía no ha sido superado, al menos en Ecuador. Los gama media y baja que se encuentran por aquí siguen anclados en los 8 GB de almacenamiento y estos no son suficientes para el uso que les da la mayoría de la gente.

Sin embargo, es cuestión que esto vaya cambiando. A medida que los celulares con una capacidad superior se vayan abaratando más (sí, más) en el exterior, irán llegando al país equipos con 16 GB de media. Si no hay cambios por parte del gobierno en lo que se refiere al ingreso de terminales y a los impuestos, el proceso será más lento de lo deseable, pero terminará ocurriendo de todas formas.

Mientras tanto, deberemos seguir recurriendo a todos esos trucos para liberar espacio que se pueden encontrar con un par de búsquedas en Google: eliminar caché y datos de las aplicaciones, borrar apps pesadas aunque sea por medio de rooteo, etc. Eso, o invertir una buena cantidad en un teléfono con más almacenamiento.

O lo más práctico: no dejarnos llevar por una compra impulsiva y tomarnos el tiempo para rebuscar en los comercios de nuestra ciudad hasta encontrar la opción más equilibrada entre precio, especificaciones generales y almacenamiento, lo cual sin duda es lo mejor que podemos hacer.