Comparte esto:

Si hay algo que damos todos por sentado al comprar un celular inteligente es que este puede conectarse a Internet. Pero cuidado, fíjate bien en que modelo compras porque si es de Samsung, podría no ser capaz. Y no hablamos de un bug, sino de una feature.

Y es que la compañía lanzó en su Corea del Sur natal el Galaxy J2 Pro, un modelo que cuenta con todas las funciones básicas de un teléfono celular de toda la vida: llamadas y mensajes de texto. Pero hay algo que no puede hacer: conectarse ni a 2G, ni 3G, ni 4G LTE. Y no, tampoco puede conectarse a WiFi.

Ante una noticia así, uno no puede evitar preguntarse cuál es la razón de lanzar un teléfono semejante en la época de la conectividad. Pues no es un capricho, sino que pretende llegar a un nicho muy concreto: el de los estudiantes. O por lo menos, el de los estudiantes más aplicados, aquellos que necesitan enfocarse en estudiar sin que haya nada que les provoque distracciones.

Como es lógico, un equipo así no resulta útil solamente para estudiantes, ya que también puede ser una opción para aquellos que no necesitan acceder a Internet desde sus teléfonos pero requieren de acceso a llamadas telefónicas y SMS y que, a la vez, quieren un equipo potente con mejores especificaciones que las que podría ofrecer algún feature phone de los que todavía pueden encontrarse en el mercado.

samsung-galaxy-j2-pro

En cuanto a estas, la verdad es que las características del celular son más que aceptables: viene con una pantalla QHD Super AMOLED de 5 pulgadas y dos cámaras: la trasera de 8 megapíxeles y la frontal de 5 megapíxeles. Por dentro, tiene un procesador de cuatro núcleos a 1,4 GHz, 1,5 GB de RAM y una batería reemplazable de 2.600 mAh. Su precio en EE. UU. es de $190.

Cabe añadir que el teléfono no cuenta con mucho más que una aplicación de diccionario electrónico sin conexión llamada «Diodict4» que puede usarse para aprender idiomas. También cuenta con una aplicación de calendario, una radio FM, una calculadora y poco más.

A pesar de que es ofrecido como un equipo sin conectividad, esto no es del todo cierto a nivel de hardware. En realidad, cuenta con un módem LTE instalado, pero esta desactivado para todo lo que no sea llamar o enviar SMS. O sea que, en caso de necesidad, es de suponer que se le podrá habilitar de alguna manera para poder conectarse a la red.

Si Samsung ha decidido sacar este curioso modelo, debe de haber sido porque sabe que hay un mercado para él. De hecho, la compañía está llevando a cabo una promoción especial para estudiantes entre edades de 18 y 21 años: una vez que completen el examen de ingreso a la universidad que se realiza en Corea del Sur (el College Scholastic Ability Test) después de 2019 y 2020, podrán canjear su Galaxy J2 Pro por un Galaxy S, Note o A Series. siempre y cuando haya salido a la venta después de 2018. Desde luego, una curiosa promoción de la cual sería interesante conocer los datos una vez haya concluido.