¿Qué es y cómo funciona la tecnología de impresión Inkjet?

Comparte esto:
inkjet-inyeccion-tinta

La tecnología de impresión Inkjet o de inyección de tinta es algo con lo que está familiarizado cualquiera que tenga una impresora en casa o en la oficina. Casi todos hemos tenido contacto con una en algún momento, aunque sea en un cibercafé para imprimir ese documento que hay que descargar de Internet pero que debemos presentar en formato físico.

La impresión de inyección de tinta se basa en la formación de imágenes mediante la deposición controlada de gotas de tinta sobre el papel u otro material. A diferencia de otras técnicas de impresión, aquí no hay contacto entre la superficie donde se imprimirá y el cabezal de impresión.

Aunque el principio general bajo el que opera sigue siendo el mismo, esta tecnología ha ido evolucionando con el tiempo hasta alcanzar capacidades de producción increíbles. Y no solo en cuanto a una relación de volumen y rapidez, sino a la posibilidad de imprimir sobre una cantidad mayor de materiales, facilitando así cosas como la personalización de productos y la realización de series cortas de impresión con una gran rapidez.

Adicionalmente, los mejores equipos incorporan sistemas de alimentación continua de tinta, lo que consigue reducir el costo de impresión de manera significativa, al tiempo que se mantiene un equilibrio perfecto con la calidad del resultado que se obtiene. Y todo esto se logra ofreciendo un sistema adaptable que resulta ideal para proveedores de impresión que necesitan contar con flexibilidad en cuestiones de volumen y capacidades.

Grandes ventajas que conducen a nuevas oportunidades

La alta velocidad de producción que se puede alcanzar con los equipos más recientes hace que sea posible complementar la experiencia del cliente y la efectividad de campañas publicitarias con canales digitales como correo electrónico, web y móvil, entre otros.

A esto hay que añadirle la capacidad que tienen las máquinas para la variabilidad; es decir, que ahora es más fácil y barato que nunca personalizar las comunicaciones a grandes audiencias de forma rápida, pudiendo alcanzar nichos de mercado mediante publicaciones específicas de una manera que antes resultaba impensable.

Unido a que, como decíamos antes, la tecnología Inkjet responde de forma rentable a la hora de producir trabajos de corto plazo y alto volumen, tenemos una combinación de virtudes que permiten competir con efectividad dentro de nuevos mercados como el editorial, transaccional o el marketing directo, entre otros. Y todo ello, con una calidad tan alta o mayor que la que ofrece offset.

En un mundo en el que la presencia digital ha ido incrementando su relevancia, es importante no olvidar que el material físico conserva todavía su atractivo y capacidad de influencia. Gracias a la tecnología Inkjet, la calidad y velocidad de la impresión ha aumentado y los costos se han reducido, de manera que ahora contamos con una herramienta indispensable para maximizar el impacto que se busca causar entre el público objetivo con cualquier producto.