Comparte esto:

En un movimiento que casi nadie vio venir, Microsoft ha ampliado su línea «Surface» con una espectacular incorporación que da el salto de sus híbridos tablet / laptop (de los cuales tampoco se ha olvidado) al escritorio por medio de la que han bautizado como Surface Studio.

El Surface Studio es un computador todo en uno que cuenta con un monitor de pantalla táctil de 28 pulgadas que asombra por lo fino que es; de hecho, según Microsoft, es el monitor más fino que se ha construido hasta el momento: tiene 12,6 milímetros de grosor. La pantalla en sí misma hace uso de la tecnología PixelSense de los de Redmond y su resolución es de 3840 x 2160 pixeles con una relación de aspecto de 3:2.

En cuanto al computador propiamente dicho, viene dentro lo que sería la base del monitor, una caja blanca situada entre los soportes de la pantalla. Allí podemos encontrar, en la parte trasera, cuatro puertos USB 3.0, una conexión Ethernet, salida de audio, ranura SD y un Mini DisplayPort.

surface-studio-atras

Respecto a lo que podemos encontrar dentro, depende del modelo al que nos refiramos, ya que hay tres conjuntos de especificaciones diferentes, todos con Windows 10 Pro instalado.

Por una parte, tenemos el modelo más básico, por así decirlo. Este viene con un procesador Intel Core i5, 8GB de RAM, GPU de 2 GB y una capacidad de almacenamiento híbrida de HD y SD de 1 TB.

El modelo medio sube el procesador a Intel Core i7. Lo mismo hace con la RAM, que llega a 16GB RAM. La GPU y el almacenamiento permanecen igual: 2 GB y 1 TB respectivamente.

Y por último, tenemos el modelo más potente, que viene también con un procesador Intel Core i7, pero dobla en todo al modelo anterior: sube la RAM a 32 GB, la GPU es de 4 GB y el almacenamiento se pone en 2 TB.

Pensado para profesionales

surface-studio-profesionales

Si bien cada cual gasta su dinero como quiere y con el objetivo que le venga en gana, Microsoft enfoca esta propuesta hacia el sector profesional. No en vano, en su página la denominan como «estación de trabajo».

Es por ello que debemos volver ahora a hablar de la pantalla. Según Microsoft, ha sido diseñada para «sumergir» al usuario en ella tanto como sea posible. Para ello, hace uso de 13,5 millones de pixeles para conseguir una densidad de 192 PPI. De nuevo, según dicen desde Redmond, esto consigue que no sea posible ver los pixeles individuales sin importar la distancia desde donde estés mirando.

Aparte de la calidad de visualización de la pantalla, uno de los aspectos más llamativos es que es posible inclinarla hasta que quede en un ángulo de 20 grados respecto a la superficie en la que se apoya. De esta manera, podemos trabajar sobre ella como si se tratase de un tablero de dibujo.

Es en este punto donde la Surface Studio se revela como una computadora a la que ciertos sectores profesionales pueden sacarle un mayor partido. Por ejemplo, diseñadores, ilustradores, arquitectos, etc. Sobre todo, haciendo uso de los periféricos idóneos para acompañar el equipo, más allá del ratón y el teclado inalámbricos que vienen incluidos.

El primero es un viejo conocido: el Surface Pen, que nos permite dibujar y escribir en la pantalla casi como si lo hiciésemos con un esfero o un lápiz normal. Este periférico también viene incluido en el Surface Studio y se deja ver como el aliado perfecto para aprovechar todo lo que el equipo nos ofrece.

Pero al presentar el Surface Pro, Microsoft ha presentado también un nuevo periférico: el Surface Dial, un cilindro háptico de pequeño tamaño que tiene precisamente el aspecto de un dial y que se comporta como tal.

Para usarlo, debemos colocarlo sobre la pantalla. Así, poniéndolo en diferentes partes, podremos interactuar con el sistema y los programas, navegando entre opciones o cambiando configuraciones. Por ejemplo, podemos usarlo para alternar entre los pinceles que estemos usando o entre diferentes paletas de color.

El Surface Dial se vende aparte del Surface Studio y tiene un precio de 100 dólares. Aunque si reservas la máquina antes del 1 de diciembre, te lo incluyen sin coste alguno. Por cierto, que el Dial no sirve solo para el Studio, sino que también se puede utilizar en el resto de la gama Surface (Book y Pro 4).

Precios y disponibilidad

surface-studio

Siendo como es un equipo realmente potente, el Surface Studio no es precisamente barato. Y no solamente eso, sino que parece ser que tampoco es que vaya a haber muchos. O eso han dicho desde Microsoft: que estará disponible «en cantidades limitadas».

El Surface Studio podrá comprarse a partir del 15 de diciembre y las entregas se realizarán en 2017, pero ya se puede hacer la reserva de, según se ve en la página correspondiente, hasta 3 equipos por persona.

En cuanto a los precios, dependen del modelo elegido:

El básico (Intel Core i5, 8 GB de RAM, GPU de 2 GB, almacenamiento de 1 TB) tiene un precio de 2.999 dólares.

El medio (Intel Core i7, 16 GB de RAM, GPU de 2 GB, almacenamiento de 1 TB) tiene un precio de 3.499 dólares.

El «alto» (Intel Core i7, 32 GB RAM, GPU de 4 GB, almacenamiento de 2 TB) tiene un precio de 4.199 dólares.