Comparte esto:

Apenas se presentó la Surface Studio de Microsoft, empezaron a aparecer en la red los primeros comentarios que comparaban la PC de Microsoft con la iMac de Apple. Y no es para menos, pues hay que reconocer que cierto parecido sí tienen y que resulta bastante posible que en Redmond hayan mirado hacia Cupertino a la hora de elaborar la que no deja de ser una atrevida apuesta.
Pero más allá de los parecidos a primera vista, ¿qué tienen en común ambos equipos? ¿Cuál de los dos es mejor? Desde BGR han elaborado una comparativa examinando las especificaciones de ambas máquinas para tratar de encontrar un veredicto. Y esto es lo que han conseguido averiguar.

La pantalla

Dado que el punto fuerte de las dos máquinas es la pantalla, en BGR han decidido comparar el Studio con la iMac 5K de 27 pulgadas ya que es el modelo más cercano a la PC de Microsoft.
La computadora de Apple cuenta con una pantalla que tiene una resolución de 5.120 x 2.880 pixels a lo largo de 27 pulgadas, lo cual significa 217 pixeles por pulgada (PPI por sus siglas en inglés). La pantalla del Surface Studio es una pulgada más grande, pero la resolución es un poco menor: 4.500 x 3.000 pixeles, lo que da 192 PPI. Entre ambas máquinas, la diferencia entonces es muy poca y lo más posible es que ni siquiera se pueda apreciar a simple vista.
Respecto a la precisión en materia de color, desde BGR dicen que lo más posible es que habrá que esperar a comparar ambos equipos en el mundo real para poder declarar un ganador. Pero también en este aspecto los dos equipos son muy similares. Ambos tienen soporte para los perfiles de color sRGB y DCI-P3, prometen una gran fidelidad y se puede alternar entre ellos con facilidad. Por lo tanto, se podría decir que en este aspecto hay un empate.

Diseño

surface-disen%cc%83o

Por un lado, el iMac viene con una base delgada y una pantalla relativamente gruesa, colocando los componentes detrás de ella. Microsoft ha tomado una dirección diferente, situando a los componentes en una base grande, una especie de caja. Esto les ha permitido conseguir una pantalla delgada de la cual presumen (con razón), pero claro, ahí está la base, mayor que la de Apple.
Ahora bien, la iMac está a una altura fija y solamente se la puede inclinar un poco para modificar el ángulo de la pantalla frente a nuestros ojos. Y ya sabemos lo que la Surface Studio puede hacer: gracias a sus brazos articulados, podemos reclinar la pantalla hasta que esta se convierta en la práctica en una mesa de dibujo.
Según Chris Mills, el autor de la comparativa, la base en forma de caja juega en contra del Studio, pero la funcionalidad de mover la pantalla como permite hacerlo consigue que en este apartado, la máquina de Microsoft sea imbatible.

Desempeño

El Surface Studio de especificaciones más altas viene con un Core i7, 32 GB de RAM, almacenamiento híbrido de 2 TB y una discreta gráfica GTX 980M. Dentro de unas especificaciones de alta gama, a BGR le parece la inclusión de una 980M algo decepcionante. Se trata de la última generación de tarjetas gráficas móviles de Nvidia y puede ser superada cómodamente por cualquiera de las nuevas tarjetas gráficas de la serie 1000. Muchas compañías están fabricando portátiles que incluyen tarjetas GTX 1080, de manera que haber incluido una tarjeta vieja que, además, no puede ser actualizada a otra mejor, le resta méritos a una computadora con ese precio que tiene y que está enfocada a profesionales del diseño gráfico y la ilustración.
Por otro lado, tampoco es que la iMac sea mucho mejor. En cuanto a las especificaciones máximas, estas vienen a ser prácticamente las mismas, pero en la cuestión gráfica, la mejor tarjeta que tienen incorporada es la AMD M395X con 4GB de GDDR5. Y en la mayoría de los tests que se han hecho, la 980M supera con facilidad a la tarjeta de AMD.
Al final, Mills termina decantándose por darle como vencedor en este punto también a Microsoft, más que nada porque con una resolución ligeramente más pequeña y una tarjeta más rápida que la de la iMac, el Surface Studio es posible que exhiba un desempeño mejor.

Periféricos de entrada

En la iMac, tenemos un teclado y un ratón que, aunque son muy atractivos y con un diseño elegante, lo cierto es que no han cambiado en el fondo a lo largo de 30 años. El Surface Studio también viene con teclado y ratón inalámbrico, como cualquiera espera como mínimo. Pero es que también viene con el Surface Pen y, aunque requiere un extra, también con el Surface Dial. Y eso sin contar con que la pantalla es táctil, por supuesto.
Para Mills, el Surface Pen y el Dial justifican ya de por sí la compra del Studio. Si la experiencia con la pluma digital es parecida a la que se ofrece en el Surface Book, encontraremos una latencia cercana a cero que brinda una experiencia de dibujo satisfactoria. Por lo tanto, otra categoría en la Microsoft sale vencedor.

Precio

El modelo básico del Surface Studio (recordemos: Intel Core i5, 8 GB de RAM, GPU de 2 GB, almacenamiento de 1 TB) cuesta 2.999 dólares. La iMac ofrece especificaciones parecidas por más de mil dólares menos: 1.800 dólares. Como señala Mills, con la diferencia de precio podrías comprarte una Surface Book o una tableta gráfica Wacom de nivel profesional.
La diferencia de precios se acorta, aunque tampoco demasiado, entre los modelos de especificaciones más altas: la Studio cuesta 4.200 dólares y la iMac 3.400 dólares. Sigue siendo grande, pero el uso de una mejor tarjeta gráfica podría justificarla.
Aunque en este aspecto Mills no se pronuncia con claridad, en mi opinión creo que gana Apple, pero solo si el bolsillo es un determinante para cubrir nuestras necesidades. ¿Justifica la diferencia de precio cosas como la capacidad de inclinación del monitor, la pantalla táctil y la pluma digital? Supongo que dependerá de la experiencia de uso que brinde realmente la máquina al final. Para muchos usuarios profesionales, puede ser el computador perfecto a la hora de renovar todo el equipo de trabajo. Pero esos casos no son muy habituales, y si ya se trabaja con una tableta gráfica profesional, es muy posible que el Studio, por muy atractivo que sea, se quede fuera de las opciones a barajar precisamente por su precio.