Cómo estafaron por $70.000 en Bitcoin a Steve Wozniak, cofundador de Apple

Comparte esto:
steve-wozniak

Con la valoración de las bitcoins por las nubes (aunque unos días más que otros), cualquier poseedor de esta criptomoneda es un objetivo potencial para delincuentes. Por lo tanto, hay que estar permanentemente alerta, como descubrió para su desgracia el cofundador de Apple, Steve Wozniak.

Según contó Wozniak durante una charla en el Global Business Summit organizado por la publicación The Economic Times, «Me robaron 7 monedas de 7 centavos usando fraude. Alguien me las compró en línea a través de una tarjeta de crédito y cancelaron el pago. ¡Fue así de fácil! Y era un número de tarjeta de crédito robado, así que nunca puedes recuperar [el importe]».

Wozniak contó esto tras explicar lo que había despertado en él el Interés en las criptomonedas: «El Bitcoins era para mí una moneda no manipulada por los gobiernos. Es matemática, es pura, no se puede alterar». Pero, como dijo después, eso no quiere decir que automáticamente esté protegida contra tácticas fraudulentas, como la que utilizaron con él y que, por desgracia, es bastante común: «La blockchain [cadena de bloques] identifica quién tiene monedas pequeñas. Eso no significa que no puede haber fraude».

En total, al precio del momento en que contó el caso, las monedas que le robaron equivalían a unos 74 mil dólares. Y aunque es una gran cantidad de dinero para la gran mayoría de nosotros, para «The Woz» tan solo deben haber representado unos sueltitos, pues según una estimación de TheRichest, su fortuna está valorada en unos 100 millones de dólares.

Según explicó, Wozniak vendió la mayoría del resto de monedas que conservaba. Pero no fue tanto por el robo, aunque podemos imaginar que alguna influencia tendría, como porque no quería tener que estar pendiente de la valoración de sus monedas cada día. «Vendí todas excepto una. Fue suficiente para experimentar».

Como vemos, no importa cuanto avance la tecnología ni cuantas medidas de seguridad se implementen, que en la mayoría de casos siempre habrá un agujero por el que podrán colarse los amigos de lo ajeno. Y a veces, son técnicas tan simples que, aunque no sean muy efectivas en muchos casos, son tan sencillas de probar que a base de insistir una y otra vez se puede conseguir meter la mano en el bolsillo virtual del mismísimo cofundador de Apple.