Contar con una buena cámara tanto frontal como trasera es un requisito indispensable en un celular de gama alta. La cámara es el lugar donde las compañías se esfuerzan en dejar su sello personal y poner el listón lo más alto posible. Y en el caso del Note 8, Samsung ha conseguido ponerlo muy, pero que muy arriba.

Una de las distinciones del Note 8 es que es el primer modelo de Samsung que incorpora la cámara dual trasera. Y ya que estaban de estreno, los coreanos se han esmerado en que esta brinde una de las mejores experiencias fotográficas del mercado ya no solo por sus características físicas, sino también por el potente software que la acompaña.

La mejor estabilización óptica del mercado

En el aspecto técnico, las dos cámaras del Note 8 vienen con una resolución de 12 Megapixeles, algo que parece haberse convertido ya en el estándar del mercado para estas cámaras (veremos cuanto tarda en superarse). Más allá de esto, las especificaciones de ambas son ligeramente diferentes: una tiene una apertura máxima de F1,8 y un teleobjetivo de F2,8 y la otra una apertura de F1,7 y teleobjetivo de F2,4.

En la práctica, el resultado de estas características es que las fotos que se obtienen son más claras y nítidas, siendo un 36% más brillantes. El zoom óptico doble permite realizar mejores acercamientos y, de ser necesario, también podemos recurrir al zoom digital que llega hasta 10x.

Es importante resaltar que las dos cámaras cuentan con estabilización de imagen óptica (lo que se conoce como OIS por sus siglas en inglés), lo que convierte al Note 8 en el primer teléfono con estabilización dual. Esto permite que las fotos salgan mejor enfocadas y que no se pierda definición ya que se minimiza la influencia de la vibración de nuestro pulso o incluso de un movimiento involuntario por nuestra parte.

Controla el desenfoque antes y después

Chica tomando foto en Samsung Note 8

Uno de los aspectos más espectaculares de recurrir a una cámara dual es la posibilidad de aplicar el llamado efecto Bokeh, el cual hace que el elemento en primer plano aparezca enfocado y el resto, desenfocado.

En este punto, Samsung se ha esmerado para darnos más control sobre dicho efecto pues, gracias al denominado Live Focus, es posible regular su nivel antes de presionar el botón de obturación, viendo el resultado que obtendremos en tiempo real.

Pero, sabiendo que ya solo el Bokeh por sí mismo puede ser un factor determinante para algunos usuarios, han ido más allá en la experiencia y permiten incluso ajustar el nivel de desenfoque del fondo después de haber tomado la foto. Esto marca una gran diferencia respecto a la competencia y refuerza la idea mencionada del control: Samsung nos quiere facilitar que obtengamos lo que queramos exactamente como lo queramos.

Amplía el encuadre con la Captura Dual

Otra novedad que ha incorporado Samsung en el Note 8 es el modo Dual Capture o Captura Dual, que nos permite tener al mismo tiempo dos versiones de la misma foto. Esto se consigue gracias a que las dos cámaras disparan a la vez usando una distancia focal diferente cada una, de manera que así obtenemos, por un lado, una foto más amplia y otra más «estrecha», por explicarlo de manera sencilla.

Las virtudes de esta Dual Capture son evidentes: en lugar de tener que estar perdiendo el tiempo tratando de decidir en qué elementos nos concentramos para que entren «en cuadro», simplemente recurrimos a este modo y obtenemos dos versiones del mismo momento que podremos conservar sin necesidad de hacer dos fotos.

Los selfies, mejores que nunca

Está claro que la cámara estrella del Note 8 es la trasera. Sin embargo, no por ello hay que desdeñar la frontal, a la que también le han dedicado atención para mejorar la experiencia a la hora de utilizarla para lo más habitual: tomar selfies.

Con una resolución de 8 megapixeles, la cámara frontal cuenta con lentes que permiten conservar los detalles incluso con poca luz. Pero sobre todo resalta el autofoco inteligente, el cual es capaz de enfocar de manera automática para capturar mejor los rostros en la fotografía

Software y hardware trabajando al máximo en conjunto

Los grandes resultados que ofrece el Note 8 en materia fotográfica no solo son gracias a incorporar componentes de buena calidad, sino también debido a contar con un software de procesamiento de imágenes acorde a ellos. Este software ha ido refinandose con el paso del tiempo para alcanzar niveles que pueden satisfacer al usuario más exigente.

Y es que en las imágenes tomadas con el Note 8 se dejan ver los esfuerzos de los ingenieros de Samsung en avanzar en materia de fotografía computacional, sacándole todo el partido posible a la potencia de procesamiento del terminal para obtener fotos impresionantes.

Es en este conjunto de software y hardware donde reside la fórmula del éxito del Note 8. Su desembarco en la oferta de la doble cámara ha sido espectacular, en consonancia con el equipo en el que viene instalada, y se trata sin duda de unos de los factores más destacados a considerar a la hora de su adquisición. Porque el Note 8 no es solo que venga con una de las mejores cámaras del mercado, sino que es el terminal mejor equipado en conjunto para fotografía.