Se encuentra rastros de vida en rocas de 3.95 mil millones de años

Comparte esto:
Rocas en agua

La evidencia de la existencia de vida en las primeras etapas de la historia de nuestro planeta es más bien escasa. Sin embargo, recientemente esta evidencia puede haberse visto incrementada gracias al descubrimiento de los que se podrían considerar como los rastros más antiguos hallados hasta el momento.

Se trata de material que podría haber sido generado por microbios que se ha encontrado en rocas de 3.950 millones de años de antigüedad obtenidas en el norte de la región de Labrador, en la costa atlántica de Canadá. Estos hallazgos fueron publicados en la edición del 28 de septiembre de la revista Nature.

La razón de que haya tan poca evidencia es que existen muy pocas rocas bien conservadas que hayan perdurado desde la era eoarcaica, un periodo de 400 millones de años que comenzó hace 4000 millones de años y terminó hace 3600 millones de años. Durante ese periodo, surgieron por primera vez tanto la atmósfera primitiva de nuestro planeta como los océanos. Y también las primeras señales de vida.

Las rocas que los investigadores examinaron fueron las más antiguas conocidas de tipo metasedimentario. Son rocas que se formaron a partir de sedimentos que fueron enterrados bajo otras rocas posteriores y que se vieron sometidas a altas presiones y temperaturas, lo cual hizo que el sedimento cristalizara. Según explicó el autor principal del estudio, el geólogo de la Universidad de Tokio Tsuyoshi Komiya, el área de donde se recogieron estas rocas «está muy lejos de cualquier pueblo o ciudad. Muchos osos polares habitan la zona».

Los científicos se centraron en los granos de grafito, un material hecho de láminas de carbono, debido a que investigaciones anteriores habían sugerido que la vida podría aparecer en grafito enriquecido con isótopos ligeros de carbono. Allí, los investigadores encontraron rastros de origen biológico que se ha confirmado que no provienen de contaminación de períodos posteriores debido a la forma en que la roca antigua recubrió este grafito.

La investigación de estos restos todavía no ha concluido. El análisis de la composición de dicho grafito y de los minerales que lo acompañan permitirá identificar los tipos de organismos primitivos que podrían haberlos creado, así como el entorno en el que vivían. Según Komiya, lo que descubran podría arrojar luz sobre el origen y la evolución de la vida en la Tierra.

Hasta el momento, los indicios de vida más antiguos provenían de una roca de Groenlandia de 3.700 millones de años de antigüedad, los cuales fueron hallados en 2016. Antes, en 1996, también se afirmó encontrar restos de vida en rocas de hace 3.800 millones de años, las cuales provenían también de Groenlandia, de la isla de Akilia. Sin embargo, estos últimos han sido cuestionados y son objeto de acalorados debates en la comunidad científica.