Comparte esto:

Si hay una carpeta en nuestra computadora que parece estar abocada al caos más absoluto esa es la de «Descargas» o «Downloads» (depende de como se llame en tu sistema, claro). Basta con que nos descuidemos un poco para que se empiece a llenar de todo tipo de cosas y que rápidamente se convierta en una de las más pesadas de nuestro disco duro.

Que ese caos no crezca hasta ser inmanejable es una tarea que no resulta complicada si aplicamos algunas recomendaciones como las que vamos a ver y usamos alguna que otra herramienta adicional. Dedicándole un poco de tiempo, conseguiremos que nuestra carpeta permanezca más ordenada, más limpia y, si le ponemos mucho afán, incluso impoluta. Veamos cómo.

Personaliza la carpeta que usarás para las descargas

personalizar-carpeta

Si utilizas más de un navegador de manera regular, puede ser conveniente que configures una carpeta de descargas diferente para cada uno. Esto puede ser especialmente útil si usas uno por trabajo y otro de manera personal. Así, no tendrás los archivos mezclados y podrás hacer limpieza con más facilidad.

Este cambio se realiza así en los principales navegadores:

Chrome

  • Ve al Menú
  • Entra en Configuración
  • Desciende y despliega la Configuración Avanzada
  • Desciende hasta ubicar la sección «Descargas»
  • En «Ubicación», clica en «Cambiar»

Firefox

  • Ve al Menú
  • Entra en Opciones
  • Desciende hasta la sección «Archivos y aplicaciones»
  • En la subsección «Descargas», clica en el botón «Examinar» que hay en el apartado «Guardar archivos en»

Opera

  • Ve al Menú
  • Entra en Configuración
  • En la sección «Básica» (se abre por defecto), desciende hasta encontrar «Descargas»
  • En «Carpeta de descargas», clica en «Cambiar»

Edge

  • Ve al Menú
  • Entra en Configuración
  • Desciende y clica en el botón «Ver configuración avanzada»
  • Desciende hasta la sección «Descargas y clica en el botón «Cambiar»

Usa la nube

nube

Si no eres de los que bajan muchas cosas, tienes una cuenta de almacenamiento en la nube y usas el programa correspondiente para mantener sincronizados tus archivos, puede resultar conveniente que crees una subcarpeta dentro de la carpeta que usas para sincronizar y la conviertas en la de «Descargas».

Esto te permitirá tener un respaldo de todo lo que bajes, algo útil si aquello que descargas es especialmente crítico. Y si el servicio que usas además te permite eliminar de manera automática lo que ya esté sincronizado, en el caso de que los respaldos no te preocupen tanto podrás ganar espacio. Eso sí, cuidado con el de tu cuenta, que puede llenarse antes de lo esperado.

Visualiza mejor los archivos

visualiza-mejor

Por defecto, la mayoría de administradores de archivos nos los mostrarán ordenados por nombre. Esto puede resultar útil en la mayoría de los casos, pero no así en el de la carpeta de «Descargas», donde tendremos todo tipo de archivos mezclados.

Aquí, lo mejor es recurrir a ordenar por fecha y, preferiblemente, en orden descendente, de forma que nos aparezcan primero los últimos archivos que hemos descargado. Respecto a esta carpeta, la memoria (la nuestra, no la del equipo) será nuestra principal herramienta a la hora de discriminar entre todo el contenido que hemos acumulado ahí.

Otro pequeño truco es ordenar por tipo (extensión de archivo, vamos). ¿Para qué puede sernos útil esto? Bueno, muchos programas, cuando se actualizan, descargan en esta carpeta el archivo de instalación de dicha actualización. A veces, incluso ese nombre el mismo de la versión anterior, con lo que se agrega un número automáticamente tras él. Por eso, si no hacemos revisiones periódicas de la carpeta, es posible que hayamos acumulado varios instaladores de diversos programas que, la verdad, ya no nos sirven de nada. Si eres de los que quieren tener un respaldo por si acaso, quédate con el último descargado y borra los demás. Si no, bórralos todos.

Por último, en el caso del Explorador de Windows, recordar que cuenta con una función muy útil: «Agrupar por». Es más o menos similar a la de ordenar, solo que nos clasifica los archivos en secciones que nos cifra además el número de elementos que contiene. Cada sección podemos contraerla, de manera que nos quede a la vista solamente aquella que nos interese. Una característica con la que jugar y que nos puede ser muy útil a la hora de depurar la carpeta o encontrar algo en ella.

Limpia la carpeta cada cierto tiempo

limpia-descargas

Podríamos decir que «Descargas» es la única carpeta gaseosa de nuestro sistema. ¿Por qué? Pues porque, como el gas, tiende a llenar todo el espacio disponible. Dado que allí va a parar todo tipo de cosas en nuestro trabajo diario, es conveniente que pongamos un poco de orden en ella al menos cada cierto tiempo.

Lo ideal sería hacerlo cada mes, pero seamos realistas: pocas personas harán esto. Así que, al menos, cada 6 meses o, como mucho, 1 año. Sin que nos demos cuenta, «Descargas» puede llegar a contener muchos gigas, de los cuales es posible que la mayoría tan solo sea basura que ya no te sea útil.

La aproximación más radical a la hora de limpiar es simplemente borrar todo. Pero si eso es algo con lo que no te sientes cómodo, lo mejor será que te tomes tu tiempo, ordenes los archivos y vayas examinándolos uno por uno. Un consejo: ordénalos en carpetas según su tipo (imágenes, archivos comprimidos, documentos…). Luego, ve seleccionando cada uno de los que quieres conservar y guárdalos en otro lugar que no sea la carpeta de «Descargas».

Ordena automáticamente a medida que descargas

ordenar

Si esto que acabamos de decir de la clasificación lo vamos haciendo al mismo tiempo que bajamos archivos, habremos ganado mucho tiempo de cara al momento en que nos pongamos a limpiar la carpeta. Sin embargo, dado que hacerlo cada vez que descargamos algo puede ser un tanto tedioso, podemos recurrir a herramientas que lo hagan por nosotros.

Existe una amplia variedad de programas a los que podemos recurrir para mover automáticamente archivos a partir de ciertas reglas que pongamos nosotros. Muchos de ellos son de pago, pero en el terreno gratuito destaca DropIt, una solución de código abierto para Windows. DropIt puede parecer muy farragoso al principio, pero nos permite establecer reglas para mover archivos ya sea manualmente o automáticamente, por medio de un sistema de monitorización que incorpora. Si le dedicas un poco de tiempo, seguro que aprenderás a usarlo sin problemas y luego de ahorrará ese tiempo que invertiste en aprender y mucho más. Si te interesa, aquí tienes un pequeño tutorial con las indicaciones básicas de cómo configurarlo.