Comparte esto:

Como la empresa gigantesca que es, Google parece tender a expandir sus tentáculos allá por donde sea posible. Son muchos los terrenos en los que ha incursionado, con suerte desigual, y ahora hay uno nuevo al que parece haberle echado el ojo: el mundo de los videojuegos.

En realidad, esto no es tan nuevo, como veremos después. Pero sí lo son las intenciones de crear una consola de videojuegos o algo similar a lo que conocemos actualmente, ya que no sería exactamente como esa PS4 o esa Xbox que tienes junto a tu televisión.

Antes de seguir, vayamos un poco al pasado. Pero no mucho, solo unos meses. Por entonces ya se informó de que Google estaba trabajando en algo de nombre proyecto Yeti, que al parecer sería una plataforma de streaming de videojuegos. No se supo entonces mucho más, pero los nuevos rumores parece que complementan a la información anterior.

Los nuevos datos hablan de un dispositivo, por ahora indeterminado, que permitiría jugar a los juegos de la mencionada plataforma haciendo streaming de los mismos. Es decir, igual que vemos series en Netflix: sin descargar nada. De esta forma, todo el esfuerzo computacional se haría en los servidores de la compañía, por lo que el dispositivo que estuviese al otro lado no necesitaría ser de una gran potencia y permitiría jugar a títulos muy demandantes, como muchos de los triple A.

Desde luego, suena muy bonito, pero es una idea que a nivel técnico enfrenta desafíos como los del lag o retraso que puede llegar a experimentarse o la calidad de la imagen, sonido, etc. Ya hubo intentos anteriores que fracasaron precisamente por esto, pero quizá se trate de un reto para el cual Google sea la empresa ideal para resolverlo, máxime cuando al parecer este proyecto involucraría a Google Fiber, su servicio de conectividad que, por el momento, tiene un alcance muy limitado.

Por ahora, poco más se sabe. Se ignora si se trataría de un dispositivo completo (una consola, vamos, pero con características especiales) o un aparato que serviría de intermediario, conectándose por ejemplo a la computadora. Ahora bien, las declaraciones de una fuente deja imaginar que es lo que pretenden conseguir: imagínate jugar a The Witcher 3 en una pestaña de Chrome.

Lo que sí se sabe es que Google quiere meterse en el mundo de los videojuegos de alguna manera. Lo intentó con la compra de Twitch, aunque en ese gato fue Amazon quien terminó llevándose el gato al agua. Esto condujo a la aparición de YouTube Gaming, un loable esfuerzo que no parece despegar lo suficiente como para plantar cara y superar a la plataforma ahora propiedad de Jeff Bezos.

Visto que esa es una vía muerta, en Mountain View parecen haber optado por otro camino. En enero de este año, contrataron a Phil Harrison, un veterano ejecutivo de videojuegos que fue largo tiempo un alto directivo en Sony y Microsoft a cargo de PlayStation y Xbox. Y no ha sido la única contratación de la compañía del buscador: también han estado atrayendo a experimentados desarrolladores de videojuegos y vendedores de EA, PlayStation y muchas otras compañías importantes.

¿Están entonces preparando en Google algo grande y revolucionario? Tanto podría ser que sí como que no. No es la primera vez que la empresa se esfuerza en una dirección por la que no consigue avanzar por más que lo intenta (como sucedió en el terreno de las redes sociales). Sin embargo, dado el objetivo (hacer a los videojuegos prácticamente independientes del dispositivo), como hemos dicho quizás ellos sean los indicados para la tarea, adelantando por la izquierda a Sony y Microsoft.

Es de suponer que, como con muchos otros proyectos de Google, nos estaremos alimentando de rumores durante mucho tiempo antes de que tengamos algo consistente que llevarnos a los ojos. Pero lo cierto es que, si consiguen lo que persiguen, el mundo del videojuego recibiría un revulsivo del calibre que ha recibido la industria cinematográfica y televisiva con la aparición de Netflix y los servicios de streaming de vídeo. Es más: quizá incluso superior.