Comparte esto:

Seguro que has oído alguna vez que la exposición continuada a ciertos sonidos puede contribuir de manera positiva a la realización de determinadas actividades. Y así es: no es que signifique que con solo escucharlos ya nos encontremos del humor apropiado para, por ejemplo, realizar las pesadas tareas de la casa, pero determinados tipos pueden ayudarnos a cosas como conciliar el sueño, en el caso específico del ruido blanco.

El ruido blanco es una señal de sonido que contiene todas las frecuencias con la misma potencia. Dicho así, seguramente te habrás quedado igual que antes de leerlo, pero si te decimos que es esa especie de zumbido que se escucha en una televisión o radio sin sintonizar, o el ruido uniforme y constante de un aire acondicionado o un ventilador, seguro que lo ubicas mejor.

Ahora bien, ¿cómo puede ayudarnos este ruido a conciliar el sueño? Seguro que tú mismo ya has pensado la respuesta: al ser monótono, predecible y aburrido, tiene todas las características necesarias para ejercer como banda sonora de nuestra somnolencia. Y es así: se trata exactamente de lo que necesita nuestro cerebro durante el sueño. Pero no es solo por eso. O mejor dicho, no solo nos ayuda al momento de dormirnos, sino mientras estamos durmiendo.

Incluso mientras dormimos, nuestra audición sigue alerta, lo que nos hace vulnerables a ruidos fuertes que se produzcan durante la noche. Estos ruidos pueden aumentar nuestra frecuencia cardíaca, elevar nuestra presión arterial y hasta despertarnos. Y somos especialmente sensibles durante las primeras etapas del sueño.

El ruido blanco puede ayudar debido a que ahoga los estímulos auditivos más intensos, por lo que es menos probable que lleguemos a oírlos y que, por lo tanto, sean capaces de activar la corteza cerebral durante el sueño, alterándonos o incluso, como hemos dicho, llegando a despertarnos.

Por lo tanto, si tienes problemas al dormir, probar a tener ruido blanco de fondo podría serte de ayuda. Todo es cuestión de eso, de probar y ver qué ocurre, siempre teniendo en cuenta que, según dicen en la BBC, a pesar de que hay muchos artículos en internet que recomiendan el ruido blanco para dormir, lo cierto es que no hay suficientes investigaciones científicas que prueben su efectividad.

Además, no todos los trastornos del sueño pueden ser tratados con este método. Según Nitun Verma, de la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño, «Algunos como el que hace que la persona deja de respirar mientras duerme, conocido como apnea, no se debe tratar con ruido blanco pues podría ser contraproducente». Por lo tanto, si sufres de alguno un tanto especial, pregúntale antes a tu médico antes de exponerte de manera continuada al ruido blanco.

¿Y dónde conseguir ruido blanco? Pues hay múltiples fuentes. Una simple búsqueda en YouTube te dará múltiples resultados. También puedes buscar en la tienda de aplicaciones de tu sistema operativo, que seguro que encontrarás todo tipo de ofertas. Y bueno, en último término, siempre puedes recurrir a ponerte un viejo ventilador, que ejercerá la misma función.