La autenticación de dos factores (abreviada en inglés como 2FA) es uno de los mejores métodos actuales para proteger nuestras cuentas en cualquier servicio que lo tenga habilitado. No en vano, los principales actores del entorno digital (Google, Facebook, Twitter) lo han incorporado.

Este tipo de autenticación se llama así porque obliga al usuario a emplear dos elementos diferentes para identificarse en el servicio. Por lo general, en las plataformas digitales se emplea como primer elemento la contraseña, y como segundo un código, el cual puede ser enviado por la plataforma a través de SMS o generado por una aplicación especial que hayamos instalado en nuestro teléfono.

Para entender mejor este sistema, veamos un ejemplo empleando Twitter para ello. Para activar su autenticación de dos factores (también conocida como «en dos pasos») debemos hacer clic en el icono de nuestra cuenta e ir a «Configuración y privacidad». Allí, vamos a la sección «Cuenta», que por otra parte es la que se abre por defecto.

En esa sección, nos desplazamos hacia abajo hasta el apartado «Seguridad» y marcamos la casilla «Verificación de inicio de sesión». Ahora bien, para poder marcarla deberemos haberle dado a Twitter nuestro teléfono. Si no lo hemos hecho, podemos hacer clic en el enlace que está en la descripción de la casilla. Cuando lo introduzcamos, Twitter nos enviará un SMS con un código que deberemos poner en el formulario que nos aparecerá en pantalla. Hecho esto, ya podremos activar la verificación.

A partir de este momento, cada vez que ingresemos a Twitter con nuestras credenciales, se nos pedirá que introduzcamos también un código que se nos enviará por SMS. Sin embargo, también existen otras opciones de verificación que nos permiten asegurar aún más nuestra cuenta, como por ejemplo utilizar una aplicación de generación de códigos de terceros. Para emplear otra opción, deberemos hacer clic en el botón «Configurar una aplicación de generación de códigos» y seguir las instrucciones que nos aparezcan en pantalla.

Ahora bien, ¿qué pasa si nos roban nuestro teléfono? En este caso, siempre lo primero que debemos hacer es cambiar las contraseñas de los servicios que utilicemos desde él. Pero claro, para ingresar a Twitter (u otro en el que activemos este tipo de autenticación) no podremos recibir el SMS. ¿Qué hacemos entonces?

Pensando en eso es que, tras activar la verificación (y en el caso de que no nos haya aparecido lo que veremos ahora en el proceso), debemos hacer clic en «Obtener código de respaldo». Esto nos generará un código que nos permitirá acceder a nuestra cuenta sin necesidad de introducir el que nos enviarán por SMS. Si lo que queremos es mantener nuestra cuenta más segura, lo mejor que podemos hacer es anotar este código en papel (pero un papel que permanezca a buen recaudo, no un post-it).

Como acabamos de ver, el proceso de autenticación de dos factores es bien sencillo. Aunque puede variar de servicio a servicio, este ejemplo de Twitter refleja cómo funciona. Y aunque este sistema puede resultar algo intimidante para personas un poco ajenas a la tecnología, es más que recomendable activarlo en toda cuenta donde se pueda hacer. Si no lo has hecho todavía, hazlo ahora y te evitarás problemas futuros.