Comparte esto:
candado en una puerta

La mayoría de los expertos en seguridad no se cansan de decir que el número de ataques de ransomware va a ir al alza y cada vez se producirán más. De ahí que se haga indispensable que tomemos nuestras precauciones y ahora, gracias a la última gran actualización de Windows 10, podremos incrementarlas.

Esta gran actualización es la que tuvo por nombre «Fall Creators Update» y ha traído unas cuantas novedades al sistema operativo de Microsoft. Entre ellas, una funcionalidad especial para protegernos del ransomware que no viene activada por defecto.

Lo que hace esta funcionalidad es monitorizar de manera especial las carpetas que indiquemos. Si una aplicación intenta cambiar un archivo de estas carpetas, el sistema lo bloqueará, nos notificará del intento y lo colocará en una lista negra, evitando así que el ransomware  «secuestre» nuestros datos más importantes.

Cuando activamos esta característica, la protección se aplica por defecto a una serie de carpetas: Documentos, Imágenes, Vídeos, Música, Escritorio y Favoritos. Por supuesto, nosotros podemos añadir también las que queramos, aunque deberemos hacerlo una a una, no en bloque.

A partir del momento en que protejamos una carpeta, cualquier programa que quiera acceder a ella necesitará recibir nuestra aprobación para hacerlo. Al parecer, si la aplicación ha sido verificada por Microsoft, no será necesario darle acceso de manera manual.

Cómo activar la función de protección contra ransomware

Antes de seguir este procedimiento, recuerda que debes haber actualizado tu Windows 10 a la Fall Creators Update. Si no lo has hecho, no podrás activar esta protección. Recuerda que la actualización, aunque fue lanzada hace unas semanas, es posible que no haya llegado todavía hasta tu computadora por varias razones. Consulta esta página de Microsoft para saber como obtener la actualización si no la tienes.

Dicho esto, veamos cómo activar la función de protección:

  1. Clicamos en «Inicio» y escribimos «Centro de seguridad». En los resultados, seleccionamos el primero que suele aparecer: «Centro de seguridad de Windows Defender».
  2. En la ventana que se nos abre, hacemos clic en el icono del escudo que hay en al barra lateral izquierda. Este icono corresponde a «Protección antivirus y contra amenazas».
  3. En esta sección, hacemos clic en la opción «Configuración de antivirus y protección contra amenazas».
  4. Aquí nos desplazamos hacia abajo hasta que encontremos la opción «Controla el acceso a la carpeta». En ella, hacemos clic en el interruptor para que pase a estar «Activado». Al hacerlo, se nos mostrará un mensaje de confirmación que deberemos aceptar para cambiar la configuración.

A partir de este momento, la protección se habrá activado y esta estará extendida sobre las que mencionamos antes de manera predeterminada. Ahora, para añadir nuevas carpetas, debemos hacer lo siguiente:

  1. En la misma sección del Centro de seguridad, bajo la opción «Controla el acceso a la carpeta», hacemos clic en el enlace «Carpetas protegidas».
  2. A continuación, se mostrará el listado de las carpetas con protección junto con la ruta correspondiente a cada una. Aquí, hacemos clic en el botón «+» y seleccionamos la nueva carpeta que queremos proteger.

En el caso de que necesitemos darle permiso a una aplicación bloqueada de manera automática por Windows, hacemos lo siguiente:

  1. En la misma sección del Centro de seguridad, bajo la opción «Controla el acceso a la carpeta», hacemos clic en el enlace «Permitir que una aplicación acceda a una de las carpetas controladas».
  2. Se abrirá una nueva sección. Allí, hacemos clic en el botón «+» de «Agregar una aplicación permitida» y seleccionamos el programa en cuestión al que queremos darle permisos de acceso.