Comparte esto:

Como hemos visto anteriormente, la Apple actual está siendo fuertemente cuestionada desde muchos sectores, tanto mediáticos como por los mismos usuarios. Y esos cuestionamientos siempre involucran la pérdida de su esencia, la cual fue forjada por la visión que tenía Steve Jobs acerca de la empresa. Existen motivos para pensar así.

Sin embargo, el líder actual, Tim Cook, no concuerda con las afirmaciones de aquellos que dicen que Apple ya no es la misma de los tiempos de Jobs. Es más, no hace mucho afirmó que la filosofía de Steve vivirá en la compañía a lo largo de 100 años.

Esta afirmación tan atrevida la realizó hace unas semanas frente a estudiantes de la Universidad de Glasgow, en Escocia. Allí dijo también que Jobs fue la persona que «de lejos» más le ha influenciado: «El ADN de Steve será siempre el núcleo de Apple. Steve está profundamente inserto en la compañía. Le celebramos a él y celebramos su filosofía. Su filosofía… estará en Apple de aquí a 100 años».

La razón por la que Cook sacó este tema fue debido a la pregunta que le hicieron acerca de la razón por la que la empresa sacó el Apple Pencil, un dispositivo parecido a un stylus que la compañía lanzó en 2015. Y es que por todos es sabido que a Jobs no le gustaban los stylus. De hecho, los despreció públicamente en el lanzamiento del primer iPhone:

A juicio de Cook, el Apple Pencil no contradice las opiniones de Jobs: «La verdad es que Steve odiaba los stylus. Pero si alguna vez has usado el Apple Pencil, habrás visto que es la cosa más lejana de un stylus que jamás haya existido. Históricamente, los diseñadores, y muchos lo siguen haciendo, llevaban cuadernos para bocetos porque no sabían cuándo iban a sentirse inspirados. Y cuando te siente así, quieres tener la herramienta ahí… Con el Apple Pencil, tienes lo mejor de todos los mundos. Porque a diferencia de un boceto que tú tienes que repetir varias veces para probar diferentes apariencias, ya sea colores o líneas específicas, etc., con el Apple Pencil puedes probar rápidamente todos los diseños que quieras».

Lo que resulta significativo es que haya sido el mismo Cook quien se extendiese con el tema. Con lo que dijo del Apple Pencil hubiese sido suficiente, pero parece que sintió la necesidad de enfatizar que en la compañía todavía respetan los designios de su fundador. ¿Será tal vez culpabilidad por haber dejado que, en algunos casos, haya sido el departamento de marketing el que termine imponiendo sus opiniones respecto al lanzamiento de productos?

Pero no hay que ser tan cruel. Si bajo el mandato de Jobs se hubiese producido una situación similar, el carisma del personaje hubiese terminado por acallar la mayoría de cuestionamientos, no nos engañemos. Y nadie hubiese dicho Apple ya no es la misma. El problema es que Steve Jobs ya no está y ese es un peso significativo para Apple, lo admita o no. En Cupertino ahora tienen mucho más que demostrar que antes y lo deben hacer con el doble de fuerza.

Que el legado de Jobs es el rumbo que intentan seguir desde Apple es algo que no se puede dudar. Ahora bien, quizá no sea algo que esté tan claro si hay que enfatizarlo de vez en cuando. En toda gran empresa hay muchas tensiones en el interior, y Apple seguro que también sufre de ellas. No dudo de que Cook esté haciendo los esfuerzos necesarios para que esa afirmación acerca del mantenimiento de la filosofía de Jobs se haga realidad, pero tampoco dudo de que no le debe ser tarea fácil conseguirlo. Al fin y al cabo, tiene que rellenar unos zapatos que son muy, pero que muy grandes. Y eso es una tarea para nada envidiable.