Comparte esto:

Si bien en los primeros tiempos Android podía considerarse como un sistema operativo significativamente inferior a iOS, la evolución que le ha ido imprimiendo Google en los últimos tiempos ha hecho que consiga mirar a Apple directamente a los ojos.

Hay que reconocerles a Google el empeño que han puesto en trabajar Android de forma que sea un sistema óptimo para equipos de cualquier gama. Un ejemplo de esto es la implementación de las aplicaciones modulares, lo cual, aunque beneficia a cualquier celular, causa mayor impacto en los terminales con almacenamiento modesto.

Sin embargo, en Mountain View son conscientes de la pelea que se está produciendo en lo más elevado de la gama alta, allá donde los teléfonos rondan los mil dólares y buscan pelearse de tú a tú con el iPhone X. Es por ello que, para evitar que el sistema sea demasiado toqueteado por cada fabricante, se están esforzando en incorporar aquellas características que se pueden esperar encontrar en un equipo de tan alto precio, como se puede apreciar en la última versión presentada, Android P.

De esta forma, Google se ha convertido en un gran aliado para aquellas marcas que buscan ofrecer alternativas al terminal de Apple, facilitándoles el terreno para que se centren en competir en especificaciones técnicas, dejándoles a ellos el tema del software. Esto lo ha conseguido especialmente gracias a los siguientes aspectos.

Bienvenida, querida muesca

android-p-muesca

La muesca o notch del iPhone X fue motivo de mofa para Samsung, pero más de un fabricante ha optado por recurrir al mismo método de Apple para incrementar el tamaño de pantalla mientras no sea posible colocar los sensores tras ella. Bueno, por eso y por imitar a los de Cupertino, para que nos vamos a engañar.

Viendo la fuerza de la tendencia, pronto se supo que Google le daría soporte oficial a dichas muescas como así ha sido, logrando mantener bajo control la experiencia de uso de su sistema operativo. Al hacerlo, les ahorra a los fabricantes tener que desarrollar sus propias opciones e impulsa a su manera la incorporación de notchs, dándole a competencia de Apple unas armas para combatir que, a decir verdad, nadie se esperaba que apareciesen.

Un diseño elegante y una usabilidad mejorada

android-p-gestos

Android P ha traído también la navegación por gestos que ya se encuentra en iOS, facilitando con ello la tarea a los fabricantes que buscan ofrecer alternativas directas al gama alta de Cupertino.

Además, Material Design ha recibido los suficientes retoques como para mejorar una propuesta que ya es de una alta calidad de diseño, el punto fuerte de Apple. Android hace tiempo que dejó de ser un sistema «feo» y la elegancia que proporciona se convierte en un factor que sirve también para fortalecer la experiencia de uso de cualquier teléfono que busque enfrentarse al iPhone X.

Asisstant: la patada en la espinilla a Siri

android-p-assistant

Algo en lo que muchos analistas concuerdan es en que Apple se ha quedado rezagada con Siri, sobre todo en comparación con la competencia. La experiencia de uso de su asistente es francamente mejorable, sobre todo si se pone cara a cara con lo que está haciendo Google.

Hubo un tiempo en que la presencia de Siri era un factor diferenciador importante para Apple, pero a día de hoy, Assistant ofrece lo mismo y más. Y aunque hay fabricantes que han desarrollado sus propios sistemas (Samsung con su Bixby), otros pueden apoyarse en Google para asegurar que su gama alta viene con lo mismo que el iPhone X, pero al estilo de Mountain View, claro está.

La exclusividad no exclusiva de Google

android-p-exclusividad

Google mantiene su propia pelea frente al iPhone X, el Pixel. Es en este teléfono donde se lucen primero todas las grandes novedades de Mountain View y sus avances más impresionantes. Pero algo curioso ocurre con este teléfono: que Google no tiene claro a dónde va con él. Y aunque siempre habla de funcionalidades exclusivas, estas siempre tienen una duración limitada.

Como muestra un botón: la famosa aplicación de cámara, que supuestamente era exclusiva para el Pixel, terminó estando a disposición del fabricante que la quisiera. Recordemos que, gracias a la inteligencia artificial, esta aplicación obtiene resultados incluso superiores a lo que el iPhone 7 Plus lograba con 2 cámaras. Y algo similar pasó con Assistant.

Si las innovaciones más potentes de Google terminan siempre estando disponibles para (casi) cualquier Android, los fabricantes cuentan con herramientas adicionales para sustentar sus propuestas de gama alta.

Tú preocúpate solo de hacer el mejor hierro

android-p-hardware

Con todas estas novedades, y muchas otras, lo que Google ha conseguido es brindar una oferta de software que, de serie, viene preparada para respaldar de manera sólida cualquier propuesta de hardware.

Los fabricantes que quieran competir directamente con el iPhone X, pueden hacerlo sin tener que preocuparse de trabajar la parte de unos y ceros más allá de requerimientos muy concretos. Esto les permite centrarse en plantar cara con especificaciones a la altura del gama alta con mejor reputación del mercado pero con la posibilidad de ahorrarse mucho trabajo de software y, por lo tanto, ofrecer precios más bajos a cambio de una experiencia igual o mejor.

Apple no se va a ver desplazada de su cuota de mercado debido a los factores mencionados. Su reputación es lo suficientemente sólida como para permanecer inamovible. Ahora bien, desde un punto de vista objetivo, lo cierto es que el trabajo que hace Google con Android terminará por conseguir que, si no eres fan de la marca, no encuentres muchas razones de peso para decantarte por el iPhone X cuando estés buscando en lo más alto de la gama alta.