Está claro que el crowdfunding es el método elegido por muchos proyectos que de otra manera no verían la luz. Ya hemos traído algunos por aquí y sin duda seguirán viniendo. Todos ellos traen diferentes propuestas pero si tienen algo en común todas ellas es que son llamativas, tanto como esta que nos promete que podremos correr más rápido gracias a unas plantillas especiales que podemos colocar en cualquier zapatilla.

Bautizadas como «SpeedGrip», son unas plantillas que han sido diseñadas empleando un tejido y una espuma especial que hace que el pie se fije más al calzado. Según explican, las plantillas convencionales son fabricadas a bajo costo y no están optimizadas para la tracción que se ejerce al moverse, lo que ocasiona que el pie se deslice constantemente dentro de la zapatilla y ralentice la velocidad. Y aunque esa ralentización se mide en fracciones de segundo, estas pueden hacer toda la diferencia cuando se está compitiendo.

Las plantillas han sido diseñadas íntegramente por Storelli, una compañía de tecnología deportiva que ha querido reinventar la plantilla convencional para convertirla en un elemento esencial más que en algo invisible y que no se suele tener en cuenta. Dado que en las competiciones de cualquier tipo, los pequeños detalles también cuentan, ellos han querido aportar su pequeño grano de arena para mejorar el desempeño de los deportistas.

Según explican, la superficie de las plantillas tiene una textura de ante que es suave al tacto y no abrasiva. Consigue hacer sentir como si los pies y el calzado se hubiesen fusionado en una sola cosa y las pruebas de fricción que han hecho dicen que han demostrado que se agarra al pie hasta un 50% más que otras plantillas tanto cuando está seca como húmeda o mojada.

Dado que el mundo del deporte mueve mucho dinero, uno no puede evitar preguntarse si lo que prometen desde Storelli no será algo que ya haya sido conseguido por otra marca de equipamiento deportivo. Los argumentos ante algo así que aparecen en su página de Kickstarter no resuelven la duda, aunque el director de diseño de la empresa dice que «Somos capaces de hacer prototipos directamente en el estudio y de dárselos a los deportistas para que los prueben y recibir retroalimentación inmediata. Las grandes compañías no pueden competir con nuestro proceso».

Por otra parte, Storelli no es una empresa nueva, sino que está en el mercado desde 2013 y afamados deportistas hacen uso de sus productos. Esto por lo menos significa un respaldo importante de cara a la confianza de los usuarios, los cuales se la han otorgado ampliamente, pues han superado su meta de 15 mil dólares con bastante diferencia: han reunido más de 50 mil dólares antes de que termine el periodo de financiamiento.

Si todo va bien, las primeras plantillas empezarán a entregarse entre mayo y junio. Y si la experiencia es buena, nunca hay que descartar en estos casos que se empiecen a producir de manera masiva para comercializarlas de forma convencional. Todo dependerá de lo que se conozca acerca de la mejora de desempeño que se perciba.