surface-pro

Prácticamente desde que salió, la línea Surface de Microsoft ha sido muy bien recibida. La última actualización que sacaron de su versión Pro, realizada hacia finales del mes de mayo, también ha recibido buenas críticas. Pero más allá de sus características, dos cosas han llamado la atención: la pérdida de numeración del modelo (no lo han llamado Surface Pro 5, como tocaba) y que no se han referido a él como una tablet, sino como una laptop.

Pueden parecer dos aspectos menores, pero en realidad no lo son tanto: Microsoft está despuntando últimamente en el terreno del hardware y haciendo que otras marcas presten atención a lo que hacen, por lo que decisiones como estas pueden cambiar el rumbo del mercado. En Business Insider también les parecieron unos temas interesantes así que hablaron con Yusuf Mehdi, vicepresidente de Windows y Dispositivos de Microsoft Corporate, para preguntarle acerca de ellos.

Acerca de la pérdida de numeración, Mehdi explicó que desde Microsoft consideran que la Surface Pro es ya lo suficientemente conocida como para que no sea necesario incluir un número al final de su nombre para dejar claro que la más reciente es mejor que la anterior. Se trata de un movimiento similar a lo que hizo Apple con los iPads, a los cuales ha dejado de asignar un número de acuerdo a cada generación.

Pero lo más interesante está en dejar de referirse a la Surface Pro como una tablet para pasar a denominarla laptop.

 

Cambio de liga: ahora jugamos en el terreno de las portátiles

Prácticamente desde que salió, la línea Surface Pro ha sido vendida desde Redmond como «la tablet que puede reemplazar a tu laptop». Es decir, que apuntaba al mercado de tablets. Antes, eso parecía una buena idea, pero ahora no lo parece tanto.

Como señalan desde Business Insider, este mercado se está reduciendo mientras que el de portátiles está demostrando tener unos buenos niveles de resiliencia. Es por ello que desde Microsoft están intentando reposicionar la imagen de la Surface Pro, presentándola como un PC portátil con pantalla táctil. Y de paso, darle un golpe a Apple donde les duele.

Sí, porque al posicionarse como portátil, la competencia ya no es contra el iPad, sino contra el MacBook Pro. Y en ese terreno, pueden ponerles difíciles las cosas a los de Cupertino ya que, en lugar de ofrecer una tablet tan potente como una portátil, están vendiendo una portátil que se puede usar como una tablet.

Bajo estos términos, la oferta de Apple queda inferior principalmente por una cosa: la ausencia de pantalla táctil.

 

Atrapados por la era post PC

Mientras que muchos fabricantes han incorporado a sus modelos portátiles la pantalla táctil, su ausencia en el emblemático MacBook Pro resulta llamativa. Llamativa principalmente porque le resta atractivo a la propuesta de Apple. Sí, claro, tiene su Touch Bar, pero no es lo mismo…

Seguro que Apple tiene sus razones para no ponerle pantalla táctil a su portátil, y a saber cuáles son. Pero creo que podemos arriesgarnos a lanzar una hipótesis: en Cupertino se encuentran atrapados en su concepto de la era post PC.

Este concepto fue sobre todo popularizado por Steve Jobs a partir de 2007 con el lanzamiento del primer iPhone (reforzándolo con la aparición del iPad en 2010) y Apple se ha venido aferrando a él desde entonces. Sus lanzamientos estrella han sido con los dispositivos que se enmarcan en esta era y han hecho de ella su caballo de batalla.

¿Y qué tiene que ver eso con la pantalla táctil? Pues que esta es el símbolo de los dispositivos post PC. Si se le añade a una portátil, que a fin de cuentas no deja de ser un PC en el sentido estricto de «computador personal», el discurso de la era post PC se resquebraja.

Como hemos dicho, es tan solo una hipótesis. Seguramente, Apple tenga otras razones importantes para no hacer táctil la pantalla del MacBook. Pero también es cierto que en Cupertino se toman los detalles y el marketing muy en serio, por lo que no sería descartable.

En cualquier caso, sea por la razón que sea, lo cierto es que mientras tanto, Microsoft ha vuelto a pegarles un buen golpe con su Surface Pro, más o menos en la línea de lo que hicieron el año pasado con la Surface Studio.

 

Marcando camino

Por último, no podemos cerrar sin resaltar las declaraciones de Mehdi respecto a las ambiciones de Microsoft respecto a su línea Surface, la cual no son nada menos que «inspirar» a los fabricantes de PC para «volver a traer algo de emoción a la categoría portátil».

O sea, que desde Redmond esperan que cada vez se siga más el modelo apuntado por la Surface Pro, con modelos híbridos entre tablets y portátiles, algo que ya ha empezado a verse en el mercado. De esta forma, aunque los beneficios de Microsoft se verían mermados (de hecho, al parecer ya lo han sido en este área), ellos reforzarían la posición de líder innovador que parece que es lo que quieren conseguir. Y al hacerlo (y se diría que lo están logrando), de paso desplazarían en el segmento a la compañía rival de la manzana.

Si lo conseguirán o no, está por verse. Pero como desde Apple continúen atrapados en su era post PC y no reaccionen, está claro que desde Redmond van a quedarse con el aura de innovación que antes les pertenecía.