Comparte esto:

Apple es una de las pocas empresas que ha revolucionado los mercados en los que se ha introducido no solo una, sino varias veces. Como casos ejemplificadores tenemos el Mac, que revolucionaron la industria de computadores a mediados de los 80; el iPod, que hizo lo propio con la industria musical; y el iPhone, que lo hizo con la industria de la telefonía celular.

Sin embargo, Apple también ha lanzado productos que terminaron siendo un fracaso. Y es que ni siquiera en Cupertino tienen la mano del rey Midas que convierta todo en oro. A continuación conozcamos algunos de estos productos que no llegaron a prosperar tanto como esperaban en la compañía, algunos de ellos con razón.

La Macintosh Portable

Si una MacBook mira hacia atrás, podrá encontrar al principio de su línea genealógica a la Macintosh Portable, el primer intento de Apple de crear una laptop que fuese tan potente como una máquina de escritorio. Se lanzó en 1989 y, con batería recargable y pantalla LCD en blanco y negro de 9,8 pulgadas, recibió muy buenas críticas por parte de los especiales de aquel tiempo. Sin embargo, su alto precio (7 mil dólares) y un peso acorde a él, ocasionó que las ventas fueran tan pobres que la Portable se terminó descontinuando apenas dos años después, en 1991.

Imagen: Rama

El PowerCD

El PowerCD fue un reproductor de discos compactos lanzado por Apple pero diseñado por Philips que hizo a su aparición en 1993. Se trataba de un producto adelantado a su tiempo porque no solo podía reproducir CDs de música, sino también CDs de datos ya que podía conectarse a un Macintosh por medio de SCSI. También podía conectarse a equipos de música y a televisiones, y contaba con control remoto. Pero fue de nuevo el alto precio que tenía el que jugó en su contra, aunque tampoco ayudó a las ventas que no viniese con parlantes incorporados y que hubiese que conectarlos externamente.

Imagen: Blake Patterson

El Apple Newton

Si los MacBook tienen como antepasado a la Macintosh Portable, el iPad tiene al Apple Newton. El Newton fue uno de los primeros asistentes digitales personales (PDA por sus siglas en inglés) que venía con reconocimiento de escritura y apareció en 1993. Y aunque se consideró como un dispositivo tecnológicamente innovador cuando apareció, otra vez su precio fue lo que limitó sus ventas. Bueno, eso y algunos problemas en sus inicios con el reconocimiento de escritura que parece que lastraron la percepción que tenía el público de esta PDA. Su desarrollo terminó siendo cancelado en 1998 bajo la dirección de Steve Jobs.

Imagen: Blake Patterson

La Macintosh TV

El Newton vino acompañado en 1993 de otro precursor de un producto actual: la Macintosh TV, que vendría a ser el ancestro del Apple TV. Este Macintosh en realidad no dejaba de ser una computadora que podía ser utilizada como un televisor Sony Trinitron de 14 pulgadas, de forma que la pantalla podía ejercer como una pantalla normal de computador o como una televisión preparada para recibir señal de cable. Eso era todo. Por no poder, ni siquiera podía mostrar la señal de TV en una ventana del sistema, por poner un ejemplo. Parece que en Apple fueron conscientes de que el producto no tenía mucho futuro porque solo se fabricaron 10 mil unidades, las cuales además estuvieron poco tiempo en el mercado.

Imagen: Ben Boldt

La Apple QuickTake

Como hemos visto hasta ahora, en su historia Apple ha tocado muchos palos, y uno de ellos también fue la fotografía digital, sector que abordaron con la QuickTake, una de las primeras líneas de cámaras digitales para el consumo masivo. Fue fabricada en colaboración con Kodak y luego con Fujifilm y estuvo en el mercado desde 1994 hasta 1997, apareciendo hasta tres versiones (100, 150 y 200). La QuickTake es considerada también como un producto pionero y tuvo cierta acogida a pesar de lo limitada que era si la vemos en términos actuales: la cámara original solo podría sacar 8 fotos y estas tenían una resolución de tan solo 640×480. A medida que el sector prosperó y aparecieron mejores cámaras, la QuickTake vio como sus ventas disminuían hasta que Steve Jobs decidió descontinuarla en su intento de racionalizar las operaciones de la compañía, apartándose de todo lo que no fuesen computadoras.

Imagen: Jaqian

La Apple Pippin

Y terminamos con otra muestra de que hubo un tiempo en el que parecía que no hubiese área que Apple no quisiera explorar: la Apple Pippin, una consola de vídeojuegos. En realidad, se trató de un producto que la compañía nunca tuvo intenciones de comercializar bajo su marca, sino licenciándolo a otros. Pero el único que compró la licencia fue Bandai, que la lanzó al mercado en 1996. La consola tenía cosas interesantes, como su capacidad de conectarse a Internet, pero por entonces, todo el terreno estaba dominado por las tres grandes de la época (PlayStation, Nintendo 64 y Sega Saturn) y no tuvo ni una pequeña oportunidad frente a ella al ser un híbrido entre consola y computadora y no destacar por ninguno de los dos lados. Al final, se descontinuó un año después, tras haber vendido tan solo 42 mil unidades. Hoy en día, tiene el dudoso honor de haber sido considerada como uno de los 20 peores productos tecnológicos de la historia por la revista PC World.

Imagen: Evan-Amos

No se puede acertar siempre

Estos no han sido los únicos fracasos de Apple. Hay más desaciertos en su lista, pero estos son algunos de los más destacadas. Y en todos ellos hay una constante, ¿te has dado cuenta? Todos aparecieron en el periodo en que Steve Jobs no estuvo en la empresa, el cual fue desde 1985 hasta 1997.

Con esto no queremos decir que todo fue malo en Apple mientras no estuvo Jobs, desde luego, pero algo significará que algunos de sus fracasos más sonados hayan ocurrido en ese periodo de tiempo. El qué significa concretamente es algo que dejamos a tu imaginación, aunque algo hay escrito por ahí respecto al tema.