Los cambios más importantes del nuevo diseño de Facebook e Instagram

Comparte esto:

Cuando el número de usuarios de tu servicio se mide por millones, debes ser muy cuidadoso con los cambios que haces en tu diseño para no desatar una crisis que puede llegar a hacerte daño. Es dudoso que a Facebook le ocurriese algo así, pero lo cierto es que la compañía de Mark Zuckerberg siempre es muy cuidadosa con las modificaciones que realiza tanto en la web como en las aplicaciones.

Precisamente ha sido en estas, tanto para iOS como para Android, donde ha realizado las últimas. Son cambios muy sutiles que parecerían estar orientados a reducir la fatiga visual durante largas sesiones de navegación, que al final es lo que busca Facebook que hagamos.

Pero aparte de la joya de la corona, los diseñadores a sueldo de Menlo Park también le han dado algo de mimo a la aplicación de Instagram. No mucho, es cierto, pero lo poco que han hecho ya representa una mejora respecto a lo anterior. Veamos a continuación en qué consisten los cambios más importantes en ambas aplicaciones.

Ahora se conversa mejor en Instagram

Comenzamos con la única modificación que se ha introducido en Instagram: la anidación de comentarios. De esta manera, si respondemos a un comentario, nuestra respuesta aparecerá justo debajo de él, lo que consigue que las conversaciones sean mucho más fluidas y fáciles de seguir. Además, es más fácil responder a algo en concreto. Vamos, que el orden ha llegado a los comentarios de Instagram. Siempre que los usuarios lo utilicen, claro.

 

Botones que distraen menos y avatares redondos

Los botones de «Me gusta», notificaciones, compartir y otros han sido modificados de forma sutil pero efectiva de cara a que no distraigan: ahora solo se aprecian por su perfil, sin relleno de color.

Por otra parte, pareciera que Facebook tiene ojos puestos en todo lo que hace prácticamente todas las otras compañías rivales, siempre con el objetivo de llevarse aquello que sirva a sus intereses. En este caso, en quien parece haberse fijado es en Twitter, de quien ha imitado la forma redonda de los avatares. Habrá que ver si esto también va a parar a la versión web, pero por el momento solo lo encontramos en las aplicaciones.

En busca de mejorar la legibilidad

La previsualización de enlaces es lo que consigue que los usuarios lo sigan, y a Facebook le interesa que se abran porque, al fin y al cabo, eso es lo que venden a las empresas. Por ello, han hecho que estas previsualizaciones sean ligeramente más grandes. Insistimos: ligeramente. De hecho, es difícil de apreciar si no comparas el cambio con el estado anterior.

Otros cambios que se han hecho han sido incrementar la visibilidad del dominio del enlace, colocándolo sobre su título. De esta forma, se busca ayudar a que los usuarios no entren por despiste en sitios de noticias falsas.

A esto último cabe añadir que, días después de anunciar estas modificaciones, Facebook añadió la posibilidad de que las empresas de medios suban sus logos para que estos aparezcan junto a los artículos que se muestren en las secciones de Trending y Búsquedas, de forma que sea más fácil todavía para los usuarios identificar la fuente de las noticias sin necesidad de entrar en ellas.

Evitando que nos perdamos

Las publicaciones individuales, a las que accedemos al tocar en ellas para, por ejemplo, ver los comentarios, también han recibido un rediseño sutil. El objetivo es que tengamos claro dónde estamos en cada momento. Para ello, se han desecho de la barra superior azul y ahora solo se ve el usuario que publicó el estado acompañado de una flecha para retroceder al feed de noticias.

Globos everywhere

Por último, el cambio más apreciable a simple vista quizá sea el que han hecho en los comentarios, donde estos ahora se muestran dentro del característico globo al estilo de las aplicaciones de mensajería. Con esto quizá lo que buscan es incentivar que se hagan más comentarios a las publicaciones al imitar precisamente a los sistemas de mensajería. No olvidemos nunca que, para Facebook, la interacción que hagamos en su plataforma es muy, pero que muy importante.

 

OK, buenos cambios. Pero…

Como decíamos, son cambios pequeños, bastante sutiles todos. El objetivo: mejorar la experiencia de usuario y… bueno, es que con Facebook es inevitable ser cínico: conseguir que nos quedemos el mayor tiempo posible en la plataforma. Porque cuanto más estemos allí, más dinero ganan ellos.

Sí, las modificaciones nos benefician a los usuarios y la red social, claro. Pero dejan un sabor agridulce, pues da la impresión de que Facebook pusiera más empeño en aquello que les beneficia a ellos (y de rebote a nosotros) que en lo que nos beneficia a los usuarios. Me refiero a la aplicación móvil en concreto.

Facebook todavía tiene la asignatura pendiente de optimizar ese gigantesco devorador de espacio y recursos que es su aplicación, algo acerca de lo cual no ha mostrado ni siquiera tener intenciones vagas. De hecho, tiene tan poca disposición a hacerlo que prefirió sacar una versión más pequeña (Facebook Lite) que mejorar la grande.

Hasta que no afronten esa tarea, este tipo de cambios, aunque bienvenidos, habrá que mirarlos como una manera de optimizarnos a nosotros mismos para que le demos más valor a la red social.