Las novedades del nuevo teléfono tope de gama de Samsung

Comparte esto:

El domingo arrancó el Mobile World Congress y, tras como se esperaba, Samsung hizo acto de presencia para presentar la siguiente iteración de uno de sus buques insignia: la serie Galaxy S con sus S9 y S9 Plus.

Antes de entrar en las especificaciones de estos nuevos teléfonos, la apreciación general de los mismos ha sido que no se trata de una reinvención de la serie Galaxy, sino más bien una evolución o hasta un refinamiento de lo que ya propusieron el año pasado con los S8 y S8 Plus. Sin embargo, en esta ocasión la diferencia entre los dos modelos (el simple y el Plus) es mayor en esta nueva entrega que en la anterior.

Mismo tamaño, mismo diseño

galaxy-s9-aspecto

A nivel de diseño, Samsung no se ha esforzado en marcar distancias con lo que ya exhibieron en el S8. El S9 y el S9 Plus mantienen el mismo aspecto que sus predecesores, ocupando todo el frontal con su Infinity Display, una tira de aluminio en los laterales y una parte posterior de vidrio.

Precisamente es en la parte trasera donde encontramos una de las principales diferencias estéticas: el cambio de ubicación del sensor de huellas dactilares. Ahora, en lugar de encontrarse a un lado de la cámara, está debajo de ella. Adicionalmente, también hay cuatro colores nuevos disponibles: Midnight Black, Coral Blue, Lilac Purple y Titanium Gray.

El resto de cambios introducidos son más bien sutiles, enfocados a despejar más el diseño. Uno de los ejemplos es la ocultación del escáner de iris, haciendo parecer el borde superior más «libre» que antes.

Mejoras modestas por dentro

Ya lo hemos dicho: la pantalla sigue siendo la Infinity Display QuadHD de 5,8 y 6,2 pulgadas para cada modelo con resolución QHD+ y formato 18,5:9. Desde Xataka afirman que proporcionan «colores vivos, contraste excelente y nitidez que se traducen en una experiencia visual difícilmente superable» pero, según explican desde Business Insider, aunque siguen viéndose tan bien como siempre pero ya no impresionan tanto como antes. Sí, se han introducido ligeras mejoras de brillo y precisión de color, pero el impacto que podrían producir ha quedado un tanto diluido.

Metiéndonos en el interior de los teléfonos se pueden encontrar las actualizaciones más notables. Por un lado, tenemos que el procesador que se ha empleado en ambos modelos es el Snapdragon 845, el cual va acompañado de 4 GB de RAM para el S9 y 6 GB para el S9 Plus. Los dos también han recibido el escáner de iris del Note 8, para así poder desbloquear el dispositivo.

La batería sigue siendo la misma: de 3000 mAh para el S9 y de 3500 mAh para el S9 Plus. En almacenamiento, encontramos novedades. Renemos tres opciones: 64 GB, 128 GB y 256 GB (esta última es nueva), además de soporte de MicroSD de hasta 400 GB. Todo ello, movido por Android Oreo.

Hasta aquí, como vemos no hay grandes diferencias. Y esto es porque a continuación es cuando no fijamos en las dos principales que han llegado en esta iteración.

Doblando la apuesta en cámara y parlantes

s9-parlantes

Una de las principales diferencia con los S8 son los parlantes. Por primera vez, Samsung le mete a la serie Galaxy S parlantes estéreo. Uno está situado en la parte inferior y el otro en la superior, pero integrado al propio auricular del teléfono.

Al parecer, según indican desde Xataka, a pesar de que el parlante inferior no nos apunte directamente, «suenan realmente bien». Según la compañía, estos S9 cuentan con 1,4 veces más volumen que el S8 y, además, tenemos la opción de activar la mejora de sonido Dolby Atmos.

La cámara es la otra diferencia. Y no hablamos de la frontal, la cual sigue siendo igual que la del S8: 8 MP, AF, f/1.7. Es la trasera la que ha recibido una buena renovación. Pero si lo que buscas es una cámara dual, tendrás que decantarte por S9 Plus, que es el único que la incorpora.

El sensor, que es igual en ambos modelos, sigue llegando hasta un máximo de 12 MP, pero el objetivo ha sido rediseñado desde cero para ofrecer algo nuevo para las cámaras de los celulares: apertura mecánica.

Por cuestiones de tamaño, los fabricantes siempre han ofrecido cámaras con aperturas fijas y se han enfocado en desarrollar otras cosas como enfoque automático o añadir lentes de segundo plano para mejorar la calidad de las imágenes. Sin embargo, según cuentan en Digital Trends, la apertura dual del Galaxy S9 permite que esta sea tan amplia como f/1.5 (una apertura ultra ancha que deja entrar mucha luz y puede ser útil en situaciones de poca luz) o mantener detalles más nítidos en f/2.4.

Por defecto, la cámara cambia automáticamente entre las dos aperturas según la cantidad de luz, pero hay un modo profesional que permite configurar la mayoría de los ajustes, como ISO y el balance de blancos (menos la apertura). La inclusión de una apertura variable es un logro notable, que probablemente sea algo que a lo largo del año se vaya viendo en cada vez más teléfonos.

Lo justo para justificar un cambio de número

emojis-realidad-aumentada

Por último, cabe reseñar la introducción de los emojis de realidad aumentada, que viene a ser la respuesta de Samsung (¿o la réplica?) a los Animojis de Apple. Básicamente, lo haces es tomarte un selfie y el equipo lo transforma en un avatar que puede rastrear tus movimientos faciales y replicarlos. Es decir, algo que no va más allá del puro entretenimiento y que será una de las características más usadas sobre todo en los primeros días.

También se ha añadido un nuevo modo de vídeo en cámara lenta de 960 fotogramas que resulta impresionante pero que, según dicen en Business Insider, no va más allá de ser una hazaña técnicamente espectacular y no es algo que parezca que pueda mejorar la usabilidad diaria del celular.

Desde Xataka también resaltan la incorporación de Bixby Vision, una nueva función del asistente de Samsung que continúa teniendo una fuerte presencia en sus teléfonos. Entre las características incorporadas con este Vision están la traducción instantánea de textos a través de la cámara como ya se puede hacer con Google Translate y la obtención de información de lugares de interés y calorías de un alimento.

En resumen, que los Galaxy S9 y S9 Plus traen las novedades justas como para justificar un salto de versión, pero poco más. Renuevan su posición como unos de los mejores teléfonos del mercado pero no ofrece novedades espectaculares, aunque algunos usuarios seguramente sí apreciaran especialmente lo nuevo que viene en los parlantes y la cámara.

Los teléfonos estarán disponibles a partir del 16 de marzo. En preventa a partir del viernes 2 de marzo, se podrán adquirir con un precio de salida de $720 y $840 respectivamente.

Fuente: Xataka