Comparte esto:

Desde que conseguimos salir al espacio, uno de nuestros «pasatiempos» favoritos ha sido hacernos selfies; es decir, fotos del planeta en el que habitamos, de la Tierra. Se han tomado desde cientos de kilómetros, desde miles y hasta desde millones y miles de millones de kilómetros.

Estos selfies tienen varios objetivos. Ayudan a los científicos a estudiar nuestro mundo y a entender cómo se ve un planeta habitado y habitable desde lejos, lo que ayuda a buscar otros mundos similares. Pero al común de los mortales nos ayuda a otras cosas. Entre ellas, a comprender la vastedad del universo en el que nos encontramos y a reflexionar acerca de nuestro pequeño papel en él.

Pero no nos pongamos muy contemplativos. O al menos, no lo hagamos ahora mismo, sino después de ver estas espectaculares imágenes de distintas épocas que han sido seleccionadas de una galería elaborada por Business Insider. Después, sí: a meditar, que seguro que nos viene bien.

La NASA y el NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica por sus siglas en inglés) crearon esta composición con imágenes que fueron tomadas por el Suomi National Polar-orbiting Partnership, un satélite que orbita alrededor de la tierra 14 veces al día, el 9 de abril de 2015. Se puede apreciar el ciclón tropical Joalane sobre el océano Índico (arriba a la derecha). Fuente: NASA.

Esta foto fue tomada por el GOES-16 (Geostationary Operational Environmental Satellite-16) el 15 de enero de 2017. El satélite orbita alrededor de 35.000 kilómetros sobre la Tierra, una posición llamada órbita geoestacionaria. Al permanecer siempre sobre el mismo punto, permite monitorizar los cambios que hay con el tiempo en la atmósfera, en tierra firme y en los océanos. Como alcanza a visualizar regularmente la luna, la usa para calibrar las cámaras. En este caso, consiguió capturar una rara alineación del sol, la luna y la Tierra. Fuente: NOAA

El 30 de septiembre de 2016, la nave Rosetta se estrelló en el cometa 67P / Churyumov-Gerasimenko. Pero antes de su inevitable final, el 12 de noviembre de 2009, tomó esta fascinante imagen de la Tierra en la que solo se puede apreciar el Polo Sur y la Antártida iluminados por el sol. Fuente: ESA

No podía faltar en esta selección la famosa «canica azúl», una de las fotos más reproducidas en toda la historia. Fue tomada por los integrantes de la última misión lunar tripulada, el Apolo 17, aunque no se sabe quién de ellos concretamente lo hizo. Se tomó el 7 de diciembre de 1972 desde una distancia de 45 mil kilómetros, mientras viajaban hacia nuestro satélite. Su nombre viene de que a los astronautas nuestro planeta les pareció eso, una canica de vidrio. Fuente: NASA

Una vista poco habitual: la Tierra desde la Luna. Lo que le hace especial a esta es poder tener el suelo de nuestro satélite, lo que nos sirve como referencia para hacernos una idea de cómo se ve nuestro planeta desde allí. Fue tomada por el Lunar Reconnaissance Orbiter, el 12 de octubre de 2015. Fuente: NASA

Otra imagen bastante conocida. Fue tomada por el Lunar Orbiter 1 el 23 de agosto de 1966 mientras exploraba lugares en los que los astronautas podrían aterrizar en la luna. La tecnología de los años 60 no podía acceder a toda la profundidad de los datos de imagen, pero la NASA la grabó en cintas analógicas, con lo que el Proyecto de Recuperación de la Imagen Orbital Lunar (LOIRP) recuperó recientemente esta versión de la famosa foto. Fuente: NASA/LOIRP

Tomada el 29 de octubre de 2014, en esta imagen podemos apreciar con claridad la distancia que hay entre nuestro planeta y la Luna. Fue hecha por la sonda lunar de la Administración Nacional del Espacio Nacional de China. La próxima misión lunar del país asiático es traer una muestra de suelo lunar durante este 2017. Si tiene éxito, será la primera recogida de muestras desde las últimas misiones de Apolo en los años setenta. Fuente: NASA APOD, The Planetary Society

Otra imagen que, como la anterior, muestra la distancia entre la Tierra u nuestro único satélite natural. En este caso, se trata de la primera que se hizo de su tipo y fue tomada el 18 de septiembre de 1977 por el Voyager 1 cuando estaba a más de 12 millones de kilómetros de distancia. Fuente: NASA

Y terminamos con las apreciaciones de distancias con esta imagen que fue tomada por la Mars Express en su camino a Marte el 3 de julio de 2003. Lo hizo a una distancia de 8 millones de kilómetros de nuestro planeta. Desde diciembre de ese año, este satélite orbita el planeta rojo fotografiando su superficie en 3D. Fuente: NASA, ESA

Y terminamos con el famoso «punto azúl pálido». Tomada por la Voyager 1 el 14 de febrero de 1990 a una distancia de 6000 millones de kilómetros, en ella se puede apreciar a la tierra como eso, un punto de luz que apenas se ve debido al Sol. Fue seleccionada por Space.com en 2001 como una de las 10 mejores fotos científicas del espacio de la historia. Fuente: NASA