Comparte esto:

Digamos que has oído hablar de las criptomonedas y tienes un poco de plata guardada que te gustaría invertir, decides apostar por Bitcoin. Sin embargo, antes de comprar las primeras, descubres que no es la única criptomoneda existente. Hay varias más, pero la que más fuerte está pegando de ellas es Ethereum. Y entonces, te encuentras con un dilema: ¿cuál de las dos comprar? Es más ¿qué diferencias hay entre ellas?

Con la ayuda Digital Trends, vamos a intentar descubrir qué es lo que distingue a las dos criptomonedas más populares, más allá de su valoración. Y es que esta, aunque sea el factor que más nos puede influir a la hora de tomar una decisión, no es lo único que hay que tomar en cuenta a la hora de decidirse entre ambas. Sin embargo, va a ser precisamente por este aspecto por el que comencemos.

Diferencias por almacenamiento de valor

criptomonedas-valor

Actualmente, la criptomoneda más exitosa para el almacenamiento de valor, que es una de las funciones de toda moneda, sigue siendo Bitcoin. Es la más valiosa del mundo con bastante margen y, al ser la primera en operar, ha probado su eficacia. También esto ha hecho que sea haga más conocida que el resto de criptomonedas, por lo que resulta más fácil transaccionar con ella (porque es más aceptada) y almacenarla.

Esto no quiere decir que Ethereum y su moneda, Ether, no sea valiosa. Para ser una criptomoneda más jóven que Bitcoin (Bitcoin apareció en 2009 y Ethereum en 2015) es una de las más populares. En promedio, su valor de mercado suele estar en segundo lugar tras Bitcoin.

Eso sí, en cuestión de valor monetario real, una sola «ETH» es menos del 5% de un Bitcoin. Una de las razones de ello, más allá de la popularidad, es por la escasez de las Bitcoins. Hay que considerar que existe un límite estricto en el número de Bitcoins que se llegaran a generar: 21 millones. Una vez que se alcance esa cifra, ya no habrá más.

Debido a la oferta y la demanda, esto quiere decir que en teoría el Bitcoin deberá aumentar de valor hasta que dejen de aparecer más monedas. Sin embargo, Ethereum continuará liberando la misma cantidad de Ethers de forma regular y por siempre, se manera que sus existencias serán constantes y seguirán en expansión.

Diferencias para hacer transacciones

criptomonedas-transacciones

Otra de las funciones de una moneda es la de realizar transacciones con ella. Y aunque Bitcoin sea más valiosa que Ether, esta se ha convertido con bastante rapidez en uno de los métodos preferidos para transferir riqueza entre personas y entidades empleando criptomonedas: desde mediados de 2017, superó en número de transacciones diarias a Bitcoin, llegando a doblarlas en la actualidad.

Una de las razones por las que se prefiere usar Ethereum para transaccionar es porque puede ser usado como plataforma para otras monedas criptográficas y porque las transacciones en Ether tienden a confirmarse en el blockchain con más rapidez. Al ser más una moneda más reciente, está más optimizada que Bitcoin y por lo tanto es más eficiente.

Otro motivo para preferir Ethereum para transacciones es que las comisiones suelen ser más bajas que las de las transacciones con Bitcoin. Por supuesto, siempre es posible que estas aumenten, pero es poco probable que suceda de la misma manera que ocurrió con Bitcoin. Es previsible que esas tasas continúen siendo más bajas durante bastante tiempo.

Diferencias tecnológicas

criptomonedas-ethereum

Posiblemente, la mayor diferencia entre ambas criptomonedas, y en realidad entre todas, es la tecnología que tras ellas. Técnicamente, Ethereum no es una criptomoneda propiamente dicha, sino un tipo de tecnología blockchain que, además de sustentar las transferencias de Ether, puede usarse para crear otras criptodivisas.

Explicar esto a profundidad queda fuera del propósito de este artículo, así que basta decir que si existen tantas criptomonedas actualmente es porque muchas emplean la tecnología de Ethereum, la cual cuenta con una característica clave que no tiene Bitcoin: los contratos inteligentes Turing completos.

Bitcoin es un ejemplo en sí mismo de contrato inteligente (programas que tienen la capacidad de cumplir acuerdos de forma automática una vez que las partes han fijado los términos). Sin embargo, Ethereum puede manejar mucha más complejidad gracias al sistema que utiliza. Esto hace que opere de una manera mucho más descentralizadora que Bitcoin, incluso aunque su impacto monetario a día de hoy sea menor.

¿En cuál poner tu dinero? Depende

criptomonedas-elegir

Existen defensores no solo para cada una de estas dos criptomonedas, sino para todas las existentes. Cada uno de ellos tiene argumentos de peso para defenderlas, pero al final tanto Bitcoin como Ethereum tienen sus ventajas y desventajas y elegir una u otra dependerá de lo que queremos hacer con ella.

Si lo que se buscas es invertir en la criptomoneda con mayor soporte, sin duda la opción a elegir es Bitcoin. Pero claro, es la más cara de todas las criptomonedas y cuenta con tasas de transacción altas. Además, su valor sube y baja en ocasiones vertiginosamente, habiendo experimentado más de una vez caídas históricas. Sumando todo esto, obtenemos que para invertir en Bitcoin es necesario tener mucho dinero y ser paciente.

Si lo que planeas es hacer transacciones más regulares, pagando por bienes o servicios o hacer envíos a otras personas, Ethereum es mucho más manejable y, desde luego, mucho más barata. Aunque no es perfecta, es mucho mejor que Bitcoin en este sentido.

En cualquier caso, antes de invertir o usar cualquiera de las dos, haz una investigación de mayor profundidad. Piensa que las dos son monedas muy recientes y su futuro está lejos de estar garantizado, por lo que mejor dedicar un poco de tiempo antes de meterte en un entorno con una incertidumbre que te resulte contraproducente.