Comparte esto:

Hoy en día, todas las compañías están tratando de llenar el vacío entre el mundo digital y el mundo físico. Los avances tecnológicos brindan oportunidades para que las empresas evolucionen y adapten sus modelos de negocios y satisfagan las demandas de los entornos globalizados, que incluyen nuevos tipos de organizaciones, comportamientos, liderazgo, expectativas de los usuarios finales, entornos de trabajo cambiantes y requisitos de seguridad rigurosos.

Según estudios de transformación digital realizados durante 2018 por Vanson Bourne, empresa de investigación independiente enfocada en temas de tecnología, las empresas que apuesten por incorporar una cultura digital al centro del negocio a través de una estrategia de transformación digital de sus procesos alcanzarán altos niveles de productividad, eficiencia y eficacia.

La incorporación de la integración digital será un paso fundamental para todas las empresas que pretenden estar al día con los avances tecnológicos y asumir una postura activa en la nueva forma de hacer negocios.

La gestión digital de procesos internos, logísticos y financieros, el big data aplicado a la predicción de mercados comerciales, la automatización de procesos robóticos RPA y la inteligencia artificial son las tendencias que están marcando el ritmo de crecimiento de las empresas.

hero

La clave para generar una integración digital efectiva, con resultados positivos, está en combinar y complementar procesos para hacerlos compatibles y fáciles de implementar. En este sentido la integración digital de la cadena de valor de punta a punta se convierte en una prioridad estratégica para las empresas.

Xerox ayuda a las empresas a adoptar la integración del mundo analógico y digital para trabajar de manera más eficiente, ahorrar costos y mejorar la experiencia del cliente. Por un lado, integrar el mundo físico y digital en el procesamiento de documentos permite entender las necesidades del negocio desde una visión holística para ayudar a los clientes a capturar la información, procesarla y administrarla de una forma más eficiente. Por otro lado, las empresas deberán adoptar nuevas competencias digitales en donde se tomen en cuenta un macro de elementos como los culturales, demográficos, estilos de trabajo y modelos operacionales.

Una integración digital adecuada implica el desarrollo de un conjunto de acciones que transformarán las actividades, las personas y toda la estructura de una empresa. Esto generará flujos de trabajo de alto valor, permitiendo la automatización de muchas de las tareas diarias de la oficina y haciendo que las empresas sean más rentables.

Para más información: Xerox.com.