Lo hemos visto en varias entrevistas: falta personal con formación en tecnología y en disciplinas relacionadas, como el marketing digital. A pesar de que el país está inmerso en la llamada revolución tecnológica, la oferta de muchas instituciones educativas sigue siendo insuficiente a la par que, en algunos casos, desactualizada.

Debido a esto es que organizaciones enfocadas en la capacitación tienen un campo fértil donde florecer. Y una de ellas hace ya unos años que empezó a sembrar en este terreno y continúa haciéndolo. Estamos hablando del Instituto Tecnológico Quito que, situado en la capital como indica su nombre, brinda una oferta de formación tecnológica que trata de cubrir la demanda existente en el mercado.

Para conocer más acerca de sus cursos y del enfoque particular con el que los llevan a cabo, conversamos con Iván Cadena, rector de la institución, y con Christian Tirira, director del departamento de publicidad digital y brazo derecho del rector.

 

Una oferta acorde a los tiempos

Cabe comenzar por señalar que el Instituto Tecnológico Quito ha pasado por dos fases claramente diferenciadas. La institución nació allá por el año 1984 y, entonces, fue el primer instituto de computación en la ciudad, llegando a tener alrededor de mil alumnos. Sin embargo, debido a ciertos avatares personales de quienes estaban a cargo, fue decayendo con el tiempo.

La segunda etapa comenzó a partir de 2009, momento en que el actual equipo se pone a los mandos de la institución, encargándose de renovarla y modernizarla. En la actualidad cuenta con instalaciones en dos lugares: en el centro norte de Quito (10 de agosto y Colón) y en Conocoto (Juan Montalvo y Mariscal Sucre).

Es en esta etapa donde el Instituto ha desarrollado una oferta académica que incluye tecnologías, certificaciones y programas que buscan brindar alternativas educativas que cubran tanto demandas ya existentes en el mercado laboral como sectores con un gran potencial para el desarrollo, como es el caso del primer curso que abordamos y que es uno de los más llamativos de aquellos con los que cuentan: el de youtuber.

Desde crear contenido hasta edición de vídeo: aprende a ser youtuber

Iván confiesa que, cuando lanzaron el curso de youtubers, hubo gente que dijo que estaban locos: «Este tema pareció una locura pero ya vamos viendo que no». Y es que, a pesar de las críticas iniciales, el curso ha ido creciendo en aceptación, sobrepasando incluso sus expectativas: «Por aula, podríamos llegar a tener unos 25 estudiantes. Hoy por hoy, ya tenemos 200 personas interesadas en el siguiente curso. Es decir, sobrepasa nuestras expectativas y hasta nuestras condiciones como para tenerlos. 200 personas es difícil».

Según nos explica Christian, el curso tiene una duración de 24 horas repartidas a lo largo de una semana. En él, se conjugan la parte teórica y la práctica, aunque esta recibe un énfasis adicional: «Dentro de la parte técnica, lo principal: manejar la cámara, saber cuándo grabar, cómo grabarlo, escenografía… Luego vamos al tema de edición de vídeo».

Sin embargo, no todo es técnico, ni mucho menos: «el primer día nos centramos en la idea para generar contenido y nos enfocamos en lo necesario para crear una intro. Una vez con ella, vamos a ver el manejo de cámara, que tiene que poner… Es teoría y práctica».

En lo que se refiere a la edición, la aproximación se hace pensando en la escalabilidad para que los alumnos puedan comenzar con los recursos más accesibles para luego profesionalizarse: «Empiezas con un programa básico. Luego, cuando vamos entrando un poco más en el tema, vamos utilizando programas profesionales. Porque lo que queremos es que ellos hagan vídeos profesionales».

Es en el momento de finalizar el curso cuando hace aparición una de sus características más interesantes. Como ocurre en cursos de otras disciplinas, cada alumno debe presentar un trabajo final que, en este caso, lógicamente es un vídeo. Pero la peculiaridad es que este vídeo no será solamente evaluado por los instructores del Instituto, sino también por youtubers profesionales.

«Nos han abierto las puertas youtubers nacionales e internacionales» nos cuenta Christian. De esta manera, los alumnos tienen la posibilidad de recibir las recomendaciones y consejos no solamente de los capacitadores especializados, sino también de aquellos que están directamente relacionados con el medio en el que quieren desarrollar su actividad.

Formando expertos en comercio electrónico

Pero el ITQ no destaca solamente por ser una de las pocas instituciones, si es que no la única, que cuenta con una escuela de Youtubers, sino también por el resto de su oferta académica. En ella, los dos pilares principales son las tecnologías en comercio electrónico y análisis de sistemas. Ambas tienen una duración de 6 semestres y en cada una los alumnos salen con el título  de tecnólogo en la materia respectiva.

Mientras que en la tecnología de análisis de sistemas los alumnos aprenden desarrollo de software, manejo de big data, redes y hardware, la de comercio electrónico integra muchos elementos de marketing y redes sociales, aunque tratados a profundidad. Pero al margen de los temas específicos, destaca por encima de todo el enfoque eminentemente práctico y la actualización permanente que se realiza.

«De hecho, tenemos un problema cada semestre —nos explica Iván—. Como salen nuevas herramientas y nuevas técnicas, nos toca cambiar los contenidos cada semestre. Si pudiéramos hacerlo cada mes, lo haríamos. Entonces los mismos alumnos dicen: “¿pero me tocaría esto?” Y contestamos: “Es que ya eso no funciona…”».

Esto hace que definir con exactitud las herramientas que se imparten sea una tarea un tanto complicada. Por ejemplo, Christian nos explica que «Para lo que son sitios web, utilizamos WordPress y Joomla. Al inicio, empezamos con Dreamweaver, pero después empezamos con gestores de contenido. Ahora estamos utilizando también Prestashop y Drupal, y en este semestre vamos a implementar lo que es Magento».

Dentro de este enfoque de actualización constante, cabe reseñar la última implementación que han hecho: preparación para las certificaciones oficiales de Google Adwords y Google Analytics. «Este semestre ya comenzamos este tema. Tenemos 18 estudiantes en cuarto semestre, de los cuales 15 se certificaron. No los certificamos nosotros, sino Google», nos dice Christian, añadiendo a continuación el valor que esto tiene para el alumno dentro de su curriculum, pues aumenta las posibilidades de conseguir un empleo.

Y es que, como resaltan tanto Christian como Iván a lo largo de la conversación, ya desde el primer semestre los alumnos adquieren aptitudes que les capacitan para empezar a ganarse la vida, las cuales se van profundizando a lo largo de la carrera.

Capacitación actualizada: marketing digital y videojuegos

Complementando todo el repertorio de formación del Instituto, existen algunos cursos más que consolidan la propuesta de la institución en relación a la capacitación en temas tecnológicos.

Por un lado, está la certificación en marketing y redes sociales, la cual integra elementos de otros cursos, como el de YouTube o aspectos de la tecnología en comercio electrónico. En esta certificación, los alumnos «aprenden lo que tiene que ver con marketing digital y social media: email marketing, cómo llegar al cliente y fidelizarlo, ser community manager y manejarlo de manera profesional, y además reciben tema multimedia, con edición de vídeo», entre otras cosas.

En lo que se refiere a redes sociales, los alumnos aprenden, según nos explica Christian, «todo lo que tiene que ver con anuncios, tanto Facebook Ads, Twitter, Instagram, LinkedIn… A crear anuncios, grupos de anuncios con un solo presupuesto, hacer la base de datos con códigos de seguimiento…». Y en esto, se incluye también conocer a detalle las políticas de dichas redes para evitar cometer errores que pueden terminar comprometiendo las campañas publicitarias restándoles eficiencia.

Y por supuesto, también se forman en la utilización de herramientas como plataformas de gestión para manejar con más facilidad las cuentas que tengan asignadas. Entre estas plataformas, están las más conocidas del mercado, como Hootsuite, Social Tools o Postcron.

Adicional a esta certificación, está el curso de creación de videojuegos, el cual abrieron debido a que, según nos explica Iván, «vimos que hay montón de gente que quiere lanzarse a ese mundo».

Este curso se centra en aprender a usar la plataforma Unity, una de las más conocidas y populares dentro del sector. Unity brinda a la par sencillez y potencia, ya que los resultados que ofrece pueden tomarse como base para realizar juegos muy complejos que involucran profundas tareas de programación.

Además, Unity cuenta con una gran ventaja: la posibilidad de usarlo para generar juegos tanto para PC como para las plataformas móviles Android y iOS. Estas últimas ofrecen vías sencillas para la comercialización, de forma que los alumnos pueden dar los primeros pasos en la monetización de los productos que aprendan a crear en el curso.

 

***

 

Durante toda la conversación con Iván y Christian pudimos apreciar que el equipo que lleva las riendas del Instituto Tecnológico Quito no solamente es un equipo apasionado por la formación y por compartir conocimiento, sino que además comprende bien la necesidad de seguir el frenético ritmo del mundo de la tecnología. Ambos factores se conjugan de manera positiva y se reflejan en los detalles de su oferta académica.

Desde Tekzup queremos agradecer a Iván Cadena y Christian Tirira por concedernos el tiempo necesario para conocer con más profundidad las propuestas educativas del ITQ. Para conocer más acerca de las mismas, solo hay que dirigirse a su sitio web o buscarlos en redes sociales, donde tienen presencia en Facebook, Twitter y YouTube.