Comparte esto:

A medida que los videojuegos se han ido popularizando e integrándose más en las vidas de todos, uno de los prejuicios con los que cargó esta actividad desde sus inicios se ha ido disipando: el de que los videojuegos son solo para niños.

Los videojuegos forman parte de la oferta de ocio existente para todas las edades, con títulos segmentados en función de estas, por supuesto. Sí, todavía hay quienes los desdeñan e infravaloran. Pero por cada uno que aparece, hay cada vez más ejemplos que desbaratan sus argumentos.

Ya conocimos uno de esos ejemplos cuando hablamos de aquel veterano de la armada estadounidense aficionado al PUBG, y hoy vamos a ver otro que, en esta ocasión, proviene de Japón. Se trata del matrimonio Akiyama, que ya apareció un par de veces en la televisión nipona mostrando su amor por el juego DanceDanceRevolution.

Lo hicieron por primera vez en 2010 y, 2 años después, volvieron a salir en un segmento del mismo programa de variedades. Este era el típico de «¿dónde están ahora?», donde se busca ver que ha sido de la vida de invitados pasados. Y ya entonces los encontraron en el mismo sitio que antes: jugando DanceDanceRevolution.

Al parecer, los Akiyama comenzaron a jugar DDR allá por el año 2000 para mantenerse sanos y activos. En su segunda aparición de televisión, ahora hace ya 6 años, seguían yendo a su sala de máquinas recreativas local en la prefectura de Shizuoka 2 veces por semana. Su objetivo: seguir jugando hasta los 80 años.

Y parece que están en camino de conseguirlo, pues 6 años después, él con 78 años y ella con 74 (según nuestros cálculos), siguen entregados a su videojuego favorito en una exhibición de vigor que ya querríamos muchos tener a su edad.

Seguro que, a medida que pase el tiempo, casos como este no merecerán ser reseñados pues terminarán siendo la tónica habitual en muchas partes. Es verdad que hoy en día son la excepción, pero seguro que dentro de no mucho serán la norma.