Comparte esto:
google-mensajeria-videollamada

A veces, las acciones que lleva a cabo Google parecen, en principio, inexplicables. Mientras la tendencia de todas las aplicaciones de mensajería es incorporar nuevas funcionalidades como llamadas de voz y vídeo, los de Moutain View se empeñan en mantenerlas en aplicaciones separadas. Esta estrategia se ha visto corroborada al actualizar recientemente Google Voice, un aplicación a la que solamente le han dado una mano de pintura sino que también han reforzado con nuevas características.

De esta manera, Voice recibe una nueva vida, recogiendo alguna de las características del prácticamente fallecido Hangouts, que con el cierre de su API fijado para el 25 de abril de este año y su focalización en el segmento empresarial, pasa a mejor vida para la gran mayoría de usuarios. Entre las funciones con que cuenta Voice ahora podemos encontrar conversaciones grupales, posibilidad de compartir fotos y transcripción de correo voz en español. Y así, lo que parecía un duo de aplicaciones que merecían estar integradas en una, ahora se ha convertido en un trío.

Por mucho que se complementen, la mayoría de gente puede que se pregunte para qué usar tres aplicaciones para cosas que otros productos ofrecen en una sola. Y es una pregunta lógica, por mucha lógica que también haya detrás del razonamiento que hayan hecho en Mountain View para ofrecer esta propuesta. Y la respuesta termina siendo simple: mejor uso los otros productos.

Perdiendo terreno ante Whatsapp y Messenger

Existe un cierto nivel de paranoia entre algunas empresas respecto a que los millennials (técnicamente, aquellos que hayan nacido a finales de los 80 y principios de los 90) no estén usando el correo electrónico para comunicarse. Esto ha llevado a que todos aquellos que tienen un servicio fuerte de correo cuenten también con su propio producto de mensajería instantánea, el cual por lo general ha llegado demasiado tarde como para popularizarse frente a otras propuestas.

Aunque la batalla por el dominio de la mensajería no ha terminado, lo cierto es que el terreno parece estar dominado actualmente por Facebook con Whatsapp y Messenger. Alternativas más potentes como Telegram, superior al rey Whatsapp pero que por ahora no ha conseguido incorporar las llamadas a su oferta, no han conseguido abrirse paso por mucha calidad que tengan.

Según cuentan desde El Androide Libre, el planteamiento que hay detrás de ofrecer tres aplicaciones diferentes de comunicación por parte de Google es brindar productos que, aunque sean menos completos, estén mejor definidos y sean más fáciles de entender para el público. Así, Allo estaría enfocado en la mensajería instantánea y el uso de Google Assistant; Duo en las videollamadas y Voice en las llamadas entre dispositivos que usen el servicio además de llamadas a teléfonos celulares o convencionales a través de VoIP.

Este planteamiento no coincide con la tendencia que se observa entre la mayoría del público de usar una sola aplicación para comunicarse de diferentes formas. O dos, como mucho, pero dependiendo siempre de lo que suelan utilizar nuestros contactos. Además, está el factor del espacio en disco. Solo los usuarios de terminales de gama alta pueden darse el lujo de tener instaladas todas las aplicaciones de mensajería habidas y por haber. La mayoría de los mortales, con gamas media y baja, tienen que centrarse en las alternativas más usadas.

Por mucha lógica que haya tras la idea de ofrecer tres aplicaciones diferentes pero más fáciles de entender, es difícil que la propuesta de Google se popularice, y más difícil aún que llegue a amenazar a los productos de Facebook. A veces, la calidad de los productos no es suficiente como para alcanzar el éxito, sino que también hay que estar en el momento y lugar idóneo. Google reaccionó tarde y con torpeza y ahora le va a costar hacerse sitio. Y si insiste en propuestas como estas, como mucho lo único que va a conseguir es una presencia minoritaria, si es que no testimonial.