A partir del 25 de mayo de este año, en Europa entrará en pleno funcionamiento el nuevo Reglamento General de Protección de Datos Europeo, conocido como GPDR por las siglas en inglés de General Data Protection Regulation. En realidad, este reglamento entró en vigor en 2016, pero se dio un plazo de dos años de transición para que se empiece a aplicar en toda su extensión.

El nuevo reglamento ha hecho que muchas empresas, tanto grandes como pequeñas, tengan que hacer modificaciones en su manera de actuar. Y entre ellas Facebook y WhatsApp, que se han visto sometidas a una investigación por parte del Reino Unido acerca de los datos que comparten entre ellas.

La Oficina del Comisionado de Información el Reino Unido ha llegado a la conclusión de que ambos servicios no comparten datos de usuario más allá de para algo que se ha denominado «procesamiento de datos básicos». Pero también ha llegado a otra conclusión: que no pueden compartirlos más allá de para ese objetivo.

Esto tiene 2 consecuencias: ni WhatsApp ni Facebook serán multadas, y WhatsApp se ha comprometido por escrito a no compartir datos personales de sus usuarios con Facebook. Al menos, hasta que lo puedan hacer de una forma que cumplan con el GPDR. Es importante resaltar que si se ha conseguido evitar la multa es que, al menos en Europa, nunca se llegaron a compartir datos entre ambos servicios.

Repercusiones de esta decisión en el resto del mundo

Chica con celular

Como es lógico, lo explicado antes solo aplica en el resto del mundo. Esta es una pelea únicamente entre la Unión Europea y Facebook, y es de suponer que, para conseguir algo similar, cada país debería emprenderla con sus propios medios. Bueno, cada país o cada organización supranacional en el caso de que la haya y tenga poder para hacerlo.

Ahora bien, a la luz del escándalo de Cambridge Analytica, esta situación puede cambiar. Facebook se encuentra en el ojo de un huracán que podría dejarla muy tocada y cada movimiento que haga respecto a los datos va a ser examinado al milímetro. Y no tanto por los legisladores como por la prensa, lo cual puede precisamente generar presión para que los gobiernos emprendan acciones en contra de la red social.

El lunes, 26 de marzo, las acciones de Facebook continuaron descendiendo, aunque se pudieron apreciar ciertos momentos de recuperación. A pesar de ello, la situación todavía no parece estabilizarse para la empresa. De ahí que es de suponer que todo movimiento dirigido a profundizar el intercambio de datos entre ambas empresas haya sido abortado o este en el proceso de serlo al menos hasta poder hacer un recuento de daños.

Hoy por hoy, Facebook se encuentra en una situación muy vulnerable. Durante el fin de semana aparecieron nuevas noticias acerca del registro de llamadas y SMS en Android, lo cual sin duda ha sido otro nuevo golpe para la empresa que se suma a los ya recibidos. Por lo tanto, podemos imaginar que a partir de ahora, y por lo menos durante un tiempo, van a estar muy cuidadosos en todo lo referente a los datos para no recibir más varapalos a su reputación.

¿Qué puede hacer Facebook con los datos de WhatsApp?

publicidad-whatsapp

Facebook, consciente de que la adquisición de WhatsApp despertó muchas suspicacias en todo el mundo, se ha movido muy lentamente a la hora de incluir nuevas funcionalidades o capas adicionales sobre el servicio para rentabilizarlo. De hecho, la versión para empresas no ha terminado de salir para todo el mundo, al menos en Latinoamérica. Y es previsible esperar que, dados los últimos acontecimientos, continúen caminando con pies de plomo.

Ahora bien, ¿de qué manera puede usar Facebook los datos de que dispone de los usuarios de WhatsAppp? Primero, decir que el contenido de los mensajes está cifrado, de manera que ni la misma empresa tiene acceso a ellos. Por lo tanto, en este sentido podemos estar tranquilos (de momento, que nunca se sabe).

Como apuntaron desde la BBC hace un tiempo, Facebook podría utilizar los datos del servicio de mensajería de las siguientes maneras:

  • Recomendarte amistades «relevantes»: por ejemplo, mostrarte como sugerencia de amistad alguien con quien has intercambiado mensajes por WhatsApp.
  • Segmentación para envío de publicidad por WhatsApp: en el momento en que se activase la publicidad en el servicio de mensajería, se tomarían como base para segmentarla los datos obtenidos por Facebook. De esa manera, se solucionaría la carencia de información que tiene WhatsApp por si solo en esta materia.
  • Optimizar el envío de publicidad: sabiendo a qué horas nos conectamos más, se pueden establecer los horarios adecuados para que la publicidad llegue de mejor manera y, quizá y cruzando los dedos, sea menos intrusiva.

Sin embargo, y visto lo ocurrido con Cambridge Analytica, quien sabe de qué manera se podrían emplear los datos. Es cierto que es de esperar que Facebook, una vez pasada la tormenta, haga un serio esfuerzo (y ahora de verdad) para evitar que estas situaciones se repitan. Pero aun así, no está de más desconfiar y contar con un sistema de comunicación complementario que provenga de una compañía que no reciba tan severos cuestionamientos como los que está y ha estado recibiendo siempre la de Menlo Park.