Esta es la batería más grande del mundo

Comparte esto:

Si hay un nombre propio que hoy en día se asocie al almacenamiento de energía, sin duda ese es Elon Musk. Y si antes era sobre todo por las baterías de los Tesla y sus gigafactorías, ahora hay otra razón más: la creación de la que se considera como la mayor batería del mundo.

En esta ocasión no se trata de un proyecto que vaya a realizarse, sino que ya ha sido entregado. Se trata de un enorme parque de baterías de respaldo situado en el sur de Australia y que está diseñado para capturar y almacenar la energía producida por un parque eólico para distribuirla a la red eléctrica cuando más se necesite.

En 100 días o gratis

Este parque tiene como propósito solucionar los problemas energéticos del sur de Australia, donde se vienen sucediendo frecuentes apagones desde septiembre del año pasado. Musk se propuso a hacerlo y, de manera pública, afirmó estar dispuesto a comprometerse hasta tal punto que si no conseguía entregar este parque en 100 días, el gobierno australiano no tendría que pagar por el proyecto.

Pero no: el gobierno deberá abonar los 50 millones que ha costado porque Musk ha conseguido cumplir en menos tiempo del estimado. Sobre el papel, le ha llevado 55 días a partir de la fecha en que se firmó el contrato, y que fue cuando se acordó que empezaría el conteo de los 100 días. Y decimos «sobre el papel» porque si le llevó ese tiempo fue porque para entonces ya tenía preparada la planificación con materiales y dispositivos.

Por lo tanto, de manera oficial ha cumplido, pero es que también lo ha hecho de manera oficiosa. Si se cuentan todos los días empleados en el proyecto (dejando fuera fines de semana), este le ha tomado un total de 99 días: un día menos de lo fijado.

Las renovables a prueba

El parque de baterías Tesla puede suministrar energía en torno a 30 mil hogares durante más de una hora estando a plena capacidad, la cual es en total de 100 megavatios, cifra que la convierte en la mayor del mundo. Esta proviene exclusivamente de fuentes renovables, sobre todo del parque eólico de Hornsdale.

Durante estas semanas, según informan desde el Wall Street Journal, estará ofreciendo energía de reserva durante su fase final de pruebas. Pero cuando mostrará su verdadera efectividad será cuando se enfrente a las primeras pruebas de estrés significativas, las cuales comenzarán cuando llegue el verano australiano, el cual va desde diciembre a marzo.

En esta estación, las temperaturas se elevan y el sistema de energía sufre una gran demanda debido a que los residentes suben la temperatura del aire acondicionado para intentar compensar el calor abrasador de esas latitudes. Entonces será cuando se pondrá a prueba de verdad el parque de Musk.

Aparte de la solución del problema puntual de Australia, esta instalación tiene también otras implicaciones, pues su éxito o fracaso servirá como un punto de partida para demostrar la viabilidad a largo plazo de las fuentes de energía renovables como un reemplazo realista y total para los medios tradicionales, que son menos respetuosos con el medio ambiente a la hora de abastecer la red eléctrica.