Comparte esto:

Tener a mano los instaladores de los principales programas que utilizamos siempre resulta una buena idea. Las razones para hacerlo pueden ser muchas, pero principalmente todas se resumen en poder tenerlos disponibles para una situación de emergencia.

En el caso de los productos de Microsoft, muchos de estos instaladores están disponibles desde su sitio web. Sin embargo, lo cierto es que en Redmond, por una cosa u otra, no parecen haber puesto mucha atención mientras construían el sitio y bajarse (según que cosas) puede volverse bastante más complicado de lo que se podría esperar. Pero, por suerte, siempre existen soluciones para facilitarnos la vida incluso en temas como este.

Se trata de una herramienta que tiene un nombre que deja bien claro su función: Microsoft Windows and Office ISO Download Tool. Efectivamente: se trata de un programa que todo lo que permite hacer es bajarnos las imágenes ISO de las versiones de Windows y Office que están disponibles de manera oficial en los servidores de Microsoft.

El programa no llega ni siquiera a los 2 MB de peso y además, no necesita instalación, sino que es portátil, lo cual le hace ideal para que figure como parte de nuestra caja de herramientas digitales para llevarlo en USB de emergencias.

Una vez lo ejecutamos, podremos elegir entre las diferentes versiones que hay disponibles de Windows y de Office. Concretamente, estas son: Windows 7, Windows 8.1, Windows 10, Office 2007, Office 2010, Office 2011, Office 2013 y Office 2016 y Office 2016 para Mac. Además, también se encuentran versiones del programa Insider Preview, versiones específicas de algunas de las aplicaciones mencionadas para China.

Cuando hayamos seleccionado el software que queremos bajar, tendremos que elegir la versión que queremos, que ya sabemos que en estas cosas Microsoft no pone las cosas sencillas (sobre todo en lo que se refiere a Windows). También podremos elegir el idioma y si queremos la versión de 32 bits o la de 64.

Luego, todo lo que tendremos que hacer es descargar el archivo, aunque también podemos copiar el enlace para hacérselo llegar a alguien. En este punto, hay que tener en cuenta algo importante: los enlaces solamente tienen una validez de 24 horas. Tras ese tiempo, se vuelve inservible. Así que, si hay que bajar algo con ellos, mejor hacerlo cuanto antes (o repetir más tarde este proceso).

Sin duda, una herramienta muy práctica que, según sea nuestro caso, puede sernos útil tan solo de vez en cuando pero que nos hará la vida más fácil en ese momento. Como hemos dicho, es digna de formar parte de nuestro arsenal de herramientas, especialmente si nos dedicamos a brindar soporte técnico.

Y para terminar, un recordatorio: con este programa lo que se baja es la imagen ISO con los archivos para la instalación. Para poder usar el software, deberás validarlo por medio de una licencia, la cual se supone que ya deberías contar con ella o adquirirla por los medios que existen para ese propósito.