Comparte esto:

Si eres gamer, sabrás que en ciertos juegos usar un mando o un teclado y un ratón puede ser algo que marque una diferencia. Uno de ellos son los shooters donde, en el caso de los multijugador, en teoría tendrían ventaja quienes usasen los clásicos periféricos de computadora.

En la Xbox One se puede hacer uso de teclado y ratón por medio de adaptadores. Sin embargo, desde Microsoft todavía no han ofrecido un soporte oficial para estos periféricos y su relación con ellos en la consola es un poco ambigua: no los aprueban oficialmente pero tampoco impiden su uso.

Ahora bien, ¿cuál es la razón para mantenerse en este estado indefinido? ¿No sería mejor decantarse por dar soporte o por bloquear?  Al fin y al cabo, bajo el planteamiento mencionado y tomando como ejemplo los shooters, se podría poner un poco de control sobre esa ventaja que se podría considerar como injusta.

Según el líder de ingeniería de Xbox, Mike Ybarra, la razón por la que no se bloquean las configuraciones de teclado y ratón es porque la empresa quiere dar a los desarrolladores la libertad de operar sus juegos como mejor les parezca. Además, también se tienen en consideración escenarios en los que la configuración de teclado y ratón es una solución útil para jugadores con problemas de accesibilidad.

Con este argumento, cae por su propio peso el hecho de que deberían implementar un soporte oficial. Y así debería haber sido en propias palabras de Microsoft, pues ya en septiembre del año pasado, Ybarra dijo que la compatibilidad con teclado y ratón está «llegando definitivamente» a Xbox One. Sin embargo, no dio más datos y no se ha vuelto a saber mucho más del tema.

Al parecer, en Redmond se toman muy en serio este tema y son muy cuidadosos con él. Es por ello no terminan de atreverse a dar un paso adelante y prefieren, como el mismo Ybarra dijo, dejar «mucho a la elección del desarrollador».

En realidad, no deja de ser una salida diplomática para tratar de agradar a todo el mundo y, al mismo tiempo, descargar la responsabilidad en el desarrollador, que es el que puede crear sistemas en sus juegos para que los jugadores decidan si quieren jugar contra personas que usan mandos o que usan teclado y ratón.

Y pesar de que dicho así suena a que Microsoft ha echado balones fuera, lo cierto es que también ellos, como desarrolladores, se han involucrado en este aspecto. Por ejemplo, ellos mismos brindaron soporte de crossplay entre Xbox One y PC en Gears of War, y los jugadores de Xbox One pueden elegir si quieren o no jugar con usuarios de PC. O sea, que con malos ojos no lo ven.

Está claro que en este terreno Microsoft quiere «nadar y guardar la ropa»; es decir, proceder con mucha precaución con el objetivo de que no se le desbarate nada. Visto así, tiene su lógica, aunque no todos los usuarios están contentos.

A pesar de todo, y vista la integración a la que tienden desde la compañía, podría decirse que al final terminarán por implementar el soporte oficial. Por otro lado, es posible que no sea dentro de poco cuando lo veamos, dado que saben que será una decisión que podría pasarles factura. Claro que aquí lo que importaría es de qué montante estaríamos hablando.