Comparte esto:

La memoria RAM es un componente vital de nuestra computadora. Es donde el sistema operativo, en este caso Windows 10, almacena los datos temporales para acelerar los procesos. Y aunque contar con mucha RAM no es el único ingrediente necesario para contar con una máquina rápida, sí permite que la multitarea y la realización de cosas demandantes como jugar o editar vídeos se haga con mayor fluidez.

La cantidad de RAM que debemos tener en nuestro equipo depende de lo que pretendamos hacer con él. Por ejemplo, si tenemos una computadora que se compró pensando en hacer solo trabajo de oficina, es muy posible que hacer edición multimedia con ella sea algo poco menos que imposible (o al menos muy, pero que muy enervante).

Veamos a continuación cuánta es la cantidad de RAM que debe tener nuestra máquina con Windows 10 en base a las tareas más comunes para las que se suele emplear. Como es lógico, esto tan solo es una estimación, pero te puede servir como guía a la hora de adquirir un nuevo equipo pues así podrás hacerte una idea si, en función de la cantidad de memoria que tenga, podrá cumplir con tus expectativas

Productividad / Ofimática

ofimatica

Si todo aquello para lo que vamos a usar nuestro equipo es para procesamiento de textos, leer el correo electrónico y navegar por Internet (y echar de vez en cuando una partidita al Solitario), con 4 GB de RAM es suficiente. Ahora bien, si estamos haciendo todas estas actividades al mismo tiempo, es posible que experimentemos un descenso en el rendimiento.

Muchas computadoras económicas vienen con 4 GB de RAM como opción básica, por lo que si no vamos a hacer más cosas que estas, conseguiremos no gastar mucho. Sin embargo, si pretendemos que la máquina nos sea efectiva durante varios años, mejor hacer un desembolso un poco mayor y optar por opciones con 8 GB de RAM. Hay que tener en cuenta que, incluso en el caso de mucho software supuestamente sencillo, existe una tendencia a que se haga cada vez un mayor consumo de RAM con cada versión.

Gaming

videojuegos

Obviamente, no hablamos aquí de juegos sencillos como el mismo Solitario o el Candy Crush, sino de títulos incluso de eSports como DOTA 2, CS:GO o League of Legends. Y aunque estos juegos pueden ser ejecutados con 4 GB de RAM, otros populares como Fallout 4, Witcher 3 o DOOM necesitan como mínimo 8 GB para poder funcionar correctamente.

De nuevo, aquí la clave está pensar en el futuro. Si lo que queremos es una máquina capaz de ejecutar el próximo triple A, lo más adecuado es apuntar a un equipo con 16 GB. Pero si nuestro presupuesto nos lo permite, nada mejor que lanzarse directamente a una máquina con 32 GB.

Realidad virtual

realidad-virtual-windows

Si quieres dar los primeros pasos en el apasionante mundo de la realidad virtual, la mayoría de los visores exigen un mínimo de 8 GB para obtener una experiencia satisfactoria. Hablamos de visores como HTC Vive, Oculus Rift o Windows Mixed Reality (WMW). De hecho, el Vive recomienda como mínimo 4 GB, pero no sería esta una cifra de la que yo me fiaría, la verdad.

Lo mejor en este caso es apuntar a ese mínimo de 8 GB para ir sobre seguro, aunque si es posible ir a por algo superior, mejor que mejor. Igual que antes: no hay que pensar solo en el ahora, sino también en el mañana.

Streaming de videojuegos

videojuegos-streaming

Si quieres ser uno de los miles que transmiten sus partidas por la web, el mínimo recomendable es de 8 GB de RAM. Ahora bien, si te es posible hacer el esfuerzo, da el salto a los 16 GB o incluso los 32 GB, dependiendo de los requisitos de los juegos que tienes planeado jugar delante de todo el mundo. Debes considerar que el equipo debe ocuparse tanto de ejecutar el juego como de realizar la transmisión de vídeo a través de Internet al mismo tiempo. Y todo eso es algo exigente.

Edición de fotos y vídeos

edicion-imagenes

Aquí depende de cuál sea tu actividad principal. Si lo que haces es editar imágenes principalmente y un poco de vídeo, con 8 GB debería ser suficiente. Si te dedicas más al vídeo, mejor partir de 16 GB para arriba.

Ten en cuenta algo: la mayoría de aplicaciones de edición funcionarán con cantidades menores de RAM, pero el rendimiento que tendrá tu equipo será francamente frustrante y trabajarás a trompicones. Si buscas fluidez y no estar maldiciendo a cada rato, apunta a una buena cantidad de RAM.