Comparte esto:

Bill Joy es un viejo conocido en el mundo de la tecnología. Considerado como uno de los gurus de Silicon Valley, fue uno de los fundadores de la conocida empresa Sun Microsystems. Lo que quizás no sea tan conocido es que actualmente está muy interesado en el desarrollo de nuevos tipos de batería que, a juzgar por lo que ha explicado, podrían destronar a los modelos actuales.

Joy está en la junta directiva de Ionic Materials, compañía junto con la cual recientemente dio a conocer una nueva batería alcalina de estado sólido. Lo hizo durante la Conferencia de Innovación Energética del Rocky Mountain Institute, en Basalt, Colorado.

Según Joy, esta batería es más segura y barata que la actual de ion de litio que lidera la industria: podría costar tan solo una pequeña parte de lo que cuestan éstas  y su uso sería más seguro dentro de entornos que exigen un mayor cuidado, como en el interior de los aviones

A pesar de las ventajas que ofrece la tecnología de polímeros, Joy admitió que aún no está preparada para su comercialización y uso masivo. Todavía es necesario contar con fábricas que puedan elaborar estas baterías, con lo que podría estar listas para su uso dentro de 5 años. Joy prevé que su aplicación final será principalmente en tres sectores: electrónica de consumo, automoción y red eléctrica.

Por muy prometedora que resulte esta tecnología, lo cierto es que no le resultará fácil competir con las baterías de ion de litio. Según Logan Goldie-Scot, analista de Bloomberg New Energy Finance en San Francisco, los precios de los paquetes de estas baterías descendieron un 73% entre 2010 y 2016, algo que pone a los competidores en serias dificultades para poder medirse con ellas cara a cara.

«Las mejoras tecnológicas, la escala de fabricación, la competencia entre los principales fabricantes de baterías siguen llevando los costos hacia abajo —explicó Goldie-Scot—. Esto hará que para las tecnologías alternativas sea difícil competir».

Por ahora, la propuesta de Ionic Materials está en un estadio muy inicial. Según Bloomberg New Energy Finance, la demanda mundial de baterías de ion de litio de los vehículos eléctricos crecerá de 21 gigavatios/hora en 2016 a 1.300 gigavatios/hora en 2030. «Incluso si creciéramos 400% cada año durante una década, no podríamos satisfacer la necesidad» dijo Joy al respecto.

Pero en la compañía son conscientes de todas estas dificultades y el mismo Joy las reconoce sin dudar: «Estamos partiendo de una base cero. No tenemos una fábrica. Tenemos un material revolucionario». Por de pronto, están empezando a hablar con los primeros socios potenciales acerca de las licencias de su tecnología, de manera que puedan dar los primeros pasos para su implementación. Será un camino largo, desde luego, pero no hay ninguno peor que aquel que no se inicia.