Comparte esto:

Como ya sabemos, Chrome es el navegador más usado del mundo. Y lo cierto es que, más allá del respaldo de Google a la hora de alcanzar este puesto, tiene razones como para haber alcanzado ese puesto. Sí, a pesar incluso de esa tendencia que tiene a comerse toda la RAM disponible.

La mayoría de las funciones de Chrome son ampliamente conocidas. Pero hay una que no parece serlo tanto y que puede sernos de mucha utilidad. Se trata de la herramienta de búsqueda de malware que trae integrada.

La verdad es que es normal que no sea muy conocida. Al fin y al cabo, no se encuentra precisamente al alcance de la mano: no está ni en el menú, ni en las opciones de configuración, ni siquiera entre las opciones avanzadas. No, está en su propia página.

Para acceder a ella, lo que tenemos que hacer es escribir en la barra de direcciones chrome://settings/cleanup (o clica en el enlace anterior si estás leyendo esto desde Chrome). Al entrar, se nos mostrará la página de la herramienta. Para usarla, solo tenemos que clicar en en «Buscar». Antes, podemos desactivar si queremos el envío a Google de los resultados que obtenga.

Tras los bastidores de esta herramienta no se encuentra el propio Google, sino la conocida compañía de seguridad informática ESET, famosa por el antivirus del mismo nombre. Lo que hace este escáner no es buscar solo ransomware, troyanos y virus, sino también, de acuerdo a la política de Google, lo que consideran como «software no deseado». Aquí se pueden incluir aplicaciones que se hayan instalado sin nuestra autorización, aplicaciones que suben nuestros datos a servidores remotos sin nuestro conocimiento y hasta software que hace cosas diferentes a lo que se supone que debería hacer. Para más detalles al respecto, revisa esta página donde Google enumera los criterios bajo los cuales considera una aplicación como «software no deseado».

Esta funcionalidad de «Limpiar ordenador» es una práctica capa adicional de defensa contra el malware y nos permite, sin necesidad de instalar programas adicionales, revisar nuestro equipo para asegurarnos de que todo está en orden.

La herramienta es tan sencilla de usar como hemos descrito, lo cual también juega en su contra, pues no tenemos ningún feedback acerca del progreso del escaneo: no podemos saber cuánto ha examinado ni cuánto lo queda. Si le añadiesen este pequeño detalle, se agradecería mucho.

Pero, incluso así, se trata de una característica a tener en cuenta para protegernos mejor. Solo hay que tener en cuenta una cosa: no se trata de una funcionalidad que ofrezca protección en tiempo real, sino que hay que activarla de manera manual para que revise el equipo.