Comparte esto:

Todos sabemos que Facebook gana dinero gracias a la publicidad. Y que, para que esta sea más efectiva, recopila una gran cantidad de datos sobre de nosotros. Y no solo acerca de la que le damos de manera explícita (teléfono, ubicación, títulación), sino también la obtiene vigilando nuestro comportamiento en la plataforma: donde hacemos clic, a qué le damos «Me gusta», a qué le ponemos una carita triste…

Pero más allá de esto, es posible que a mucha gente no le quede claro cuál es el funcionamiento concreto de la plataforma en este aspecto. Por suerte, recientemente esto se explicó por la persona que mejor lo sabe: Mark Zuckerberg en persona. Lo hizo en su declaración al senado de los Estados Unidos y lo hizo de manera muy sencilla. Al fin y al cabo, le iba en ello el futuro de su empresa.

Curiosamente, en realidad no fue una respuesta directa a una pregunta clara, sino más bien una evasiva. El senador John Cornyn le preguntó cómo maneja Facebook los datos de los ex-usuarios, y Zuck empezó por afirmar categóricamente que los datos que recopilan no son vendidos a terceras partes: «Hay una percepción errónea muy común sobre Facebook: que vendemos datos a los anunciantes. Y no vendemos datos a anunciantes. No vendemos datos a nadie».

Luego, añadió lo siguiente: «Lo que permitimos es que los anunciantes nos digan a quién quieren llegar, y luego nosotros hacemos la colocación. Por lo tanto, si un anunciante se acerca a nosotros y nos dice: “De acuerdo, soy una tienda de esquí y quiero vender esquís a las mujeres”, entonces podríamos tener algo de sentido común, porque la gente comparte contenido relacionado con el esquí, o dice que está interesada en ello, comparten si son mujeres, y entonces podemos mostrar los anuncios a las personas adecuadas sin que esos datos cambien de manos y vayan al anunciante».

Dicho de otra forma: que ejercen como un intermediario que no comparte directamente los datos, sino que los usa para mostrar los anuncios que les piden que muestren.

Cabe añadir que la pregunta que desató esta explicación terminó siendo contestada en otro momento de la comparecencia con un ambiguo «Si elimina su cuenta, deberíamos deshacernos de toda su información» por parte de Zuckerberg, que terminó afirmando ante la presión que sí, eliminan los datos. Aunque, a decir verdad, esta parte de su intervención no terminó siendo muy convincente.