Cómo acceder a la Dark Web

Comparte esto:

A pesar de lo que se dice en muchos medios generalistas, la Dark Web no es solo el bajo fondo de Internet, lleno de todo tipo de actividades ilegales y delictivas. También es un lugar desde donde, por ejemplo, los periodistas pueden comunicarse con fuentes que quieren proteger su identidad, los usuarios de países bajo regímenes opresores pueden acceder a información y compartir la que tienen con el mundo exterior, e incluso donde encontrar y estudiar malware para preparar defensas contra él.

En cualquier caso, la verdad es que su mismo nombre, «Web oscura», anima a investigarla y conocer de primera mano lo que dicen de ella. Si estás pensando en hacerlo, a continuación te traemos el proceso que debes seguir. Todo lo que necesitas lo tendrás al alcance de la mano en cuestión de unos minutos, pero lo más importante ya cuentas con ello: mucha precaución. Y si no la tienes, vete mentalizando que será lo más importante que tendrás que aplicar.

Descarga Tor

tor-project

Tor es el navegador favorito para recorrer la Dark Web. Existen otros, pero este es el preferido porque es gratis y fácil de usar (está basado en Firefox).

Tor cuenta con cifrado, como es lógico, lo que ya es una capa de protección, pero es una práctica común usarlo con Tails, un sistema operativo «live» que nos otorga medidas de seguridad adicionales, como proteger nuestra dirección IP. Puedes descargar una versión de Tails que incluye Tor en un solo paquete, para que tengas todo en un solo sitio desde el principio. Sin embargo, un detalle respecto a Tails: requiere de una unidad de almacenamiento USB conectada y vacía para que pueda funcionar, por lo que deberás tener una mano.

Con esto, ya cuentas con el equipo de software necesario para entrar a la Dark Web. Si quieres contar con una mayor seguridad, puedes recurrir además a una VPN. Pero ten cuidado al hacerlo: en el mundo de las VPNs no es oro todo lo que reluce.

Prepara tu equipo

preparar-equipo

En realidad, no es necesario que añadamos nada más a nuestra computadora. Sin embargo, lo mejor es que, al entrar en la Dark Web, lo hagamos con prudencia. Así que, previniendo cualquier posible ataque o resbalón (es decir, que nos expongamos sin querer donde no deberíamos hacerlo), mejor es cerrar todas las aplicaciones y funciones en curso. Cierra todos los archivos y tapa tu cámara web y micrófono. Si puedes, mejor desconéctalos. Si no, desactívalos vía software.

¿Suena paranoico? Ya sabes lo que dicen: «Un paranoico es alguien que conoce todos los hechos». Además, mejor pecar de serlo que de inocente.

Entra con un destino claro en mente

objetivo-claro

La Dark Web está un poco desorganizada, lo cual puede hacer difícil encontrar lo que estemos buscando. Así que mejor investigar previamente y saber con claridad qué es lo que queremos encontrar a dónde queremos ir antes de entrar.

Para arrancar desde algún sitio, podemos hacerlo desde los wikis más populares para comenzar, los cuales ejercen como directorios: The Onion Directory y The Hidden Wiki. Podemos acceder a ellos desde un navegador normal. Echa un vistazo por allí y mira qué temas te interesan. Pero cuidado, que hay todo tipo de categorías, así que mejor evitar según que cosas (como por ejemplo, la contratación de sicarios o la compra de artículos robados).

Antes de entrar a cualquier sitio, es recomendable hacer una búsqueda sobre él para ver qué se comenta al respecto. Piensa que el hecho de que un sitio esté en estos directorios no significa que no podría ser peligroso para tu equipo o, directamente, para ti. Lo que no debes hacer en ningún caso es entrar a cualquiera de esos sitios listados desde un navegador normal.

Cuando tengas claro a dónde quieres entrar, cierra el navegador y abre el de Tor para visitar los mismos directorios y, ahora sí, entrar a esos sitios. Aunque no es indispensable, es buena idea desactivar JavaScript antes de empezar, ya que nos proveerá de una mayor seguridad. Busca en la configuración del navegador (recuerda, es como Firefox) para hacerlo.

Aquí solo valen las criptomonedas

criptomonedas-dark-web

Si quieres entrar a la Dark Web para hacer una transacción (por ejemplo, para comprar algo que de otra manera no podrías), es importante que tengas en cuenta que las monedas de uso común en este entorno son las criptomonedas. Así que no pienses ir con tu tarjeta de crédito en mano dispuesto a hacerte lo que sea que quieras: necesitarás usar bitcoin, eter, monero o alguna de ellas. De hecho, no introduzcas en ningún momento tu número de tarjeta en absolutamente ningún sitio, por muy jugoso que sea lo que te propongan.

Si usas criptomonedas, es aconsejable usar una billetera aparte solo para la actividad en la Dark Web. Es decir, que de tu billetera normal mueves la cantidad que estás dispuesto a gastar a otra billetera y compras empleando esta. Y recuerda usar para ella un nombre y una contraseña que nunca has usado ni usarás en ningún otro lugar.

Pon la seguridad por delante de todo

precaucion

Dejando aparte de que los cuerpos de seguridad del estado son capaces de rastrear las actividades en la Dark Web (el FBI, por ejmplo, mantiene estas capacidades cuidadosamente en secreto), el peligro más inmediato para los principiantes es el gran número de trampas con las que delincuentes tratan de robar información personal y seguir el rastro de nuestra computadora para aprender más sobre nosotros. Cuidado: el robo de identidad y el chantaje es algo que está al orden del día en este entorno. Así que mantente alerta, no vagues sin propósito por ahí y no confíes en ningún sitio ni en nadie con quien te encuentres.

Cierra todo al terminar

apagar-todo

Mientras estés usando Tor, evita realizar cualquier otra actividad en la computadora. De hecho, otro consejo es cambiar la configuración (más allá de la desactivación de JavaScript que hemos dicho) o incluso el tamaño de la ventana ya que estas cosas pueden ser usadas en teoría para rastrearnos.

Cuando termines tu recorrido por la Dark Web, cierra el navegador y apaga o reinicia la computadora. Cuando vuelva a arrancar de nuevo, presta mucha atención para ver si todo está en orden y el equipo se comporta como ha venido haciéndolo hasta el momento. Una vez comprobado que todo está bien, puedes volver a activar todas las funciones que desactivaste antes. Pero recuerda: si vuelves a entrar en la Dark Web, deberás desactivarlas de nuevo.