Cómo arreglar la PC de alguien de forma remota con Windows 10

Comparte esto:

Seguro que alguna vez te ha ocurrido: un amigo o un pariente tiene un problema con su PC y te pide ayuda. Intentas brindársela por teléfono o por mensajería instantánea y nada, que no hay manera de arreglar el problema a menos que puedas acercarte a ver la computadora en persona.

Para casos como este, existen diversas herramientas para realizar asistencia remota, pero eso suele implicar instalar nuevo software en tu equipo y en el de la otra persona, y en ocasiones eso no es posible. Por suerte, si tanto el tuyo como el otro usan Windows 10, pueden hacer uso de la característica Asistencia Rápida que incorpora de serie el sistema. Veamos a continuación como usarla, tanto si eres quien va a brindar la asistencia remota como si eres quien la va a recibir.

Consideraciones iniciales

Para quien recibe la asistencia remota:

  • Procura usar esta funcionalidad solamente con personas en las que confíes, ya que les darás un control completo sobre tu equipo.
  • No necesitas contar con una cuenta de Microsoft y, en el caso de que la tengas, no hace falta que hayas abierta sesión con ella.

Para quien da la asistencia remota:

  • Necesitas tener una cuenta de Microsoft.

Pasos a seguir

Para quien da la asistencia remota:

asistencia-rapida-01

  • Abre el menú Inicio y escribe «Asistencia rápida». Con las primeras letras, posiblemente te aparezca ya el resultado con el mismo nombre. En el caso de que tengas el sistema en inglés, lo que buscas se llama «Quick Assist» (si empiezas a escribir «Quick» es posible que también aparezca.
  • Pulsa Enter con la opción «Asistencia rápida» seleccionada o clica sobre ella.
  • En la ventana de «Asistencia rápida», haz clic en «Proporcionar asistencia».
  • A continuación, ingresa las credenciales de tu cuenta de usuario de Microsoft (primero te pide el nombre de usuario y después la contraseña).

asistencia-rapida-03

  • Una vez identificado, en la ventana aparecerá un código de 6 dígitos. Este código debe ser enviado a la persona que recibirá la asistencia. Ahí mismo se ofrecen varias opciones, como copiar el código al portapapeles o enviarlo por correo electrónico, pero en realidad no importa el método que uses para hacérselo llegar: por ejemplo, puedes enviárselo por WhatsApp. Pero ojo, que el código caduca en 10 minutos, con lo que deberás hacerlo rápido.
  • Una vez que la otra persona introduzca el código, te aparecerá su escritorio en una ventana.

Para quien recibe la asistencia remota:

asistencia-rapida-02

  • Abre el menú Inicio y escribe «Asistencia rápida». Con las primeras letras, posiblemente te aparezca ya el resultado con el mismo nombre. En el caso de que tengas el sistema en inglés, lo que buscas se llama «Quick Assist» (si empiezas a escribir «Quick» es posible que también aparezca.
  • Pulsa Enter con la opción «Asistencia rápida» seleccionada o clica sobre ella.
  • En la ventana de «Asistencia rápida», haz clic en «Obtener asistencia».

asistencia-rapida-04

  • A continuación, ingresa el código de seis dígitos que te hará llegar la persona que te dará la asistencia y clica en Enviar.
  • Aparecerá un mensaje indicando que vas a dar acceso a un usuario a tu computadora. Si el nombre de usuario corresponde con el de la persona que te ayudará, sigue adelante y haz clic en «Aceptar» o «Permitir», lo que sea que aparezca.

Si no hay problemas de conexión, la otra persona podrá ver tu escritorio en una ventana. Por tu parte, tendrás una pequeña ventana desde la cual podrás pausar la conexión en cualquier momento o incluso cerrarla al cerrar la ventana.

Dando asistencia

Si eres la persona que está brindando la asistencia de remota, a partir de este punto depende de ti lo que quieras hacer. Pero es importante señalar que existen una serie de herramientas de las que puedes echar mano:

  • Puedes hacer anotaciones en pantalla. Para ello, basta con clicar en el icono de «Anotar» y hacer los dibujos que consideres a continuación. La otra persona podrá ver también esas anotaciones.
  • Puedes reiniciar el equipo remotamente. Ya se sabe que, en ocasiones, toca «apagarlo y encenderlo de nuevo», así que es posible hacerlo por clicando en el botón Reiniciar. Al hacerlo, la asistencia remota entrará en pausa pero se volverá a abrir de manera automática cuando el equipo haya terminado de reiniciarse y arrancar Windows.
  • Puedes acceder al administrador de tareas. La ventana de asistencia remota cuenta con un icono que abre directamente el administrador de tareas para poder acceder a él con más rapidez.
  • Puedes pausar o detener la asistencia en cualquier momento. Para ello tienes los botones de Pausa y Detener situados en la parte superior derecha de la ventana.

Empleando estas herramientas junto con tus conocimientos del sistema, seguro que podrás ayudar a ese amigo o familiar que está atascado con su computadora. Solamente, no te aproveches de que tienes acceso total a su equipo: recuerda que un gran poder conlleva una gran responsabilidad.