Amazon vs. YouTube: la batalla de dos titanes

Comparte esto:

No hace mucho, hablábamos de que Amazon podría estar preparando su propio servicio de streaming para competir contra YouTube. Y lo hacíamos en términos de rumorología: un sitio publicó la información y Amazon se puso en contacto con ellos para negarla categóricamente.

Sin embargo, recientemente ha aparecido una información que ha reavivado el rumor. Y todo debido a la lucha que se ha desatado entre la empresa con sede en Seattle y otra que tiene su sede en Mountain View.

Así es, Amazon y Google andan enfrentados en los últimos tiempos. El primer golpe en esta pelea lo dio el gigante del comercio electrónico cuando se negó a vender el Chromecast de Google para favorecer su propio dispositivo de transmisión a televisión, el Amazon Fire TV Stick Basic.

Entonces, desde Mountain View decidieron apostar por el ojo por ojo como medida de presión y anunciaron que la aplicación de YouTube no estará disponible para los dispositivos de Amazon empezando por el Amazon Echo Show y, a partir del 1 de enero de 2018, en el resto de la gama Fire TV. Quienes tengan instalada la aplicación, no podrán usarla porque su acceso será bloqueado.

Por lo visto, ambas compañías se encuentran actualmente en negociaciones y afirman estar dispuestas a llegar a algún punto intermedio lo antes posible. Pero, mientras tanto, Amazon ya ha movido ficha aunque no se sabe exactamente hacia donde. Esa ficha es una solicitud de marca registrada para dos nombres: «Amazon Tube» y «Open Tube».

Los nombres ya de por sí resultan sospechosos, pero las descripciones llevan a pensar que en Amazon están preparando ese servicio de streaming gratuito que decían que no estaban preparando. Concretamente, la descripción de ambos nombres es que se refieren a un «software y software móvil» que ofrece «audio, trabajos visuales y audiovisuales pregrabados no descargables a través de redes inalámbricas en una variedad de temas».

Más adelante, en otra descripción dentro del mismo documento, Amazon dice que el nuevo servicio también proporcionaría “servicios de red en línea que permiten a los usuarios compartir contenido, fotos, videos, textos, datos, imágenes y otras obras electrónicas relacionadas con el entretenimiento, incluyendo películas, televisión, obras audiovisuales, música, obras de audio, libros, teatro, obras literarias, eventos deportivos, actividades recreativas, actividades recreativas, torneos, arte, danza, musicales, exposiciones, instrucción deportiva, clubes, radio, comedia, concursos, obras visuales, etc.».

Como se puede apreciar, todo apunta a que sí, se trata de su propio YouTube.

Esta solicitud de registro no es más que eso, una solicitud, y a lo mejor es tan solo una forma de buscar ejercer presión sobre Google en la mesa de negociaciones sin que se vaya a terminar por desarrollar nada en firme. Si es así, la pregunta sería qué tan efectiva puede ser esta amenaza.

En el caso del vídeo «en abierto» (por distinguirlo de servicios de suscripción como Netflix), YouTube es el rey indiscutible. Sus competidores se han quedado a años luz en cuestión de visitas, lo que ha hecho que algunos cerrasen. El propio Facebook está tratando de plantarle cara tomando medidas incluso un tanto controvertidas (esa primacía del vídeo en su algoritmo) y parece que no termina de despegar, a pesar de haber ganado cierto terreno.

Estando las cosas así, ¿Amazon podría desplegar una competencia firme? No es algo que esté muy claro, por mucho músculo financiero que tenga detrás. De todas formas, gigantes más altos han caído, por lo que tampoco habría que descartarlo. Veremos como evoluciona todo en los próximos meses y en qué se concreta este movimiento de Jeff Bezos. Mientras tanto, solo nos queda esperar.