7 razones por las que deberías comprar un iPhone 7 y no un iPhone X

Comparte esto:
iphone-x-7-7plus

No seremos nosotros quienes digamos que el iPhone X no es un gran teléfono. Sin embargo, como ya hemos visto, la competencia presenta interesantes alternativas que están a su altura. Y, de hecho, ni siquiera hay que salir de Cupertino para encontrar un equipo que nos de casi lo mismo que el terminal del décimo aniversario.

Es más, según un analista de Business Insider, ni siquiera hay que apelar al último modelo «normal» de la compañía de la manzana, sino que con la versión 7 podemos obtener un equipo similar y, por lo tanto, más conveniente que el X.

Antes de entrar a conocer sus argumentos, cabe mencionar que provienen de una persona con conocimiento de primera mano en la materia, pues dio el salto desde el 7 Plus al X. Al hacerlo, ha descubierto que la serie 7 de Apple tiene unas bondades que a lo mejor quedan opacadas por la publicidad arrolladora de la manzana. Ahora sí, veamos cuáles son.

Los iPhone 7 y 7 Plus son más accesibles que el iPhone X

El dinero es uno de los principales factores a la hora de elegir un teléfono. Y en el caso de un iPhone, la diferencia de precio entre los diferentes modelos es bastante elevada. Tomando como base los precios en origen, el iPhone 7 de 32 GB cuesta $550 y el de 128 GB, $650; el 7 Plus de 32 GB cuesta $670 y el de 128 GB, $770; y el X de 64 GB cuesta $1.000 y el de 256 GB, $1.150.

Como vemos, las diferencias en coste son considerables. A esto habría que añadirle los $200 del AppleCare+, una opción muy conveniente ya que abarata considerablemente los costes de reparación fuera de garantía. Por ejemplo, sin AppleCare+, reparar la pantalla del iPhone X cuesta $280, pero con el servicio baja hasta $30.

Además, en el caso del iPhone 7 se pueden comprar a través de Apple reacondicionados («refurbished») a partir de $500. Los terminales reacondicionados son aquellos que fueron usados pero que han sido eso, reacondicionados por la misma compañía y se garantiza que funcionen. Estos terminales vienen con su propia caja nueva, su nueva batería y nuevos accesorios, además de la misma garantía de un año de los productos a estrenar.

Los iPhone 7 vienen en más colores que el iPhone X

Si eres de aquellos a los que le preocupa el color de su teléfono, el 7 y 7 plus viene con cinco colores diferentes: plata, oro, rosa oro, negro mate y negro jet. Había un sexto color, el rojo, pero lo descontinuaron. En el caso del iPhone X, solo vienen dos colores: plata y gris espacial.

Sí, para algunos este puede no ser un argumento muy pesado, pero hay personas para las que el color de su equipo es un factor muy importante.

Dos tamaños contra uno

En la serie 7 del iPhone, tenemos dos tamaños: el normal, de 4,7 pulgadas de pantalla, y el Plus, con pantalla de 5,5. Es decir, dos opciones entre las que elegir dependiendo de nuestras necesidades, preferencias y capacidad económica.

Aunque el iPhone X tiene una pantalla de 5,8 pulgadas, que es más grande en comparación con el iPhone 7 Plus, en realidad está más cerca del tamaño normal del iPhone 7. Por lo tanto, va a ocupar más o menos el mismo espacio en nuestro bolsillo. Es entonces cuando nos hemos de preguntar si la pantalla más grande justifica o no el precio del equipo. Al menos, para nosotros.

OLED es mejor, pero LCD sigue cumpliendo

Aunque los teléfonos con pantallas OLED son lo más de lo más actualmente, eso no hace que las pantallas LCD sean malas: al contrario, siguen siendo mucho más que competentes. El iPhone 7 y 7 Plus, en particular, tienen algunas de las mejores pantallas que se pueden encontrar en cualquier smartphone, con colores ricos y precisos, y un excelente equilibrio.

Sin muesca

La muesca o notch es lo que la mayoría de la gente llama el sistema de cámara TrueDepth de Apple. Es funcional, sí, pero también es la única interrupción en la pantalla de borde a borde del iPhone X, y sí, al parecer, a pesar del uso uno no se termina de acostumbrar.

Según explica el analista de Business Insider, la muesca no es tan intrusiva al usar la mayoría de las aplicaciones, pero es una molestia al poner el celular de lado para ver un vídeo. Hay que elegir entre entre mantener el vídeo más pequeño para poder verlo todo o expandirlo para que quepa en la pantalla completa del iPhone X, que corta la parte superior e inferior de la imagen.

No es que se trate de una gran molestia, pero es algo que a los iPhone 7 y 7 plus no les ocurre.

Tienen casi la misma cámara trasera

El iPhone 7, el iPhone 7 Plus y el iPhone X tienen todos cámaras traseras de 12 megapíxeles con aberturas ƒ/1.8 y estabilización óptica de la imagen (aunque el iPhone X tiene mejor estabilidad en general). Los 3 teléfonos toman fotos excelentes.

Sí, la cámara del iPhone X es un poco más sofisticada y funciona mejor en situaciones de poca luz, pero está bastante a la par con la cámara del iPhone 7 Plus.

Ambos teléfonos cuentan con una cámara de doble lente para permitir fotos en modo Retrato, que dan un ligero desenfoque al fondo para hacer que las fotos salten y se vean más profesionales. El iPhone X tiene la función adicional de iluminación de retratos, pero Apple la califica como beta, y al parecer se siente como un producto beta.

Ofrecen la misma experiencia de uso

A diferencia de lo que puede ocurrir hasta en los equipos Android más recientes, en Apple no hay problema de fragmentación. Tanto los 7 y 7 plus como el X ejecutan la misma versión de sistema operativo, iOS en este caso.

Por lo tanto, las mismas aplicaciones y las mismas funcionalidades pueden aprovecharse en uno y otro equipo. Salvo pequeñas diferencias (la función mencionada antes, por ejemplo), tendremos prácticamente la misma experiencia en unos terminales que en otro: el software no es un factor verdaderamente diferenciador.