Comparte esto:

Si estás pensando comprarte una laptop, es posible que estés considerando elegir entre una Mac o una PC con Windows 10. Hoy día, existen muchas opciones en el mercado y elegir puede tomar tiempo si prestas especial atención a los detalles, pero seleccionar entre ambas plataformas es la primera decisión que debes tomar.

Windows 10 es un sistema maduro que va mejorando con el tiempo y, sin duda, es el mejor que ha salido de Microsoft hasta el momento. La experiencia que ofrece es más que competente y, bueno, es lo que la mayoría usa, de ahí que probablemente te decantes por una portátil con él.

Sin embargo, las Mac son excelentes máquinas y considerar su compra es algo que no deberías desechar. Dado que la mayoría de gente parte de adquirir un equipo Windows, a continuación vamos a darte una serie de razones por las que deberías decantarte por Mac. Así, contarás con argumentos que te permitirán tomar la mejor decisión posible en lugar de simplemente seguir la corriente.

Menos opciones pero menos de lo que preocuparse

A la hora de comprar una laptop Windows, existen una amplia variedad de opciones. De hecho, es tan amplia que incluso te puede conducir a pensarte demasiado cuál elegir a menos que tengas claro temas como la RAM, la potencia del procesador, capacidad del disco duro, etc. Y eso sin contar con otras funcionalidades añadidas como identificación facial o dactilar, calidad de micrófono y parlantes y otros elementos de hardware.

En Mac existen menos opciones, pero eso no es intrínsicamente malo. Se trata de equipos de alta calidad cuyo rendimiento está garantizado por algo que el resto de opciones del mercado (excepto quizás las de la propia Microsoft) pueden ofrecer: la gran integración existente entre hardware y software. En resumen: con Mac, todo se reduce a elegir la que más se ajuste a tu presupuesto. En cualquier caso, acertarás.

Alto nivel de integración con otros productos Apple

Windows 10 es un sistema operativo fantástico que cuenta con toneladas de características y funcionalidades, pero a veces se puede sentir un poco saturado y hasta desordenado. Sin embargo, macOS, el sistema operativo antes conocido como OS X, ofrece una experiencia comparativamente limpia y sencilla.

Además, el ecosistema de Apple es difícil de superar. En combinación con un Mac, dispositivos como el iPhone, los AirPods, el iPad, el Apple Watch, el HomePod o la Apple TV ofrecen una integración que hace que casi todo funcione de manera sencilla y fluida. Hasta ahora, ninguna otra empresa o ecosistema se ha acercado a este tipo de integración entre dispositivos.

(Casi) todas las Mac tienen pantallas grandiosas

Los Mac tienen unas hermosas pantallas del tipo “Retina” que son tremendamente nítidas. Las laptops con Windows también pueden venir con grandes pantallas, algunas de las cuales son aún más nítidas o de mejor calidad en general, pero para encontrarlas hay que buscar a través de una gran cantidad de modelos disponibles para encontrar el que cuenta con ella.

Dicho esto, si uno de tus requisitos es una buena pantalla, evita el portátil más barato y ligero del modelo MacBook Air. Utiliza las antiguas pantallas de Apple que no son ni mucho menos tan bonitas como los modelos más recientes de Retina. Así que cuidado.

Tienen los mejores trackpads del mercado

Pocos equipos Windows, si es que hay alguno, tienen trackpads que se acerquen a la experiencia que ofrecen los de Apple. La respuesta de estos últimos es excelente y da gusto usarlos. Por contra, lo normal es que los trackpads de un equipo Windows no sea muy confiable e incluso se sienta incómodo al tacto.

El software que acompaña a las Macs es útil de verdad

Las Mac vienen con un software instalado que goza de una gran reputación debido al equilibrio que mantienen entre potencia y sencillez de uso. Hablamos de cosas como iMovie, Garage Band e Image Capture, entre otros. Solamente estos ya permiten hacer cosas como editar video, crear música o transferir fotos de manera muy sencilla. En Windows, sin embargo, todavía necesitas aplicaciones de terceros. O peor: lo que veremos a continuación.

Las Mac vienen sin bloatware

Uno de los males que sufren las portátiles Windows es que en ocasiones vienen con software de terceros precargado que ni necesitas ni te resulta útil, porque además enlentece el sistema. Es lo que se conoce como bloatware.

Incluso si no te interesan las aplicaciones que vienen en Mac, estas no entorpecen tanto como las que vienen en Windows. En el caso de Apple, todo lo que tienes que hacer es ignorarlas y dejarlas ahí por si algún día las necesitas, pues lo que ofrecen es útil en verdad. En el caso de Windows, desinstalar el bloatware es casi la primera tarea que hay que realizar tras comprar un equipo nuevo.

Las nuevas versiones de macOS son gratuitas

Hace ya varios años que Apple convirtió a su sistema operativo en gratuito. Y esto es algo que no se puede decir con rotundidad acerca de Windows.

Es cierto que Microsoft hizo un extenso programa que permitía actualizar gratuitamente desde otras versiones y que ha habido múltiples formas de saltar a Windows 10 sin gastar nada o gastar muy poco. Y también es cierto que está sacando potentes actualizaciones que incorporan nuevas funcionalidades sin que haya que rascarse el bolsillo. Sin embargo, Windows 11 (o como se llame) saldrá en algún momento, y desde Redmond no han dicho todavía que no vaya a ser de pago.