Comparte esto:

Por mucho que hayan mejorado los procedimientos y las aplicaciones en los últimos tiempos, navegar por la web desde nuestro teléfono inteligente puede ser bastante frustrante en el peor de los casos. Sin embargo, existen maneras de conseguir que no sea así.

Desde Lifehacker te traemos varias formas de que la experiencia de acceder a la web desde tu teléfono sea más placentera y que puedas sacarle más provecho. Y no solo te traemos una selección de sus propuestas, sino que también te hemos añadido nuestras propias observaciones porque sobre este tema hay bastante que decir.

Usa el mejor navegador móvil

Determinar cuál es el mejor navegador móvil del mercado es algo que puede resultar ciertamente complicado y que además puede ir en gusto de cada consumidor. Desde Lifehacker, recomiendan el uso de Chrome, el cual recomendamos también desde aquí. En Android, es el navegador por defecto, por lo que podremos ahorrarnos precioso espacio si recurrimos a él. En iOS, aunque Safari es competente, Chrome le sigue sacando ventaja. Además, si también es nuestro navegador de escritorio, podremos sacarle más partido gracias a ciertas funciones y configuraciones compartidas.

Ahora, si lo tuyo no es poner toda tu vida en manos de Google, Firefox también es una excelente opción a considerar. Desde sus inicios en el móvil, ha sido un navegador robusto y que brinda excelentes opciones. Y de nuevo, si también lo usas en el escritorio, puede ser tu compañero ideal.

Usa un bloqueador de publicidad

Mucho se puede discutir acerca del perjuicio que le causa a los sitios web el uso de bloqueadores de publicidad, pero tanto como el uso que hacen algunos lugares de dicha publicidad, llegando incluso a entorpecer la navegación. Y eso sin contar con el consumo de datos adicionales que provoca.

Para iOS, se puede recurrir a 1Blocker, que según un estudio es el que permite que las páginas se carguen más rápido. En Android, una buena solución puede ser recurrir a Adblocker Browser, que en realidad es un navegador independiente con la publicidad bloqueada.

Activa el economizador de datos

Si tu navegador cuenta con una función para ahorrar datos, debes activarla. Chrome viene con ella, lo cual ya es otra razón para seleccionarlo entre otras alternativas. Para activarlo en Chrome, basta con ir al menú, entrar a «Ajustes» y allí, descender hasta localizar «Ahorro de datos». Pulsamos en esta opción y allí encontraremos el lugar donde activarla.

Unos detalles sobre esta característica en Chrome: no funciona en los sitios Https:// ni tampoco en el modo incógnito, pueden presentarse problemas al tratar de acceder a determinados lugares y las imágenes pueden verse en ocasiones ligeramente borrosas. Además, el tráfico pasa por los servidores de Google y son comprimidos allí. Se descarga menos información, pero ya sabes lo que eso comporta: que Google sabe donde entras.

Lee una página sin problemas ni distracciones

La experiencia de navegar por la web no solo está sujeta a la cantidad de publicidad que se muestre en un sitio, sino también al diseño que tenga. Por desgracia, incluso en estos días de «mobile first» nos encontramos de vez en cuando con sitios que resultan muy difíciles de leer desde nuestro teléfono, ya sea por el tamaño de la letra, el color de fondo o la existencia de muchos elementos distractores.

Sin embargo, existen varias herramientas a las que recurrir para solucionar esto. Desde cualquier navegador podemos utilizar un bookmarklet para ello: el de Instapaper. Cuidado, que Instapaper tiene un par, así que deberemos usar el que se llama «Instapaper Text».

Ahora bien, si usas Chrome, este viene con una función escondida: el modo lectura. Este modo nos elimina todas las distracciones y nos deja solo el texto y las imágenes de cualquier artículo. Para activarlo, hacemos lo siguiente:

– Desde Chrome, entramos en chrome://flags
– Una vez que se abre la página, entramos al menú y pulsamos en «Buscar en la página».
– En la casilla de búsqueda, escribimos «lectura» o «reader». Con cualquier de los dos métodos, localizamos la función.
– Hacemos clic en el menú y seleccionamos la opción que deseemos. Puedes probar entre ellas para ver cuál es la más adecuada para ti.

Lee de manera más confortable de noche (si no queda otra)

Leer en el teléfono en la oscuridad no es sano pues fatiga los ojos y, además de molestar a quien esté a tu lado, si lo haces de noche puede perjudicar la calidad de tu sueño. De todas formas, si a pesar de ello decides hacerlo (o no tienes otra opción), lo mejor es que disminuyas el brillo de tu pantalla. También puedes recurrir al modo nocturno que suelen tener algunos navegadores y aplicaciones para leer contenido. Y, por supuesto, puedes recurrir a aplicaciones específicas que añaden un filtro a lo que se muestra en la pantalla o atenúan el brillo de manera automática según la hora. En Android, puedes recurrir a Sunset.

Comparte páginas web entre tu computadora de escritorio y tu celular

Muchas veces, al encontrarnos en la computadora de escritorio, nos encontramos artículos largos que nos gustaría leer con más detenimiento. La mejor idea en estos casos es acceder a ellos desde nuestro celular para luego leerlos con más comodidad. Existen varios métodos para hacer esto, pero quizá el mejor es usar aplicaciones específicas para «leer después». Las dos mejores son Pocket (iOS y Android) e Instapaper (iOS y Android). Cada una cuenta con funciones muy potentes y, sobre todo, nos muestran el contenido puro, sin distracciones ni publicidad. Además, también cuentan con funciones de texto a voz, de manera que nos pueden leer los artículos en voz alta para que podamos escucharlos.

Aprende los gestos de tu navegador

La mayoría de los navegadores permiten utilizar gestos en pantalla que nos facilitan mucho la vida, haciendo que algunas tareas se puedan realizar más rápido. Revisa la ayuda de tu navegador para aprender cuáles son y así poder acostumbrarte a usarlos a diario. En el caso de Chrome, aquí van algunos de ellos (es posible que varios solo funcionen en Android):

– Cambia entre pestañas abiertas deslizando el dedo de un lado a otro por la barra de navegación.
– Hala hacia abajo la barra de navegación para ver las pestañas que tienes abiertas. Cierra cada una de ellas deslizando el dedo sobre ella hacia izquierda o derecha.
– Hala hacia abajo la página (estando en su parte superior) para volver a cargarla.