PRESENTADO POR

Comparte esto:

Mantenerse actualizado no es fácil. El principal obstáculo que enfrenta cualquier profesional para lograrlo es la disponibilidad de tiempo. Es por ello que las capacitaciones en línea han experimentado un gran auge últimamente, ya que nos permiten realizar nuestra formación cuándo y dónde queramos.

Gracias a la amplia oferta de eLearning que existe hoy día es seguro que podrás encontrar un curso que te permita cubrir tus necesidades, ya sea para actualizarte en tu área o para adquirir conocimientos nuevos. Así, de una manera rápida y sencilla, podrás incrementar las posibilidades de encontrar empleo.

Pero a pesar de la sencillez y versatilidad de los cursos online actuales, sacarles el mayor partido también tiene sus trucos. Es por ello que, antes de comenzar cualquiera que elijas, te recomendamos que leas estos 7 consejos que te traemos para que puedas aprovechar mejor cualquier capacitación a distancia en un entorno digital.

 

Asegúrate de la calidad de tu equipo y de tu conexión a Internet

Muchos cursos incluyen vídeos y actividades que requieren de un ancho de banda aceptable, de ahí que se haga necesario tener una buena conexión a Internet para poder seguirlos sin interrupciones. Y no sólo eso: evita estar realizando actividades al mismo tiempo en un segundo plano que puedan hacer descender la velocidad, como descargar archivos.

Además, también es conveniente que te asegures de que tu equipo esté en buenas condiciones, no sea que ocurra algo que te haga perder las tareas que tengas que realizar durante la capacitación. Para evitar esto último, aparte de contar con una computadora que funcione bien, también puedes recurrir a hacer respaldos de tus trabajos usando las opciones gratuitas de servicios de almacenamiento en la nube como Dropbox o Google Drive. O incluso hacer tus trabajos directamente Online, usando Google Docs por ejemplo.

 

Minimiza las posibilidades de distracciones

La mayor ventaja de los sistemas de capacitación en línea es, al mismo tiempo, una desventaja: como podemos seguir los cursos desde cualquier parte, es muy fácil que caigamos en hacerlo desde un entorno con muchas distracciones, lo cual no es propicio para aprender.

Aparte de realizar el curso desde un entorno tranquilo (y preferiblemente que sea siempre el mismo), también es recomendable que sigas estos consejos para asegurarte de que tu atención no se vea interrumpida por estímulos externos:

  • Silencia tu teléfono y, si es necesario, incluso apágalo.
  • Si estás viendo un vídeo, míralo a pantalla completa.
  • Cierra todas las ventanas de tu computador y las pestañas del navegador que no sean verdaderamente indispensables (seguramente todas).
  • Utiliza auriculares.

 

Ajústate a un horario

Sobre todo en el caso de cursos largos, es muy fácil caer en seguirlos de manera irregular, cuando tenemos un rato libre. Esto conduce en la mayoría de los casos a que terminemos dejando el curso a medias. Por eso es importante ser consistente con el tiempo que dedicamos cada día tanto en duración con en horario: nada mejor que fijarnos como meta seguir el curso todos los días (o días alternos, por ejemplo) a una misma hora.

 

Usa la técnica Pomodoro

Por corto que e intensivo que sea el curso, abordarlo planificando pausas para descansar hace que sea más fácil seguirlo, esto si es pregrabado y no en vivo. Es por eso que usar la técnica Pomodoro resulta muy práctico. Esta técnica plantea afrontar cualquier tarea por periodos de 25 minutos que tienen entre cada uno intervalos de descanso de 5 minutos. La mayoría de personas experimenta una subida en su productividad y atención al usar esta técnica, por más simple que parezca.

 

Encuentra alguien con quien estudiar

No se trata de algo obligatorio y a veces no resulta fácil conseguirlo pero, si te es posible, empieza el curso que vas al mismo tiempo que un amigo o busca un compañero de estudios. La idea con esto es poder hablar con otra persona acerca de lo que se aprenda en la capacitación, analizarlo e intercambiar puntos de vista. Así, resultará más sencillo consolidar el conocimiento que adquieras.

 

Toma notas

Tomar notas, especialmente a mano (como han demostrado algunos estudios recientes), ayuda al proceso de aprendizaje. Si te sientes más cómodo, utiliza el medio electrónico de tu elección. No tienen que ser notas muy elaboradas, aunque sí es recomendable que después las «proceses»; es decir, que las pases a limpio o que las pongas en otro soporte (por ejemplo, pasarlas del papel a un documento digital).

 

Comparte lo que aprendas

Una buena manera de consolidar el conocimiento que adquirimos es volviéndolo a explicar a otras personas, aprovechando lo que los científicos han apodado como «el efecto del protegido» o «the protégé effect». Esto no quiere decir que tengas que ponerte a dar clases (a menos que te apetezca), sino que, por ejemplo, puedes crearte un blog (que no tiene por qué ser público) y explicar allí lo que has aprendido. O hacerlo por medio de las redes sociales, solamente para tus amigos.